Resuelta a obedecer

“Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aún más de  lo que te digo”. Filemón 21

Imagina por un momento que un día la persona que te asiste en los quehaceres de tu hogar se marchara sin decirte que no piensa volver; pero no solo ha dejado de avisarte, sino que además se llevó consigo uno que otro objeto de valor.

Al día siguiente te levantas y esa persona no llega.  La llamas por teléfono y no responde, simplemente desapareció: te traicionó y te robó.  Pasado un tiempo das por olvidado el asunto, hasta que un día suena el timbre y al abrir la puerta te sorprendes al verla con un rostro compungido pidiendo perdón y que leas una carta que te ha enviado una fiel y entrañable hermana en Cristo rogándote que la recibas y trates bien, debido a que se ha arrepentido. ¿Qué harías? ¿La recibirías?

Esto precisamente fue lo que aconteció a Filemón; aparentemente Onésimo su esclavo le había robado y huido. Dios en Su perfecto plan permitió que fuera apresado en la misma cárcel en que estaba Pablo, donde se arrepintió cuando se le predicó el Evangelio. Una vez cumplida su condena, Pablo lo envía de vuelta a su amo, con una carta pidiéndole que lo reciba ¡Qué sorpresa para Filemón!!

Pablo apela a la fe y obediencia de Filemón pues debido a su testimonio de vida sabía que podría perdonarle y hacerle bien, ya que conocía  su amor y fe hacia el Señor Jesús (ver 5) los que eran evidentes aún a los hermanos (ver 7), además sabía que su compromiso con el Señor era mayor, entendiendo así que Onésimo no correría peligro, porque Filemón temía y obedecía a Dios.

Muchas veces en nuestras vidas aparecen “Onésimos”, es decir, situaciones o personas que nos han dañado, o han sido desagradables frente a las cuales es preciso que reflexionemos porque debemos estar dispuestas a obedecer no sólo en medio de situaciones favorables, más aún en medio de circunstancias adversas.

Dios nos ha mostrado principios claros en su Palabra de cómo debemos andar. En esas situaciones, debemos obedecerle a Él y no llevarnos de nuestros sentimientos. 

Otro punto sobre el cual debemos meditar es el testimonio público de Filemón pues Pablo tiene la certeza no solo de que obedecerá sino que hará aún más ¿y nosotras tenemos tal testimonio de vida? ¿Somos conocidas por nuestra obediencia a Dios? ¿O, por hacer el bien?

Pidamos a Dios que este recién iniciado año nos permita el privilegio de tratar con los Onésimos de nuestras vidas de una manera agradable a Él. ¡Que nuestra fe y obediencia sean medios eficaces para traer más gloria a Su Nombre!.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com 

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rafaela Luciano de Viñas

Rafaela Luciano de Viñas

Está casada con Mario Viñas con quien tiene tres hijos: Mariela, Claudia y Mario Rafael. Es mercadóloga de profesión. Esposa y madre a tiempo completo, labores que entiende son un privilegio y hermoso regalo de Dios. Le encantan las artes manuales, pasión que comparte con sus pequeñas. Disfruta la lectura sobre temas de paternidad y familia cristiana, en su interés por servir mejor al Señor en el ministerio de su hogar.

Es miembro de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo desde 1989, donde  junto a su esposo sirve en diferentes ministerios. Es su anhelo seguir creciendo en el conocimiento del Señor y   poder traspasar su fe a las siguientes generaciones.

Únete a la discusión