Creciendo en Agradecimiento | Día 19

Las personas sí importan

Romanos 1:8 En primer lugar, doy gracias a mi Dios por medio de Jesucristo por todos vosotros, porque por todo el mundo se habla de vuestra fe.

1 Corintios 1: 4 Siempre doy gracias a mi Dios por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús.

Efesios 1: 15-16 Por esta razón también yo, habiendo oído de la fe en el Señor Jesús que hay entre vosotros, y de vuestro amor por todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo mención de vosotros en mis oraciones.

Filipenses 1:3-4: Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, orando siempre con gozo en cada una de mis oraciones por todos vosotros.

Colosenses 1:3-4: Damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, orando siempre por vosotros, al oír de vuestra fe en Cristo Jesús y del amor que tenéis por los santos.

1 Tesalonicenses 1:2-3: Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros, haciendo mención de vosotros en nuestras oraciones; teniendo presente sin cesar delante de nuestro Dios y Padre vuestra obra de fe, vuestro trabajo de amor y la firmeza de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

2 Tesalonicenses 1:3: Siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es justo, porque vuestra fe aumenta grandemente, y el amor de cada uno de vosotros hacia los demás abunda más y más.

Cuando lees las cartas del Nuevo Testamento del apóstol Pablo, no puedes dejar de notar cómo él estaba agradecido por los demás. Pablo no lo dejaba como una mera expresión de gratitud general-muchas veces se tomó el tiempo de identificar individuos específicos por quienes él estaba agradecido y les dejaba saber cuánto apreciaba su contribución a su vida y a su ministerio.

A Dios sí le importan las personas. Y deben importarnos a nosotras. Dediquemos tiempo a reconocer y expresar gratitud por las contribuciones que las personas, aun las menos conocidas hacen a Su Reino y a nuestras vidas.

Hoy haz una lista de individuos que, de algún modo, han bendecido o tocado tu vida. Pregúntate ¿Le he agradecido a esta persona por la manera en que Dios la ha usado en mi vida? Marca al lado de cada nombre aquellos a quienes les expreses gratitud.

Inicia entonces el proceso de “ponerte al día” en tu cuenta de gratitud. No trates de abordar la lista completa de inmediato. Escoge una con quien empezar. En las primeras 24 horas encuentra la manera de expresarle tu agradecimiento por la influencia e impacto de esa persona en tu vida. Luego pasa a la próxima… y la próxima, hasta que hayas expresado gratitud a cada persona de tu lista.

                                           ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.