¡Mira hacia dónde vas!

“…puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…” Hebreos 12:2

Los amo, de eso no hay duda. No solo por la oportunidad de enseñar y educar 16 pequeñas almas mientras disfruto con todas sus ocurrencias sino también por lo que aprendo a través de nuestra convivencia.

Una de estas enseñanzas se dio a través de un procedimiento básico en cualquier escuela: hacer una fila. Me sorprende lo difícil que  les resultó hacer una fila correctamente. Los primeros meses de clases siempre son un caos. Los comandos “Mira hacia dónde vas”, “sigue la fila”, “atiende, y escucha las instrucciones”, entre otros, se vuelven mis palabras más usadas. Recuerdo que quedaba exhausta… porque necesitamos salir varias veces del salón y por ende, hacer muchas filas. Llegó a ser realmente frustrante.

Más tarde entendí que el problema no radicaba en hacer la fila sino en la naturaleza humana: simplemente nos desenfocamos.

Recuerdo que mis instrucciones comenzaron a surtir efecto cuando hice de ellas un diálogo. Les preguntaba: “¿a dónde te diriges?”; “¿hacia dónde vas a caminar?”. Su respuesta al principio era poner una carita de “yo no fui, ya me volteo, y perdón Miss”, pero les seguía insistiendo: “¿hacia dónde vas?”. Entonces respondían señalando en la dirección correcta. “Bueno, si te diriges hacia allá, ¿dónde crees que deben estar tus ojos y tu atención?” - les preguntaba. Como son muy inteligentes, de inmediato respondían acertadamente “Ah, eso pensé! Pero, ¿por qué crees eso?” les preguntaba y entonces su respuesta podía ser algo como “Bueno Miss, puedo tropezar  y caerme;  quedarme atrás; o simplemente no sabré qué está pasando”

Este proceso duró alrededor de un mes. Hoy mis niños saben hacer fila, aunque debo admitir que hay días en que se les olvida.

Pero, ¿y nosotros? ¿y yo? ¿Entiendo que cuando la Biblia me dice que debo tener los ojos hacia donde voy, esto es Cristo, lo dice por las mismas razones por las que yo le exijo a mis estudiantes que miren hacia dónde van.

Cuando no me enfoco en Jesús, el autor y consumador de mi fe, me atraso, me caigo, o simplemente no entiendo las instrucciones ni lo que está sucediendo.

“Miren tus ojos hacia adelante, y que tu mirada se fije en lo que está frente a ti.” Proverbios 4:25 

El enfoque que se nos pide es el mismo que me exige mi oftalmólogo quien siempre inicia revisando mis ojos en un aparato donde debo mirar fijamente una imagen mientras cada ojo es examinado. La imagen es de un prado con un granero en el fondo. Mis ojos enfocan al granero (o al menos uno de ellos lo intenta…pero eso es otra historia) y también veo toda la grama y el pasto alrededor: con menos detalles y menor detenimiento pero aun así mi  cerebro lo percibe.

Cuando ponemos los ojos en Jesús somos capaces de verlo en el centro de todas nuestras situaciones, comprendiendo que Él es la meta a la cual nos dirigimos, pero todavía estamos aquí; entendiendo que hay instrucciones que seguir, responsabilidades que cumplir e incluso situaciones que entender y que solo será posible si ponemos el enfoque en el lugar adecuado.

“Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” Colosenses 3:2.

Porque los que viven conforme a la carne, ponen la mente en las cosas de la carne, pero los que viven conforme al Espíritu, en las cosas del Espíritu”. Romanos 8:5

“Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios”. Hebreos 12:1-2

¿En este año que inició hace unos días, necesitas un reenfoque de tu visión espiritual?

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com 

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Carolina García Domínguez

Carolina García Domínguez

Cristiana, mujer, joven, profesora, Ezer (ayuda), crafter, amante de los libros, de pinterest, de las fotos lindas con mensajes buenos y amante de compartir con amigos. Vivo en busca de ser mejor en lo que hago cada día, sea lo que sea, para la gloria de mi Dios.