¿A mi manera?

A mí manera

Hace un tiempo atrás, el pastor de mi iglesia mencionó en su prédica la canción “A mi manera” aludiendo a que así es como queremos vivir muchos de nosotros. Al escucharlo, vino a mi memoria cuando en mi juventud prácticamente hice de esta canción mi himno y me deleitaba cantándola, haciendo énfasis en las letras pues me sentía muy identificada con las mismas.

La canción, escrita por Paul Anka y hecha famosa por Frank Sinatra habla de un hombre de avanzada edad, ya cercano a la muerte, que mira satisfecho el acontecer de su vida, mientras relata algunos de los aspectos más relevantes de ésta a un amigo, que lo escucha atentamente sentado a su lado.

La personalidad de aquel hombre se define como fuerte, confiada y determinada; es un hombre que no depende de otro para progresar, hace lo que siente, dice lo que piensa, no se atemoriza con los desafíos de la vida y que, cuando éstos parecieron superarlo, supo resolverlos “A mi manera”, expresión que se repite en el coro de la canción.

Hoy, al mirar atrás, doy gracias a Dios por haberme rescatado, por regalarme una nueva vida en Él, por hacerme libre cambiando mi mente y mi corazón. ¡Gracias Dios! por mostrarme con tanta claridad que mi deseo de ser independiente desde temprana edad era parte de un corazón lleno de orgullo que no quería sentir la necesidad de depender de nadie. Ahora puedo ver cómo ese orgullo fue creciendo en mí de forma galopante y se disfrazaba tan bien que yo me sentía segura de estar haciendo lo correcto y que haciéndolo “A mi manera” garantizaba mi éxito.

Ahora entiendo por qué el Señor me llevó a vivir una circunstancia donde necesariamente tuve que depender de Él y solamente de Él para enfrentarla y superarla. Su llamado fue dramático y muy doloroso, pero era necesario para que yo pudiera entender lo que Él proclama en Su Palabra de que separados de Él nada podemos hacer, más en Él todo es posible porque Él nos fortalece.

“Porque separados de mí nada podéis hacer” Juan 15:5

Cuán equivocada estaba de sentirme orgullosa al proclamar que no tenía la necesidad de depender de nadie y que era una triunfadora por hacer todas las cosas “a mi manera”. Cuánta paz tengo hoy en mi corazón al saber que dependo totalmente de Dios y que separada de Él nada puedo hacer. ¡Cuánta seguridad ha traído Cristo a mi corazón!

A la manera de Dios

Contrario a lo que dice las letras de la canción “A mi manera” hoy canto en voz muy alta que mi fortaleza y mi confianza están en Cristo y Su Palabra y que mi determinación la dirige Él, y que hacer lo que “siento” es falta de sabiduría tanto como decir lo que pienso sin antes llevarlo al trono de la gracia y pedir la orientación de mi Señor.

Indudablemente muchas veces siento temor, pero el amor perfecto de Dios lo echa fuera, y que nunca más quiero resolver mis situaciones a mi manera sino a la manera de Dios, Quien me garantiza la victoria. Todavía no estoy donde desearía estar, mis luchas son enormes. Lucho con mi orgullo, mi naturaleza competitiva y aún mantengo, aunque cada vez menos, la necesidad de llamar la atención, de la aprobación y de ser halagada.

Pero sé en Quién he creído y sé que cada día por medio de Él iré avanzando metros en esta carrera para crecer y cambiar hasta llegar a ser una mujer conforme al corazón de Dios.

¿Te encuentras en una lucha por el control de tu vida y de los que están cerca de ti, que te mantiene estancada en tu crecimiento espiritual? Nuestras vidas pertenecen a nuestro Creador, permite que Él tome el timón y te aseguro que podrás sentir de manera sobrenatural la paz que Él nos ha prometido que sobrepasa todo entendimiento.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Mayra Beltrán de Ortiz

Mayra Beltrán de Ortiz

Decidida a honrar el diseno de Dios para la mujer.  Comprometida a obedecerlo para que a través de mi testimonio otras mujeres puedan alcanzar al igual que yo la libertad, plenitud y abundancia en Cristo.

Felizmente Casada hace 37 anos con Federico Ortiz, mamá de Jose Alberto y de Erika, ambos casados con Priscilla y Abel respectivamente y derretida abuela de Noé, Renata y Jaime Alberto.
Miembro de la Iglesia Bautista Internacional (IBI) donde sirve junto a Federico como líderes de un grupo de parejas, consejeria matrimonial y prematrimonial,  mentoría de novios y como consejera bíblica de mujeres.
Parte del staff de Aviva Nuestros Corazones donde hace labor administrativa y de recaudacion de fondos y cualquier otra labor necesaria para fortalecer el ministerio.

Únete a la discusión