Meditemos en la omnipresencia de Dios

Llegó la fecha tan esperada por unos, y temida por otros. Tiempo de navidad, tiempo de fin de año y llegada del nuevo, tiempo de revisar y de plantear nuevas metas. Yo trato de no plantearme muchas, porque es más fácil vivir etapa tras etapa. Aun así, siempre tengo dos o tres asuntos pequeños que deseo cumplir el año siguiente. Por ejemplo, este año 2017, planeo hacer el reto de lectura Tim Challies, donde he decidido leer entre 26-30 libros. ¡Llévenme en sus oraciones!

El primer libro que estoy leyendo, bajo la categoría de un libro mayor de 400 páginas, está totalmente relacionado con la segunda “meta”, la Biblia. Planeo leer la Biblia completa, rápidamente y como si fuese un libro (Tengo la edición para lectores sin divisiones, y una sola columna de texto).

Planeo leer la Biblia así para ver a Dios como el personaje principal, y Su omnipresencia a través de la historia humana, así como la reacción o respuesta humana a la cercanía de Dios.

Las razones principales por las cuales voy estudiar la omnipresencia de Dios son las siguientes:

  1. Que la omnipresencia de Dios me lleve a tener paz en medio de un mundo caído.
    No es un secreto para nadie que este mundo está totalmente perdido. Como tampoco lo es, que hay cosas horribles sucediendo cada segundo y en cada lugar del planeta azul. Todos esos videos de Aleppo, Venezuela, Berlín; las elecciones de Estados Unidos, los atracos en mi República Dominicana; el mundo se está desmoronando. Pero Dios está presente y cerca. Y saber esto trae paz a mi alma.

  2. Que la omnipresencia de Dios me afirme en cada paso de mi vida.
    Similar a lo anterior, pero a nivel personal. Dios está conmigo y cerca de mí. Él escucha mis oraciones, las responde, me sostiene y me guía a través de la vida. Dios no es Omnipresente porque está distribuido o esparcido por toda la eternidad, como si fuese mantequilla en un pan. Dios está totalmente presente en cada lugar y tiempo. Incluyendo conmigo, ayer, hoy y mañana.

  3. Quiero entender otros atributos de Dios a la luz de Su omnipresencia.
    Meditar en que Dios está presente en todo lugar y tiempo puede ayudarnos a entender y gozarnos en otros de Sus atributos: Su soberanía, bondad, omnipotencia, inmutabilidad, auto-existencia… toman otro matiz a la luz de Su omnipresencia. Todos cobran mayor sentido, todos traen aún más gozo a mi alma.

En fin, y como dijo un joven de mi iglesia mientras daba su testimonio, ‘en esta etapa de juventud donde es común que la imagen de nuestro futuro sea un signo de interrogación, Dios realmente transforma esa imagen en un signo de admiración’. La omnipresencia de Dios quita la duda, temor y ansiedad de mi vista a la vez que agrega gozo, paz y alabanzas a Su Nombre.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Carolina  García Domínguez

Carolina García Domínguez

Cristiana, mujer, joven, profesora, Ezer (ayuda), crafter, amante de los libros, de pinterest, de las fotos lindas con mensajes buenos  y amante de compartir con amigos. Vivo en busca de ser mejor en lo que hago cada día, sea lo que sea, para la gloria de mi Dios :)

Únete a la discusión