Le dije sí a mi mejor amigo | Primera parte

¡Sí! ¡Le dije que sí quería ser su novia!

O dicho de otra manera, le dije que sí, que  también era mi decisión que nuestra relación de amistad de 4 años pasara a una relación de amistad más cercana.

Antes de contarles acerca de cómo Dios escribió mi historia de amor, como lo dirían Eric y Leslie Ludy (Autores del libro: "Cuando Dios escribe tu historia de amor") a lo que la mayoría de las personas respondieron con un ¡Al fin! ¡Al fin! y otros con un ¡Gloria a Dios! Quiero que sepan que en mi espera de la voluntad de Dios, la compañía más dulce fue evidentemente la voz de mi Señor y el poder Su Santo Espíritu, por este motivo les compartiré lo más importante, lo que el Amante de nuestras almas dijo a mi corazón durante este viaje:

“… Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Todo lo hizo hermoso en su tiempo…” Eclesiastés 3:1,11 (Ver post  Todo tiene su tiempo, todo tiene su hora).

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos -declara el Señor. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamiento”. Isaías 55:8-9 (Ver post  El plan de Dios y el mío).

“… Pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación…he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad”. Filipenses 4:11-12 (Ver post En mi soltería, Cristo es la fuente de mi contentamiento).

“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él…” Colosenses 2:9-10. (Ver post El diario de una soltera insegura).

“He aquí está tu sierva, hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lucas 1:38). (Ver post Fija tus ojos en Cristo).

Fue y sigue siendo un maravilloso tesoro que guardé en mi corazón, olvidado algunas veces al dejarme ganar por el desánimo, lo admito, pero Dios mismo con Sus lazos de amor me tomó y me llevó a Su Palabra y lo recordó a mi alma.  ¡También es un hermoso regalo para ti que fuiste comprada por un alto precio en una cruz!

Te preguntarás,  ¿por qué cuentas esta parte de la historia?  Y yo respondo: ¡no hay nada más importante que maravillarse con el poderoso poder de la Palabra del Señor obrando a través de Su Santo Espíritu en nuestros corazones y de Su fidelidad en cada etapa de nuestras vidas! ¡Dios siempre está detrás de cada escena de nuestras vidas!

Y como adelanto… ¡ta ta ta ta!  Les cuento cómo conquisté el corazón de mi amigo, fue más sencillo cuando lo entendí, tarde pero lo entendí:

  • Quitando la mirada del hombre y fijando los ojos solo en Cristo.
  • Rindiendo mis emociones y sentimientos a la obediencia  a Cristo con sinceridad. Hago un énfasis en la sinceridad, porque muchas veces oramos al Señor rindiendo está área de nuestras vidas a medias.

Y por último seguí el consejo sabio que recibí de Elisabeth Elliot al leer el capítulo 7 del libro "Dama en espera" de Debby Jones y Jackie Kendall.  ¡LE DEJÉ EL ASUNTO A DIOS!

Es importante para mí contarles ahora desde este lado –cortejo bíblico-  que lo más importante no es decirle sí al hermano de nuestros afectos, sino decirle sí a Dios, sí a Su voluntad.

Un sí a Dios, significa que reconocemos que la muerte y resurrección de Cristo es lo más maravilloso que nos ha podido pasar, porque Sus manos y Sus pies fueron traspasados por clavos que tú y yo merecíamos, “pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muert[a]s en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo, por GRACIA somos salvas” y respondemos a este misterio con fe creyendo en Él.

Un sí a Su voluntad, es morir a nuestros deseos egoístas y pedirle al Señor con sinceridad que nos ayude a aceptar con gozo Su perfecta voluntad, es decir que nos gozaremos en Su voluntad aun cuando no pase lo que  nuestro corazón anhele.

Y tú, amiga soltera ¿Le dices sí a Dios?  Y tú hermana ¿Le dices sí a la voluntad de Dios?

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yuliana Fragozo Bermúdez

Yuliana Fragozo Bermúdez

Por gracia, hija de Dios. Esposa de Andrés Aguilar, pastor en la Iglesia Cristiana Vida en Su Palabra en Riohacha, La Guajira Colombia. Como un precioso regalo inmerecido tiene un hijo llamado Samuel.  Posee el deseo de vivir siempre en su Palabra y servir al Señor compartiendo el Evangelio y el hermoso diseño de Dios a todas aquellas que Dios coloque en su camino.

Actualmente sirve como maestra en el ministerio de mujeres de su iglesia local y apoya a su esposo en la plantación de la iglesia cristiana Su Palabra es Verdad en la Ciudad de Valledupar, Cesar, Colombia.

Únete a la discusión