Jesús, Santa Claus y sus amigos

¡Es navidad! Las tiendas están repletas de adornos, Santa Claus y sus duendes, los Reyes Magos, los 13 elfos (muchachos yule) y decenas de personajes tradicionales de la época dispersos alrededor del mundo salen al escenario a ornamentar nuestras casas y sin duda alguna son tan pintorescos y graciosos que nos conquistan solo con verlos.

Leyendo y meditando acerca de la historia del nacimiento de Jesús, no encuentro nada acerca de Santa Claus y sus amigos, entonces ¿de dónde han salido? Algunos han salido de fascinantes historias tradicionales y canonizados por sus respectivas obras, así como de mentes brillantes del comercio y entretenimiento.

Desde nuestra infancia hemos relacionado a estos personajes con la natividad o nacimiento de Jesucristo, pero en realidad ellos no son parte de la historia redentora del Mesías. Recordemos que, aunque conmemoramos el nacimiento de Jesús para esta época, los historiadores lo ubican en meses posteriores entre abril o mayo, considerando algunos aspectos geográficos, socio-políticos, narrados en el contexto del pasaje.

Quiero guiarte a que consideremos algunos aspectos de estos personajes a la luz del Evangelio:

Su presencia es efímera y temporal

Ellos solo se “recuerdan” de nosotras durante las fiestas navideñas y el ¿resto del año dónde están? Mientras, Dios nos prometió que estaría con nosotras todos los días de nuestras vidas, ¡hasta el fin del mundo! ~Mateo 28:20

Sus vidas no son un reflejo de Cristo, por ende, no podemos cristianizarlos

Aunque su fama proviene de realizar mayormente buenas obras y ser muy generosos, la realidad es que no podemos ver a Cristo reflejado en sus vidas; no nos redireccionan a Cristo como el Autor de todo bien, sino más bien a su “buena” voluntad. ~Santiago 1:17; Filipenses 2:13

Sus recompensas y regalos se fundamentan en nuestras buenas obras y no en la obra justificadora de Cristo

A través de las Escrituras encontramos que Dios nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia... (Tito 3:5), por consiguiente, nada que yo pueda hacer en la tierra me hará merecedora de Su favor.

Al leer los hechos previos y posteriores al nacimiento, muerte y resurrección de Jesucristo muchas personas estuvieron involucradas, pero sólo nuestro señor Jesucristo es el protagonista de esta maravillosa historia. ¡Cristo es el centro de toda la historia!

Que Él encuentre hoy Su lugar en nuestros corazones.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.

Únete a la conversación