Provisión diaria

¡Ohhh, estoy repleta!”

Nancy Leigh DeMoss: Comemos y nos sentimos satisfechos, pero algo cómico ocurre el día siguiente.

“¡Ohhh, tengo tanta hambre!”

Nancy: Nuestros cuerpos necesitan alimento cada día. Cuando Dios proveyó maná en el desierto, Él dijo a los hijos de Israel “Haré llover pan del cielo para ustedes; y las personas saldrán y recogerán su porción para cada día”.

Cada persona tenía que recoger su propio maná, y no podían guardar durante la noche excepto para el día sábado. Recoger el pan era una tarea diaria.

Es un reflejo de nuestra relación con la Palabra de Dios. Tal como ocurre con nuestros cuerpos, nuestras almas requieren alimento diario. No me convertiré en la mujer que Dios quiere que me convierta si no paso tiempo en Su Palabra cada día. El alimento de ayer no es suficiente. Necesito el sabor de algo fresco hoy.

¿Cuándo fue la última vez que te llenaste con la Palabra de Dios?

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado millones de vidas de mujeres alrededor del mundo a través de sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him), y libros.

Únete a la conversación