Halloween ¿celebrar o evitar?

Todos los años para esta época me siento un poco dividida. El otoño es indiscutiblemente mi estación favorita del año. Me paso diez meses anhelando sus temperaturas más frescas, las hojas que caen, los paseos divertidos y la sidra de manzana caliente. ¡Y claro, Snickers en su presentación pequeña! Muchos, muchos, Snickers pequeños.

Octubre transcurre en mi vida como un hermoso desfile de mis cosas favoritas, pero luego se torna en algo extraño. Empiezo a ver esqueletos colgando sobre las cajas registradoras en el supermercado, zombis en Wal-Mart, y brujas en la escuela de mi hijo (no es broma, los he visto todos).

Nuestros hijos encuentran la forma de abrir nuestros ojos a las prácticas de este mundo que no están alineadas con las cosas de Dios. Honestamente, nunca había prestado tanta atención al Halloween hasta que tuve a mis hijos de dos y cuatro años sentados en la parte trasera del vehículo preguntándome por qué una araña de ocho pies se encontraba en el jardín del vecino.

Halloween puede ser aterrorizante. Hay muchos elementos que no son adecuados para nuestros hijos. Participar en esas celebraciones es como dar un paso atrás en todo lo que me he esforzado en enseñarles de ser sal y luz en este mundo en tinieblas.

Sin embargo . . . nada emociona más a mi pequeñito que disfrazarse. Halloween vendría a ser para su corazón como la sumatoria de lo que significa su cumpleaños + Navidad + desayunar con donas. Obviamente, por el hecho de que a mis hijos les fascine algo no significa que debo dejarlos hacerlo. ¿La mejor respuesta es simplemente apartarnos de Halloween?  ¿Podemos participar sin ser succionados por todas esas cosas repugnantes?

No tengo todas las respuestas. Pero hubo un año en que decidimos optar por disfraces que no fueran espantosos (por ejemplo, de piratas y de personajes de dibujos animados) y solamente visitar las casas de miembros de la familia el día antes de Halloween para evitar los disfraces atemorizantes. En la medida en que pienso en lo que hicimos, he llegado a concluir que debemos aplicar cuatro principios para saber si celebrar o evitar Halloween:

1. Enseñales una lección de historia

Estoy segura de que has escuchado que los orígenes de esa celebración no son santos. Eso es verdad. De hecho, a continuación. les comparto una lección resumida de su historia:

  • Halloween inició como un festival druida a los muertos en el norte de Europa.
  • Los druidas no conocían a Jesús.
  • Debido a que los druidas no habían sido expuestos a la verdad bíblica, erróneamente pensaban que las almas de los muertos volvían y se mezclaban con los vivos.
  • Pensar de esa manera era atemorizante y por eso se vestían con disfraces para ocultarse de los malos espíritus.
  • Por eso cortaban nabos y papas para ponerles velas dentro simbolizando espíritus de fantasmas.
  • Cuando la fiesta llegó a  Estados Unidos, los participantes pensaron que era más fácil usar las calabazas, y entonces ¡nació la cara iluminada de calabaza!

Muchas de nuestras fiestas modernas están influenciadas por tradiciones paganas. Por ejemplo, el origen del árbol de navidad puede remontarse tan atrás en el tiempo, como el falso dios del antiguo Egipto, Ra.  Algunas fuentes citan que la palabra en inglés que se usa para Pascua proviene de Eostre, una antigua «diosa de la primavera y la fertilidad». Por eso pienso que el hecho de no celebrar estas fiestas simplemente porque sus orígenes no sean cristianos es como tirar el grano con la paja.

Las fiestas son una oportunidad para sostener conversaciones en un ambiente natural con nuestros pequeños acerca de Dios y el por qué vivimos cómo lo hacemos. Por eso planifiqué hablar con los míos acerca de que Halloween fue iniciado por personas que no conocían a Jesús. Y que, por el hecho de no conocerlo, no tenían esperanza y trataban de espantar aquello que los atemorizaba. Pero como nosotros sabemos que Jesús vino a darnos vida y a darnos victoria sobre la muerte, no tenemos razones para estar temerosos. Me pareció una gran conversación.

2. No temas

He martillado esta verdad en las cabecitas de mis hijos. Existen unos 300 versículos sobre el temor en la Biblia, la mayoría de los cuales comunican una simple verdad: No temas.  
Aquí debajo algunos de mis favoritos:

«No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios.»
«Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.» ~Isaías 41:10

«De manera que decimos confiadamente: El Señor es el que me ayuda; no temeré. ¿Que podrá hacerme el hombre?» ~Hebreos 13:6

Ya que Dios hace tanto énfasis en que no temamos, resulta poco sabio atemorizarnos a nosotros mismos con disfraces, decoración y fiestas espantosos.

3. Sé luz

 «¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas?  ¿O qué armonía tiene Cristo con Belial? ¿O qué tiene en común un creyente con un incrédulo?» ~2ª Corintios 6:14b-15

 «Y este es el mensaje que hemos oído de Él y que os anunciamos: Dios es luz, y en Él no hay tiniebla alguna.» ~ 1ª Juan 1:5

Dios es luz. La Biblia nos dice que en Él no hay tinieblas. Ninguna. Cero. Nada.

Quizás mi gran queja con Halloween es que nos hace a todos un poco más tolerantes con las tinieblas. Nos sentimos con más libertad de ver películas de terror, hablar sobre temas de las tinieblas, usar decoración de las tinieblas, y vestirnos como personajes de las tinieblas. Cosas con las cuales no nos identificaríamos el resto del año.  En 2ª de Corintios se nos advierte que las tinieblas y la luz no pueden coexistir. Como hijos de la luz, no tenemos nada que ver con temas de las tinieblas como la muerte, vampiros, zombis ni brujería.

4. Todo lo…

Halloween es un buen ejemplo de algo que podemos pasar por el «examen de todo lo…»:

  «Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad». ~Filipenses 4:8

Simplemente pregúntate si tus planes para el 31 de octubre son verdaderos, dignos, justos, puros, amables, honorables, si tienen alguna virtud o merecen elogio. Si lo son, entonces sigue adelante con ellos.

Estoy agradecida de que, mis planes para el día que se celebra Halloween tengan luz verde, debido a que mis Snickers en presentación de merienda pasan ese examen, al igual que mi sidra de manzana caliente  y el compartir momentos de esparcimiento con amigos y familia.

¿Y tú? ¿Has planeado celebrar Halloween? ¿Cuáles cosas permites (o no), para que tus hijos vivan como hijos de la luz aun en un día como el 31 de octubre?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin Davis es una autora, bloguera y oradora a la que le encanta ver a mujeres de todas las edades correr hacia el pozo profundo de la Palabra de Dios. Es autora de muchos libros y estudios bíblicos, incluidos Connected, Beautiful Encounters y la serie My Name Is Erin. Ella sirve en el equipo del ministerio de Revive Our Hearts. Cuando no está escribiendo, puedes encontrar a Erin persiguiendo pollos y niños en su pequeña granja en el Medio Oeste.

Únete a la conversación