Estás invitada: Por favor, confirma tu asistencia

¿No te encantan las invitaciones a bodas o fiestas de cumpleaños? Antes del uso intensivo del correo electrónico como forma principal de comunicación, siempre era emocionante recibir una tarjeta colorida especial que se destacaba de todos los demás sobres de facturas y anuncios. ¿O qué tal una invitación a un almuerzo gratis en el trabajo? Ves el asunto en tu bandeja de entrada y te apresuras para abrirlo y aceptarlo, cambias tu agenda para poder asistir, mientras otros correos electrónicos o solicitudes de reuniones esperan.

Me casaré el próximo mes y recientemente envié mis invitaciones (admito que me fui por la ruta más rápida de las invitaciones digitales). Como puedes imaginar, algunos respondieron dentro de las primeras 24 horas, algunos dentro de los primeros días, pero otros todavía tienen que «aceptar con alegría» o «rechazar con tristeza», como lo expresa tan amablemente el sitio web de bodas. Lo sé, hay mucho que tomar en cuenta: costos de viaje, alojamiento, compromisos previos, sin olvidar que el COVID todavía está volando por el mundo.

Mientras estaba sentada en la iglesia el domingo pasado escuchando el sermón que trataba de Apocalipsis 21 sobre La Novia (tratando de no dejar que mis pensamientos divaguen sobre cómo estaré yo vestida de novia), no pude evitar pensar en el evangelio y nuestra invitación gratuita a una boda y matrimonio eternos:

«Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, preparada como una novia ataviada para su esposo. Entonces oí una gran voz que decía desde el trono: «El tabernáculo de Dios está entre los hombres, y Él habitará entre ellos y ellos serán Su pueblo, y Dios mismo estará entre ellos. Él enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado» (Apocalipsis 21:2-4).

Muchos han «visto» la invitación a la salvación, pero aún tienen que abrirla y ver lo que implica. Algunos han abierto su invitación, pero no han respondido. ¿Estarán ponderando los costos? ¿No estarán seguros de los ajustes o cambios que supondrá en sus vidas? ¿Tendrán miedo? Lo bueno es que tenemos la Biblia para echar un vistazo a lo que está por venir.

«Vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las últimas siete plagas, y habló conmigo, diciendo: “Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero”» (Apocalipsis 21:9).

La ceremonia y la recepción

Tenemos que limitar la cantidad de personas que podemos invitar a nuestra boda debido a la capacidad del lugar, pero en la Nueva Jerusalén, la novia tiene más que suficiente espacio para ser recibida. La ciudad se describe con dimensiones increíbles:

El que hablaba conmigo tenía una vara de medir de oro, para medir la ciudad, sus puertas y su muro. La ciudad está asentada en forma de cuadro, y su longitud es igual que su anchura. Y midió la ciudad con la vara, 12,000 estadios (2,160 kilómetros). Su longitud, anchura, y altura son iguales. Midió su muro, 144 codos (64.8 metros), según medida humana, que es también medida de ángel (Apocalipsis 21:15-17).

Esa es una distancia más larga que desde la Ciudad de México hasta Nicaragua. Es más alto que el edificio más alto del mundo, más alto que lo que los aviones pueden volar, incluso más alto que la estación espacial. ¡Es un reino completamente nuevo!

Y su decoración no se puede comparar con ninguna boda de Pinterest:

El material del muro era jaspe, y la ciudad era de oro puro semejante al cristal puro. Los cimientos del muro de la ciudad estaban adornados con toda clase de piedras preciosas: el primer cimiento, jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, ágata; el cuarto, esmeralda; el quinto, sardónice; el sexto, sardio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el noveno, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; y el duodécimo, amatista. Las doce puertas eran doce perlas; cada una de las puertas era de una sola perla. La calle de la ciudad era de oro puro, como cristal transparente (Apocalipsis 21:18-21).

Nuestro Dios es un maestro coordinador y diseñador, ¡no escatima en detalles!

La invitación

Entonces, ahora que has tenido un vistazo de la eternidad, aquí está la invitación que Dios envió antes de que nacieras:

Para: TI, una pecadora (necesitamos darnos cuenta de esta verdad y nuestra necesidad de un salvador).

«Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios. Todos son justificados gratuitamente por Su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús» (Romanos 3:23-24).

De: El único Salvador Jesucristo. 

«Jesús le dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por Mí”» (Juan 14:6).

Qué: Salvación para vida eterna, una esperanza y un futuro. 

«Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16).

«Entonces le preguntaron: “¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?”. Jesús les respondió: “Esta es la obra de Dios: que crean en el que Él ha enviado”» (Juan 6:28-29).

Dónde: Cielos nuevos y Tierra nueva

«Pero, según Su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia» (2 de Pedro 3:13).

Cuándo: Quédate atenta, ¡será pronto!

«Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban: “Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?”. Jesús les contestó: “No les corresponde a ustedes saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con Su propia autoridad”» (Hechos 1:6-7).

Costo: ¡GRATIS!

«Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios…» (Efesios 2:8).

Alojamiento: Pagado y preparado en su totalidad

«En la casa de Mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, se lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para ustedes. Y si me voy y les preparo un lugar, vendré otra vez y los tomaré adonde Yo voy; para que donde Yo esté, allí estén ustedes también» (Juan 14:2-3).

Por qué: Ningún novio ha elegido sufrir y rescatar a su novia como lo hizo Jesús debido a Su profundo amor por Su pueblo.

«Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad. Porque hay un solo Dios, y también un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre» (1 de Timoteo 2:3-5).

R.S.V.P

Si ya has confirmado tu asistencia, recuerda que puedes llevar un invitado o muchos invitados, sin embargo, ellos mismos tienen que aceptarlo. Así que extiende la invitación. Todavía hay tiempo para confirmar tu asistencia si no lo has hecho, ¿qué estás esperando? Una vez que confirmes tu asistencia, tu lugar está asegurado, puedes mirar con alegría y esperanza a las promesas por venir.

Desearía poder invitarlas a todas ustedes a mi boda. No puedo esperar para casarme con el hombre de mis sueños, pero estoy más que agradecida de que el Salvador, más allá de mis sueños, ya haya venido a rescatarme a mí y a ti también.

¡Si tienes alguna pregunta, hazla! A continuación, vista nuestra página para más recursos sobre este tema.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nicole Forgette

Nicole Forgette

Nicole Forgette es de Minnesota, pero reside en el norte de Indiana. Ella ama la aventura, especialmente la aventura infinita de conocer a Dios a través de Cristo en Su Palabra. Actualmente es la Gerente de contenido digital en español y Coordinadora de eventos para Aviva Nuestros Corazones. También es miembro de Young Life, un programa de alcance para adolescentes y estudiantes universitarios, a través de campamentos, clubes y desarrollo de relaciones. Disfruta de las aventuras en el medio ambiente, tomar café y tener conversaciones con otros. 

Únete a la conversación