Creciendo en Agradecimiento | Día 25

Día de acción de gracias.

Deuteronomio 8:1-10
1Todos los mandamientos que yo os ordeno hoy, tendréis cuidado de ponerlos por obra, a fin de que viváis y os multipliquéis, y entréis y toméis posesión de la tierra que el SEÑOR juró dar a vuestros padres.
2Y te acordarás de todo el camino por donde el SEÑOR tu Dios te ha traído por el desierto durante estos cuarenta años, para humillarte, probándote, a fin de saber lo que había en tu corazón, si guardarías o no sus mandamientos.
3Y te humilló, y te dejó tener hambre, y te alimentó con el maná que no conocías, ni tus padres habían conocido, para hacerte entender que el hombre no sólo vive de pan, sino que vive de todo lo que procede de la boca del SEÑOR.
4Tu ropa no se gastó sobre ti, ni se hinchó tu pie durante estos cuarenta años.
5Por tanto, debes comprender en tu corazón que el SEÑOR tu Dios te estaba disciplinando así como un hombre disciplina a su hijo.
6Guardarás, pues, los mandamientos del SEÑOR tu Dios, para andar en sus caminos y para temerle.
7Porque el SEÑOR tu Dios te trae a una tierra buena, a una tierra de corrientes de aguas, de fuentes y manantiales que fluyen por valles y colinas;
8una tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados; una tierra de aceite de oliva y miel;
9una tierra donde comerás el pan sin escasez, donde nada te faltará; una tierra cuyas piedras son hierro, y de cuyos montes puedes sacar cobre.
10Cuando hayas comido y te hayas saciado, bendecirás al SEÑOR tu Dios por la buena tierra que Él te ha dado.

Los historiadores tienen diferentes perspectivas de la primera celebración del día de Acción de Gracias en América, pero sabemos que algunos detalles que sabemos que son ciertos.

Conocemos que el viaje de los peregrinos desde Holanda a Inglaterra y de ahí al Nuevo Mundo fue difícil, con enfermedades y tormentas en la ardua travesía de semanas de duración. Sabemos que una vez en tierra, la tarea de labrarse viviendas en medio del  bosque a toda velocidad para hacer frente a los efectos del invierno era una guerra contra el tiempo. Cerca de la mitad de los que emprendieron el viaje no sobrevivió su estancia allí.

Sin embargo, con la supervivencia a la orden del día, con miedo por sus familiares y la  preocupación que los consumía, sus escritos e historias registradas están llenas de demostraciones y actitudes de agradecimiento.

Cada domingo- tanto en tiempos de escasez y de relativa abundancia – se reunían a orar, meditar, cantar himnos y escuchar un sermón. Su práctica regular era hacer un alto y dar gracias a Dios al inicio de cada semana.

Usa el tiempo de oración en este día para pensar en la historia de la fidelidad de Dios en tu vida, tu familia, y tu iglesia. Haz una lista de situaciones desesperantes o de épocas en que viste Su providencial protección y provisión.

                                           ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.