Encuentros de bendición

Por: Carmen Espaillat de Morillo

Lugar: Pitrufquén, Sur de Chile

Transcurrida una semana de la celebración en nuestro país, República Dominicana, de la Conferencia Mujer Verdadera 2015,  mi esposo y yo viajamos a Chile con el propósito de compartir allí con nuestro hijo en sus vacaciones de primavera.

Durante todo el viaje el Señor nos guardó y nos bendijo grandemente, y para mi sorpresa, orquestó experiencias y encuentros que jamás hubiera podido imaginar. He quedado prendada de la exuberante belleza de ese país, de manera especial al visitar el Sur de Chile; estando allí me parecía haber abierto la Biblia en el primer capítulo del Génesis y ver “cara a cara” la gloria de Dios a través de Su creación.

Podría dedicar mucho más que un blog hablando de los paisajes de Chile y sus variados recursos naturales, pero, me voy a enfocar en otra manifestación de la gloria de Dios. Me refiero a  encuentros que Él orquestó, de manera muy particular, con mujeres cuyas vidas han sido grandemente impactadas por Aviva Nuestros Corazones.

"¡Aviva Nuestros Corazones llegó al campo!"

El paraíso de los espejos azules, como algunos le han llamado al Sur de Chile, fue escenario de uno de esos encuentros.

Mientras visitábamos el pueblo de Pucón, cerca del Volcán de Villarrica, el cual había estado en erupción unos días antes de nuestra llegada,  nos contactó providencialmente —a través del Facebook— la hermana Yesenia Curihual Muñoz.

Yesenia nos expresó su deseo de conocernos y contarnos lo que Dios estaba haciendo en su vida, y en la vida de otras mujeres de su entorno, a través de Aviva Nuestros Corazones.

El entusiasmo de esta hermana era tal, que sentí que  era imposible no hacer el esfuerzo por vernos. Estábamos a menos de dos horas en automóvil.  Al día siguiente, antes de tomar el vuelo de regreso a la capital, Santiago, cerca del aeropuerto de Temuco, se produjo nuestro anhelado encuentro. Digo “nuestro” porque Yesenia me contagió su entusiasmo y deseo de que nos encontrásemos, y esto pudo ser, gracias a Dios, en la plaza (parque, como le decimos en República Dominicana) de su pequeño y lejano pueblo: Pitrufquén.

“¡Aviva Nuestros Corazones llegó al campo”! Expresó gozosa Yesenia, al inicio de nuestra conversación, refiriéndose a la llegada del programa a un pueblo tan remoto en el sur de Chile.

“Conocí Aviva Nuestros Corazones a través de un hermano de mi iglesia que me envió el link de la página y  me dije: ‘Está  página está muy buena.  Es un programa que edifica el corazón de las mujeres  y que enseña cómo  tener una relación más íntima con Dios’.”

Yesenia, aprovecha la oportunidad que nuestro encuentro le ofrece para glorificar al Señor al expresar:

“A través de Aviva Nuestros Corazones  Dios me ha hecho encontrar el gozo verdadero y la plenitud,  el deleite y la satisfacción en Aquel que ha dado su vida por nosotros; tenía tantos miedos, complejos, inseguridades, que hacían que mi corazón no disfrutara de las maravillas que Dios puede hacer en nosotras. Hoy aún continúo caminando en pos de Él, sé que soy muy débil y frágil, que Dios aún continúa trabajando en mi carácter, pero mi confianza es que en medio de nuestras debilidades, Su poder se hace más fuerte y  que aquel día, cuando seamos glorificados, podré decir – ‘Dios ha completado Su obra en mí’. Aún queda mucho por recorrer, por aprender, por depender de Él, pero mi confianza es que mi Dios tiene cuidado de nosotros y que su voluntad es buena, agradable y perfecta y en eso podemos descansar confiadamente”.

Ella vive con sus padres en un pobladito de Pitrufquén llamado Chanco, en la región de la Araucanía.  Es profesora de educación básica de una escuela rural de la zona. Estuvo participando vía internet de la Conferencia Mujer Verdadera 2015, junto a otras jóvenes, a quienes les trasmite su amor por el Señor y las ha motivado a seguir Aviva Nuestros Corazones. Programa que ella escucha diariamente desde hace tres años. Afirma que el mismo, así como las conferencias han sido de mucha ayuda para su vida, ya que a través de estos recursos ha podido entender el diseño de Dios para su vida, y fue a partir de entonces cuando empezó no solo a leer la Palabra, sino también a estudiarla y aplicarla de una manera más personal.

Damos gracias a Dios por la vida de Yesenia y por haber agendado un nuevo encuentro de bendición, ¡para Su gloria!

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3