¿Por qué tanto énfasis en el Evangelio si somos salvas?

“Predícate el Evangelio todos los días”.

¿Has escuchado esta frase?

O quizá has escuchado algo así: “Sé una mujer que vive conforme al Evangelio”.

Debo confesar algo. Las primeras veces que escuché frases así, yo decía “amén” con mis labios, pero en mi mente había un enorme signo de interrogación. “No entiendo. ¿Qué significa eso? ¿Por qué, después de ser salva, tendría que seguir pensando y aprendiendo sobre el Evangelio? El Evangelio es para inconversos, ¿no?”

Si eres una lectora frecuente, vas a notar que en este mes, aquí en el blog de Mujer Verdadera, las autoras nos estaremos enfocando en el Evangelio. El propósito de este énfasis es precisamente ayudarnos a entender el qué, cómo, y por qué de esta necesidad que tenemos del Evangelio. Es vital que sepamos cómo el Evangelio informa y moldea cada área de nuestras vidas como mujeres.

Para seguir con nuestra conversación, primero tenemos que definir los términos. Podemos usar la palabra “Evangelio” y todas estar pensando en conceptos diferentes. Cuando tú ves la palabra “Evangelio”, ¿piensas en un folleto con el plan de salvación? ¿Piensas en la lista de “cuatro cosas que debes saber para ser salvo”?

Jerry Bridges dice lo siguiente: “El Evangelio no solo es el mensaje más importante en toda la historia; es el único mensaje indispensable de toda la historia. Aún así, permitimos que miles de cristianos declarados vivan toda su vida sin entenderlo claramente y sin experimentar el gozo de vivir por él”.

Creo que no estoy sola en mi confusión e ignorancia sobre este tema. Si tu reacción automática es parecida a la que yo primero tuve: “No, yo no soy ignorante del Evangelio”, te pido que consideres si algunas veces piensas de estas formas:

  • Hoy me fue mal porque no leí mi Biblia en la mañana.
  • Se nos descompuso el carro porque salimos a pasear en lugar de ir al culto en la iglesia.
  • A ese hermano le dio cáncer porque trata mal a su esposa.
  • Le pido perdón a Dios pero no me siento perdonada.
  • Necesito servir en la iglesia para que Dios vea que sí le amo y estoy en serio.
  • Voy a ser fiel a los cultos y leer mi biblia para que Dios me permita conseguir la beca para la universidad donde quiero estudiar.
  • Su hijo se rebeló porque ellos nunca asistieron a todas las actividades de la iglesia.
  • Espero que mi esposo se dé cuenta de lo bendecido que es al tener una esposa tan piadosa como yo.

Estas formas de pensar son “anti-Evangelio”. Desafortunadamente, esta lista podría seguir hasta “el infinito y más allá”, pero creo que esto es suficiente para destacar la realidad. La falta de comprensión y aplicación bíblica del Evangelio es la causa principal del estancamiento espiritual en la vida del creyente. Por lo tanto, entender y aplicar el Evangelio a la vida es la clave para el crecimiento espiritual. Aunque tengas 6 meses o 60 años en la vida cristiana, ¿estás dispuesta a ver al Evangelio con nuevos ojos?

Empecemos contestando una pregunta fundamental: ¿Por qué necesitas el Evangelio?

Necesitas el Evangelio porque es la máxima revelación de la persona de Dios. (2 Cor. 4:4)

En el mensaje del Evangelio, vemos la justicia, santidad, sabiduría, amor, misericordia, y bondad de Dios, entre muchos atributos más. Lo que pensamos acerca de Dios determina nuestra forma de vivir. En el Evangelio, revelado a lo largo de la Palabra, conocemos mejor a Dios.

La persona inconversa necesita conocer a Dios, sí; pero la persona que ha sido salva por gracia y fe también sigue necesitando diariamente crecer en su conocimiento de Dios. Dios utiliza tu creciente conocimiento de Él mismo para producir transformación en tu vida. El Evangelio empieza con un Dios proactivo que creó a la humanidad, y puso en marcha un plan de redención. Ese plan no acaba en el momento de tu salvación, sino que continúa hasta la eternidad.

Necesitas el Evangelio porque es el mensaje central de la Biblia.

Cuando reducimos el Evangelio a un mensaje solo para inconversos, truncamos nuestro entendimiento de toda la Biblia. Desde el pecado de Eva y Adán, la promesa de Dios en el huerto, el pacto con Abraham, los ciclos de juicio y restauración que experimentó el pueblo de Dios, el rey David, las profecías, y finalmente, la vida, muerte y resurrección de Jesucristo—todo toma sentido en el contexto del evangelio. El Evangelio es el mensaje de la Biblia, y seremos malnutridos espiritualmente si no leemos la Biblia con estos ojos.

Necesitas el Evangelio para poder recordar quién y cómo eres tú.

Muchas personas hoy en día andan buscando su identidad propia. Esta búsqueda las lleva a un sinfín de maneras distorsionadas de vivir porque no tienen una base objetiva sobre la cual establecer su identidad personal. Esto no sólo sucede con personas inconversas. Muchos que profesan ser cristianos aún batallan para entenderse a sí mismos. El Evangelio te dice claramente quien eres. Eres creada a la imagen de Dios, caída en pecado, incapaz de alcanzar la gloria de Dios, salva por gracia y fe, amada por un Dios perfecto, y andas camino al cielo. Estas verdades, cuando las meditamos y absorbemos, pueden impactar cada relación, cada situación, cada reacción, y cada pensamiento que tenemos. Estas son las verdades que queremos explorar en los meses venideros. El Evangelio revelado en la Palabra de Dios es tu única fuente confiable de identidad personal.

Entonces, ¿te estás preguntando qué es el Evangelio? ¡Ya lo repasamos! No es una lista o colección de cuatro puntos para inconversos. ¡Es todo el mensaje de la Biblia, y se expresa en la persona y obra de Jesucristo! Está en cada página de tu Biblia. Debe ser el fundamento para tu vida en Cristo. Es un tema inagotable de riquezas espirituales. ¿Te unes con nosotras este mes, y este año, mientras exploramos cómo el Evangelio transforma la mente, corazón, y vida de cada mujer cristiana?

¿Quieres seguir examinando tu comprensión del evangelio? Toma este test y escucha esta serie

1El autor Jerry Bridges la hizo famosa, pero él la atribuye a su amigo Dr. Jack Miller como la fuente original de este consejo.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Susi Bixby

Susi Bixby

Tiene 21 años de casada con Mateo, y ama a sus tres regalos de Dios: Aaron, Ana y David. Deseando vivir el diseño de Dios para su vida, dedica la mayor parte de su energía a su familia. Es esposa de pastor en la Iglesia Bautista la Gracia en Juárez, Nuevo León, México y colabora en la Universidad Cristiana de las Américas en Monterrey, México. Le encanta estudiar y compartir la Palabra de Dios porque es “viva y eficaz” para perfeccionar a cada creyente. Puedes escuchar su podcast de Crianza Reverente en www.crianzareverente.com y leer artículos suyos en www.palabraygracia.com

Únete a la discusión