¿La paz solo en Navidad?

¡Al mundo paz, nació Jesús! Una frase muy contradictoria en estos días previos a la celebración de Navidad a nivel mundial; son días estresantes, de mucho ajetreo, puede que hasta tengas algún altercado en tu trabajo en medio de tanta presión, de las compras, del tumulto de gente en los supermercados, tiendas llenas, en definitiva ¡Un verdadero caos de ocupaciones!  Cada uno busca elegir los mejores regalos y el consumismo pareciera ser el mayor celebrado.

Aun así, en medio de todo este ir y venir, Cristo nos hace un alto y nos dice a través de Su Palabra: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento” Romanos 12:2 ¿Qué quiere Dios enseñarnos a través de este pasaje? Nuestra mente debe ser transformada para que se centre en Cristo, no en las cosas del mundo; renovando día a día la comprensión de Quién es nuestro Padre para nosotras, no tan solo en estas fechas en donde celebramos la venida de nuestro Mesías al mundo, NUESTRO SALVADOR, sino también durante toda nuestra vida.  De lo contrario no creceremos, ni disfrutaremos de Su gracia abundante.  

Que la paz de Cristo cautive tu corazón y que esta fecha sea una instancia muy bien aprovechada más allá de tener el mejor árbol navideño decorado o el mejor regalo para nuestros seres queridos, que Su paz inunde nuestros corazones y mostremos a Cristo en cada paso que demos.

Cristo nos dijo: “La paz os dejo, mi paz os doy; YO NO OS LA DOY COMO EL MUNDO LA DA, no se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” ~ Juan 14:27 ¡Qué gran verdad! La paz que el mundo nos ofrece es una paz momentánea, muchas veces falsa y escondida bajo el consumismo y la falta de satisfacción. ¡Qué alivio y descanso nos da saber que nada más Él puede llenar nuestro pobre corazón y que no podemos temer si Él está con nosotras!

Vivamos esa verdadera paz, vivámoslo a Él, disfrutemos un año más el saber que solo por Su Gracia inmerecida, podemos ser llamadas hijas de Dios, aun cuando estábamos muertas en nuestros delitos y pecados nuestro Salvador ¡nos amó desde la eternidad y nos rescató!

Vivamos con gozo y paz no tan solo en la navidad, sino toda nuestra vida, regocijémonos en nuestro Salvador, nuestro Hacedor.

¡“Ya es feliz el pecador, ¡Jesús perdón le da”!

¡Dios te bendiga!

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yesenia Curihual Muñoz

Yesenia Curihual Muñoz

Yesenia Curihual Muñoz, hija de Dios, profesora de profesión, soltera. Desde su niñez participó en actividades dentro de su iglesia, siendo líder en  grupos de jóvenes. Nacida y criada dentro de un hogar cristiano, sin embargo desde pequeña mantenía algunos temores, resentimientos y heridas, que no le daban un buen pasar. Con el transcurso de los años intentó con sus propias fuerzas disipar de su vida  la baja autoestima y la timidez que produjeron como consecuencia tales temores, sin embargo el Señor tenía otros planes para su vida. Es así como en medio de esta condición de inseguridad se encuentra de frente con la verdadera Palabra de Dios. Cristo trajo convicción de pecado a su corazón y rendición de sus temores al Gran creador, sabiendo que solo él podría sanar y curar las heridas que existían en su corazón y vivir la plenitud en Cristo Jesús.

Actualmente uno de los mayores deseos de Yesenia es poder llevar el mensaje de salvación a cualquier lugar donde Dios la lleve, pues tiene un fuerte llamado a  las misiones mundiales.

Desde hace un par de años, Yesenia comienza  a  escuchar e investigar acerca de Aviva Nuestros Corazones, escuchando las conferencias para mujeres y sintiendo un fuerte deseo de poder ser parte de estar mover de Dios en su país.  Dios confrontó, edificó y  animó a Yesenia  a través de los mensajes de ANC. De este modo Dios la lleva  a entender el plan divino que tiene con cada mujer y es así donde este sentir se hace aun mayor y Yesenia comienza  a  ver la necesidad que existe tanto en su alrededor, familia,  amigas, colegas, alumnas e iglesia.  Uno de los anhelos de Yesenia es poder servir a  Dios  en todo su alrededor, que muchas mujeres puedan abrazar el  precioso modelo de femenidad que Cristo formó en la  eternidad y de esa forma puedan vivir en comunión y amor con el Padre.

Únete a la discusión