La modestia y la crítica

“Escuché lo que hablaste sobre la modestia, y ¡no puedo estar más de acuerdo! He visto modas venir e irse durante décadas, y siempre he sido modesta”.

Nancy Leigh DeMoss: Es posible tener una apariencia modesta y aun así tener una actitud de auto-justicia y crítica.

“Nuestra iglesia tiene un ministerio de transporte, y la manera cómo visten estas jóvenes ¡me escandaliza! Quiero decirles ‘si deseas vestir así, quédate en casa’.”

Nancy: La verdadera belleza es interna y espiritual. Debemos honrar a Dios a través de la manera cómo vestimos, pero nuestra apariencia externa debe ser un reflejo de un espíritu interno puro y sometido a Cristo.

“Y la esposa del pastor… ¡no me hagas hablar sobre ella!”

Nancy: ¿Pedirías a Dios que te ayude a transmitir modestia a otros de una manera agradable? Pídele que te ayude a hablar la verdad con un corazón compasivo.

Cultivar un corazón modesto y amable es una parte importante de buscarlo a Él.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.