Cómo orar por quiénes amas cuando están esclavizados por el pecado

Debido a que escribo y enseño, con frecuencia escucho una versión de esta pregunta… ¿Cómo debo orar cuando alguien (esposo, papá, o amigo) está luchando con el pecado?

Nos duele cuando las personas más cercanas a nosotras pecan. Si estamos cerca, con frecuencia nos alcanzan los destrozos causados por la explosión del pecado, porque el pecado destruye. Si estás en la línea del frente, admiro profundamente tu disposición a orar en lugar de simplemente tomar la decisión de esconder la cabeza. Y tampoco te culpo por preguntarte ¿Cómo se supone que debo orar respecto a esto?

La verdad es que todas tenemos un problema de pecado. Es por eso que necesitamos tanto a Jesús. Pero si alguien a quien amas está atrapado en un patrón de pecado o se niega a arrepentirse, es considerablemente lo que está en juego. Cuando no sé cómo orar, oro la Palabra de Dios. Con eso en mente, a continuación, encontrarán diez formas, directamente de las Escrituras para orar por alguien que está esclavizado por el pecado.

1. Ora que puedan ver su pecado como Dios lo ve

Pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados le han hecho esconder su rostro de vosotros para no escucharos (Is. 59:2).

2. Ora que se suavice su corazón duro

Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne (Ez.36:26).

3. Ora porque puedan reconocer la bondad de Dios

¿O tienes en poco las riquezas de su bondad, tolerancia y paciencia, ignorando que la bondad de Dios te guía al arrepentimiento? (Ro. 2:4).

4. Ora porque tengan deseo por la Palabra de Dios

Pero Él respondiendo, dijo: Escrito está: "NO SOLO DE PAN VIVIRA EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS." (Mt. 4:4).  

5. Ora porque la Palabra de Dios penetre en su corazón

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón (Heb. 4:12).

6. Ora porque puedan ver con claridad las consecuencias de su pecado

Porque yo reconozco mis transgresiones, y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas (Sal. 51:3-4).  

7. Ora porque sean rodeados de personas que hablen verdad en su vida

Hermanos míos, si alguno de entre vosotros se extravía de la verdad y alguno le hace volver, sepa que el que hace volver a un pecador del error de su camino salvará su alma de muerte, y cubrirá multitud de pecados (Stg. 5:19-20).

8. Ora que puedan reconocer que solo Dios puede satisfacer sus necesidades más profundas

Porque Él ha saciado al alma sedienta, y ha llenado de bienes al alma hambrienta (Sal. 107:9).

9. Ora porque puedan conocer cuánto Dios les ama

…de manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones; y que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios (Ef. 3:17-19).  

10. Ora por su arrepentimiento

Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado  (Mt. 3:2).

Dos oraciones que no debemos hacer

En la medida que oras, hay dos oraciones que no debes hacer…

1. Oraciones para que Dios ‘les dé el pago’

A esas oraciones arraigadas en un deseo de que Dios castigue a otros, mi pastor las llama “oraciones para que paguen”. Si alguien que amas ha pecado contra ti, ese tipo de oraciones puede resultar muy tentador. Pero detente y pregúntate, ‘Si se invirtieran los roles ¿quisiera que alguien orara por mí, principalmente para que experimente venganza o para que el Señor me sumerja en Su gracia? Es cierto que muchas veces el Señor usa las consecuencias de nuestro pecado para hacernos volver al camino, pero guardémonos de orar por venganza en lugar de arrepentimiento. Ten en cuenta que Dios te ha perdonado mucho, aunque no lo merecías. Ora que Él haga lo mismo por otros, aun cuando te han herido.

2. Oraciones con la viga en el ojo

Todos pecamos. Y necesitamos desesperadamente el perdón de Dios. Esta es una perspectiva que es importante tener en cuenta cuando oramos por el pecado en la vida de otros. Si alguien que conoces está esclavizado por el pecado, ¡ora desesperadamente! Pero ten presente tu propio pecado.

Jesús lo dijo de esta manera: “¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano: "Déjame sacarte la mota del ojo", cuando la viga está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del ojo de tu hermano” (Mt. 7:3-5).

Dios trata con el pecado. No hay pecado tan grande que Él no pueda perdonar, ni un pecador tan alejado que Dios no pueda traerlo de regreso. Mientras esperas a que Él haga la milagrosa obra redentora que solo Él puede hacer, continúa orando con altas expectativas.

¿Conoces a alguien atrapado en un patrón de pecado? ¿Con cuál de estas oraciones comenzarás a orar a su favor?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora popular a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.