¡No más excusas!

Desde muy temprana edad, escuché la frase "No seas machista", comúnmente usada cuando los esposos querían que sus esposas se quedaran en casa cuidando de su hogar, cuando pedían que la esposa informara dónde estaba, o cuando se les pedía que dijeran en qué habían gastado el dinero.

El feminismo que rápidamente se introducía enseñaba no someternos a los hombres, que podíamos tener muchas libertades, que debíamos trabajar y a la misma vez tener un hogar con hijos, y que debíamos prepararnos por si acaso no servía el esposo o simplemente no cumplía con las expectativas con que habíamos ido al matrimonio.

Nos instruían que era más productivo tener una estabilidad económica para los hijos y que era más moderno que éstos se criaran con los abuelos, nana, o en aquellos lugares que ya se hacían muy familiares en nuestra cultura latina llamados guarderías, donde los niños son dejados a escasos tres meses de edad; así fueron pasando los años, y esas tendencias se volvieron cada vez más normales.

Podemos disculpar a aquellas mujeres que solo han escuchado la perspectiva del mundo, pero la tristeza que inunda mi corazón, es que aquellas que se han arrepentido de sus pecados, para seguir a Jesucristo como su Salvador, y cuentan con la Palabra de Dios que dice claramente que " es lámpara a mis pies y lumbrera a mi camino" (Salmo 119:105), no permitan ser guiadas a vivir el diseño y rol establecido por Dios en Su Palabra.

¿Cuál es nuestro llamado? Tito 2:3-5 " Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, que enseñen lo bueno, que enseñen a las j ó venes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. "

Podríamos hacernos varias preguntas:

  • ¿A quién quiero agradar a los hombres o a Dios? Gálatas 1:10; Efesios 6:6
  • ¿Confía nuestro esposo en nosotras? Proverbios 31:11
  • ¿Qué traemos a nuestro hogar, bien o mal? Proverbios 31:12
  • ¿Vigilamos la marcha de nuestro hogar? Proverbios 31:15, 27
  • ¿Cómo nos recuerdan y llaman nuestros hijos? Proverbios 31:28
  • ¿Es nuestro cuerpo y belleza lo más importante? Proverbios 31:30

¡No más excusas!

  • Para no ser obedientes al rol que muy claro estableció el Señor.
  • Para querer vivir una doble agenda: ser cristiana y no seguir los mandatos del Señor.
  • Para agradar al mundo y decir que este diseño fue para tiempos antiguos.
  • Para no ser intencionales en vivir contra-cultura.
  • Para servir al Señor en otros ministerios, y dejar ausente el primer ministerio: ser esposa y madre.
  • Para colocarnos en primer lugar y relegar a nuestro esposo e hijos.

No más excusas para no vivir con el ejemplo muy claro de Proverbios 31:10 que nos dice:

" Mujer hacendosa , ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas. "

Doy gracias a Dios por aquellas mujeres que han dicho "¡SÍ!" a vivir conforme el diseño de Dios.

Ruego al Señor, por aquellas que han conocido al Señor siendo madres solteras, divorciadas, o con esposos que las obligan a trabajar, para que Dios les dé la sabiduría de poder glorificarle a través de estas circunstancias.

Así mismo también clamo al Señor, por aquellas que todavía no han comprendido, el propósito para el cual fuimos creadas.

Finalmente, oro para que Dios nos dé la sabiduría cada día para vivir el diseño que Él estableció en Su Palabra para cada una de nosotras.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Liliana Llambés

Liliana Llambés

Liliana Llambés es colombiana, casada con Carlos Llambés, cubano quien es pastor-misionero. Tienen tres hijos adultos, dos casados. Sirve como misionera desde el 2003 en República Dominicana, y desde el 2005 con la IMB (International Mission Board) desde el 2014 en Ciudad de México. Sirve como consejera bíblica, mentora, discipuladora en el ministerio de mujeres de su iglesia local. Es ayuda idónea en la Plantación y replantación y fortalecimiento de Iglesias junto a su esposo. Consejera de esposas de pastores, Conferencista Internacional, fue coproductora del programa “Mujer para la Gloria de Dios” por cuatro años. Es Contador Público, terminó una Maestría en Estudios Teológicos en el Southern Baptist Theological Seminary y a la par esta siendo entrenada en Consejería Bíblica en las conferencias de Faith Church Lafayette, IN. Colabora escribiendo en los ministerios de Coalición por el Evangelio y Soldados de Jesucristo.

Autora junto a su esposo de “Viviendo la Gran Comisión: Su Gracia es Más que Suficiente”. Su pasión es llevar el mensaje de salvación donde el Señor la envía y hacer discípulos por la gracia y misericordia del Señor a mujeres de todas las edades, con el fundamento bíblico de la Palabra de Dios.