¡No le pises los pies…déjalo que lidere!

Hace unos días recordaba que en una ocasión a mi hermano mayor le buscaron una profesora de baile porque lo habían escogido para ser el chambelán de una joven que cumplía 15 años y él, como parte de su función, debía bailar un vals con ella.

Yo, como hermana menor curiosa, siempre estaba presente cuando la profesora se presentaba a nuestro hogar a impartir las clases. Me fascinaba escucharla repetir constantemente uno, dos tres, mientras marcaba los pasos a ritmo de la música.

Recuerdo que impartiendo las clases, le insistía, con voz firme, que para aprender debía dejarse liderar por ella, como profesora, porque de lo contrario, si ambos intentaban liderar, sus pies iban a chocar y lucirían muy mal. Viene a mi memoria cuando le dijo con mucha propiedad que él debía ser el líder ya que era una regla fundamental, que en el baile el hombre dirija y la mujer lo siga.

Este ejemplo me hizo ver tan claramente cuán mal lucimos las mujeres casadas cuando insistimos en liderar conjuntamente con nuestros esposos. Evidentemente, al igual que ocurre con el baile, tropezaremos el uno con el otro y tendremos un resultado desastroso. Así como en el baile los roles están bien definidos, de igual manera en el matrimonio los roles están muy claramente definidos por la Palabra de Dios. En cuanto a nosotras, Dios nos da los siguientes mandatos:

  • Efesios 5:22: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor”
  • 1ª Pedro 3:1: “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas.”

Dios nos ha dado el poder para obedecer sus mandatos. Definitivamente si obedecemos Su Palabra, tendremos el poder que necesitamos para cumplir Su voluntad. Él no nos pide hacer algo para lo cual no nos haya equipado. Cuando nos rendimos, Él cumplirá Su voluntad en y a través de nosotras.

Cuánto he aprendido, en mí caminar con el Señor, y a través de Su Palabra, sobre cómo honrarlo a través de mi matrimonio y a pesar de que no siempre ha sido fácil, definitivamente, no en mis fuerzas sino en las suyas, he podido obedecerlo, dándole a Él toda la gloria.

He experimentado que cada una de las circunstancias en las cuales Él nos pide someternos, requiere entrega de nuestra parte. Y además, que no necesariamente será fácil ni tampoco lucirá conveniente pero cuando vamos a la palabra griega para “someterse/sujetarse, es “jupotásso” que significa “subordinar”, o en forma deliberada, “obedecer”, podemos concluir que Dios nos exhorta a nosotras las mujeres a seguir voluntariamente el liderazgo de nuestros maridos.

He entendido que no se nos pide someternos a nuestros maridos porque Dios nos asegure que ellos serán justos o amorosos. Realmente cuando nos sometemos a nuestros maridos nos estamos sometiendo a Dios (Efesios 5:22). Es decir, no nos sometemos a nuestros esposos porque ellos lo merezcan, desde la perspectiva humana, sino que nos sometemos porque sabemos que es agradable al Señor y que Dios estableció al hombre como líder y nosotras tenemos que creer y confiar en Dios, sabiendo que Él es bueno.

He aprendido que someterme a mi esposo no significa que como esposa no pueda tener pensamientos, sentimientos o deseos independientes. Ni que debo seguir los mandatos de mi esposo si son pecaminosos.

He comprendido que tampoco significa que yo sea menos inteligente que mi esposo ni que yo no deba buscar influenciarlo en decisiones familiares.

He reconocido que cuando insistimos en tomar el liderazgo sobre los hombres estamos usurpando el perfecto diseño de Dios en el papel de la relación hombre/mujer así como diciéndole a Dios que no creemos ni confiamos en Su soberanía y en Su bondad.

He reflexionado que la sumisión requiere humildad y mucha oración y confianza en el Espíritu Santo.

Sigo aprendiendo lo que es someterme a mi esposo y siendo intencional en obedecer la Palabra de Dios ya que definitivamente el sometimiento no es algo que brota naturalmente de mí y probablemente de muchas de nosotras por la manera que crecimos y fuimos educadas.

¿Están tus pies tropezando con los de tu esposo porque no lo estás dejando que te lidere?

Oremos para que Dios siga obrando en nosotras, nos ayude y nos fortalezca en nuestro caminar diario como esposas.

Si te gustó esta publicación te recomendamos esta serie:

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Mayra Beltrán de Ortiz

Mayra Beltrán de Ortiz

Decidida a honrar el diseno de Dios para la mujer.  Comprometida a obedecerlo para que a través de mi testimonio otras mujeres puedan alcanzar al igual que yo la libertad, plenitud y abundancia en Cristo.

Felizmente Casada hace 37 anos con Federico Ortiz, mamá de Jose Alberto y de Erika, ambos casados con Priscilla y Abel respectivamente y derretida abuela de Noé, Renata y Jaime Alberto.
Miembro de la Iglesia Bautista Internacional (IBI) donde sirve junto a Federico como líderes de un grupo de parejas, consejeria matrimonial y prematrimonial,  mentoría de novios y como consejera bíblica de mujeres.
Parte del staff de Aviva Nuestros Corazones donde hace labor administrativa y de recaudacion de fondos y cualquier otra labor necesaria para fortalecer el ministerio.

Únete a la discusión