¿Cómo convertirte en una mujer exitosa?

“En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; por poco resbalaron mis pasos.

Porque tuve envidia de los arrogantes… Hasta que entrando en el santuario de Dios, comprendí el fin de ellos.” Salmos 73:2-3a, 17.

Ingresó por la puerta del establecimiento y su fuerte presencia hizo que todos los que estaban en el lugar voltearan la mirada, al observar el giro de la vista de todos, tiendo a mirar también. Realmente era casi imposible que pasara desapercibida, era bella y esbelta, con un vestuario y maquillaje impecable. Se mostraba segura de sí misma, y en su apariencia externa reflejaba su posición acaudalada; con pasos firmes se dirige hasta su oficina y para sorpresa de todos, ¡era la gerente del banco! En ese momento me dije a mi misma: ¡Wow! qué mujer tan exitosa. Pero el Espíritu Santo de inmediato intervino en mis pensamientos y pensé: ¿realmente esto es lo que la Biblia llama una mujer de éxito?

Desde ese día no he dejado de pensar, ¿qué significa tener éxito? Como las Escrituras tienen respuesta para todo, encontré lo siguiente:

La belleza exterior no perdura, sólo la belleza interna es incorruptible y ésta es la que debemos procurar desarrollar, la cual es de gran estima ante Dios. (1 Pedro 3:4)

Los estudios y conocimientos no me hacen acepta para obtener el favor de Dios, solo Su gracia es suficiente. (Efesios 1:5-6; 2:8-9)

Buscar la aceptación de los demás no es lo que hace perfecto mi camino. Sino que como sierva obediente a mi Señor debo procurar agradarle en todo. (Gálatas 1:10)

El estatus económico o la posición profesional no determina mi felicidad o el aparente éxito en esta vida, porque ya sea que lo tenga todo o no tenga nada, Él es mi fuente de gozo. (Filipenses 4:11-13; Habacuc 3:17-18)

La autoconfianza desafía la dependencia en Dios y nos hace apoyarnos en nuestras propias habilidades, lo cual no nos hace reconocerlo en todos nuestros caminos como el Autor de toda gracia. (Proverbios 3:5-6).

Las Escrituras sí dicen que la mujer exitosa y la que el Señor aprueba no es aquella que lo haya alcanzado todo en esta vida, sino la que ha aceptado Su sacrificio y es obediente a Sus preceptos. Aquella que en Proverbios 31 se describe como una mujer virtuosa, es la que teme a Jehová y cumple en obediencia con Su llamado de feminidad bíblica.

¿Alguna vez has sentido que eres menor que otras al comparar lo que tienes con lo que las demás poseen? Pidamos perdón al Señor si hemos tenido envidia de la prosperidad de otros y que Dios nos ayude a estar contentas con la hermosa porción que nos ha tocado.

El salmista se vio en una posición similar a la nuestra al decir en el Salmo 73, que casi se deslizaron sus pies al ver la prosperidad de ellos. Estuvo a punto de seguir sus caminos cuando comparaba su actual estado con los que le rodeaban. Después del autor describir las cosas por las que él podía quizás considerar desigualdades de la vida, al final solo encontró respuesta en el santuario de Dios.

Cuando la presión del mundo te abrume y te cuestione, no te impacientes, entra en el santuario, en intimidad con Dios y renueva allí tus fuerzas y pensamientos.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.