Dios tiene el control de nuestra vida | Miniserie Una búsqueda continua

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos —declara el Señor.”  Isaías 55:8

La gracia del Señor está por encima de toda comprensión humana es por eso que muchas veces no podemos entender ni Sus pensamientos ni Sus caminos, pero aun así Su Palabra nos enseña que podemos descansar en la certeza de que nuestro Padre celestial es perfecto en sabiduría y tiene cada detalle bajo Su control.

¡Qué gozo me da poder contarte que el Señor me regaló el privilegio de asistir a la conferencia Mujer Verdadera 2015! pero aún más gozo hay en rememorar todo lo que el Señor comenzó en mi vida durante ese tiempo.

Me gustaría compartirte tres maneras en las que el Señor transformó mi vida a partir de Mujer Verdadera ‘15:

  • En primer lugar, el Señor quería aumentar mi fe. Yo tenía el deseo de viajar a MV15 en República Dominicana, pero dejaba que la larga lista de impedimentos inundara mis pensamientos, desde el dinero, dejar a mis niños solos por una semana y viajar más de 6400 kilómetros lejos de casa y sola por primera vez.  Por estas razones, veía imposible asistir a la conferencia, pero entonces mientras puse este asunto en manos de Dios, fui alentada por unas hermanas, quienes me ayudaron a orar. Recuerdo que escribí una oración en una pizarra que ubiqué en la cocina de mi casa basada en Santiago 4:15 “Si el Señor quiere viviremos y haremos esto o aquello”, y cada día oraba al Señor que se cumpliera Su voluntad.

Aunque el dinero era un obstáculo yo sabía que podía aparecer, pero más difícil era para mí dejar a mi bebé de un año. Un día mi madre me dijo que ella se ofrecía a acompañarme, llevar a mi pequeña y cuidar de ella en aquellos días. No imaginan mi asombro al oír eso. Una vez más el Señor manifestándose en cada detalle, Él proveyó el dinero y la compañía y el regalo de llevar mi pequeña. El Señor quería aumentar mi fe. Lo que era imposible para mí, no lo era para el Señor.

  • En segundo lugar, el Señor me desafió a abrazar Su llamado. A través de las charlas pude ver la belleza de la verdad de Dios para las mujeres. Él me estaba despertando a unirme a miles de mujeres que anhelaban vivir el diseño de Dios decisivamente. Fuimos retadas a vivir la libertad en Cristo, a disfrutar de la abundancia y plenitud que Él nos ofrece.

Él quería mi rendición total, y puso en mi corazón un deseo de consagrarme de manera más íntima con el fin de que Su nombre fuera glorificado. Entendí que esto no dependía de mis capacidades ni de mis fuerzas, sino que solo a través de Su gracia derramada en mí, podía aceptar Su llamado con gratitud y devoción.

  • En tercer lugar, Dios había impactado mi corazón de una manera tan especial que no podía callar. Se encendió en mí un deseo de compartir con otras mujeres las verdades de Dios.

Antes de asistir a la conferencia, yo estaba enfocada en mí misma; quería que Dios me convirtiera en una buena cristiana, esposa y madre, pero no compartía intencionalmente el mensaje de feminidad bíblica con otras mujeres. De alguna manera me había enfriado en servir a otros. Pero el Señor tenía otros planes, como declara el profeta “Sus pensamientos no son nuestros pensamientos ni Sus caminos, nuestros caminos”.  Así es que el Señor renovó en mí un interés por ayudar a que otras mujeres conozcan el verdadero diseño de Dios para sus vidas, que sean motivadas a vivir una vida centrada en Cristo que impacte hogares, iglesias y sociedades.

Quiero animarte a que te unas al movimiento de mujeres que dicen ¡Si, Señor! Él puede transformar tu vida de maneras impensadas, Su obra no se detiene.

¡Te esperamos en Mujer Verdadera 2017, Querétaro, México!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Débora Dilge de Peralta

Débora Dilge de Peralta

Débora esta casada desde hace 16 años con Victor Peralta, Pastor de la Iglesia Cristiana de la Gracia, en Bahía Blanca, Argentina. Tienen dos hijos a quienes educan en el hogar y juntos como familia alojan niños con necesidad de abrigo transitorio, a quienes instruyen cada día con el deseo de imprimir el evangelio en sus corazones. 

Débora abrazó el llamado del ser esposa y madre a tiempo completo y dirige un estudio bíblico para madres en su casa donde concurren mujeres de diversas congregaciones, también enseña junto a otras mamás en la escuela bíblica de niños. 

Gozosa de servir como representante de Aviva Nuestros Corazones en su país, Débora siente un fuerte compromiso de extender y anunciar el diseño de Dios para las mujeres, animándolas a conocer la verdadera libertad, plenitud y abundancia en Cristo.