¿Te gusta ser mujer o estás resentida por ello? | Miniserie “Reflexiones del viaje de los 30 días del Manifiesto de la Mujer Verdadera”

Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Génesis 1:26-27.

Las ideas de Dios son perfectas, así como toda Su creación. Sin embargo me apena confesar que no siempre lo creí así. Por mucho tiempo me molestó ser mujer, a veces lo consideraba cansado, otras injusto, otras desgracia. He escuchado a algunas otras mujeres sincerarse sobre esa misma lucha, otras jamás la han tenido. ¿Cuál es tu caso?

Desde el Edén y a lo largo de la historia la mujer ha sido atacada a través de muchas ideas erróneas, sobre sus capacidades, valía y posición. ¿Te han tocado también dichas mentiras? A mí sí, y puedo decirte que no es agradable. ¡Me hubiera encantado conocer entonces la Declaración de Danvers sobre la masculinidad y feminidad bíblica!.

Mucho tiempo estuve resentida por haber nacido mujer. Dentro de mí pensaba que era mejor y más “sencillo” ser hombre (absurdo, lo sé, tengo varias historias al respecto). Tuve maestras MUY feministas que colaboraron en este proceso de pensamiento, ellas favorecían en gran manera a las niñas, siendo duras y haciendo a un lado a los niños, continuamente quejándose, también libros que leí sembraron muchas ideas erradas en mi interior.

En la actualidad no necesitas tener maestras feministas, o leer material al respecto, existen muchos medios y comentarios (incluso de mujeres dentro de la iglesia) que hablan sobre ello y promueven más a la mujer, hacen descaradas y terribles burlas de los hombres, minimizándolos y por otro lado a ellas se les insta a tomar roles masculinos ¿acaso no es esto contradictorio?, por algo hay tal confusión.

Me molestaba haber sido hecha -del hombre (1 Corintios 11:8)  y como ayuda para él (Génesis 2:18)-, no encontraba la bendición en ello, se me hacía tan “injusto”. ¡Imagina qué tan engañada estaba! Fui creada con un diseño perfecto de ser ayuda idónea, dadora de vida, al analizarlo y aceptarlo pude encontrar gran gozo, privilegio y deleite.

Si luchas con esos sentimientos y resentimiento por ser mujer, lo más probable es que sea principalmente un enorme desconocimiento del valor e importancia de tu diseño.

 

En otras ocasiones, tu molestia será originada por la envidia, la comparación, la sensación de que “mereces lo que ellos tienen” y quisieras su lugar. Incluso hay jovencitas renegando sobre situaciones biológicas naturales. He estado ahí.

 

En lo personal me llenaba de rabia que los varones no tuvieran que "sufrir" lo que yo, ¿puedes ver lo pecaminoso de mi actitud? No sólo deseaba no sufrir yo, sino deseaba que ellos sufrieran, creo que ya te diste cuenta que no tenía una actitud muy noble o madura que digamos.

 

Hoy puedo ver esos pensamientos y actitudes como berrinches infantiles, “si yo sufro que todos sufran”, como si eso arreglara mi situación interior. Lo que necesitaba era poner mi mirada en Cristo, un cambio de corazón, amor y aceptación por mi género y por el otro también.

 

Es liberador comprender que somos iguales en valor y diferentes en roles y diseño, nos da libertad de no sentirnos menos, ni usadas, nos libera de la tentación de compararnos y desear ser o tener lo que el otro tiene, para comenzar a valorar lo que tenemos y somos, tal como Dios nos hizo y aceptar Su perfecto plan para nosotras.

 

Es necesario abrir el entendimiento y comprender que como mujeres tenemos un propósito hermoso, que son nuestras diferencias las que lo permiten y que entre más pronto comencemos a comprenderlas, aceptarlas y disfrutarlas nos será más grata la existencia y podremos darle gloria a Él con todo nuestro ser. Necesitamos recuperar la feminidad bíblica y estar preparadas para transmitirla a la próxima generación.

¿Has tenido también algún sentimiento de falta de valor, resentimiento o inferioridad respecto a ser mujer o conoces a alguien así? ¿Cómo puedes remplazar esas mentiras en tu mente y corazón a través de Su verdad?

DÍA 2. Considera hacer el Viaje de los 30 días a través del Manfiesto de una Mujer Verdadera Te sorprenderá lo que Dios puede mostrarte al sumergirte en Su Palabra.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Lucy Reyna Orozco Meraz

Lucy Reyna Orozco Meraz

 

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a
 
su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios.
 
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus
 
prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera
 
posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse
 
en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo
 
sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y
 
la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino.
 
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales.
 
@LucyReyna

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios. 
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y  la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino. 
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales. @LucyReyna