Si la Soltería Es un Regalo, ¿Puedo Intercambiarlo?

Existe algo claramente hermoso en una mujer soltera buscando a Jesús de todo corazón. Cuando veo a amigas solteras o líderes derramar sus vidas en el servicio a Cristo, me recuerda que las mujeres no son definidas por sus relaciones con los hombres. En efecto hay solo un Hombre que nos define, y su amor por nosotras no fluctúa con nuestras cinturas, arrugas o preocupaciones en constante cambio. Para mí, una mujer soltera piadosa es la prueba viviente de que una relación con Jesús es el verdadero secreto a la satisfacción duradera (Filipenses 4: 11-13).

Sin embargo con el tiempo mis ojos se han abierto al sufrimiento único de la soltería a través de conversaciones con amigas cercanas, comentarios escritos por lectores de Mujer Verdadera y discusiones en conferencias. Me quedé pensando estas dos insuficientes palabras - lo siento.

Lamento que la iglesia pueda sentirse como un lugar de exclusión para las solteras. Lamento que no somos intencionales en proporcionar comunidad y apoyo. Lamento que estereotipamos a las solteras como una extensión del ministerio universitario, cuando llegan en todo tipo de etapas diferentes de la vida. Lo siento por los comentarios insensibles y las preguntas indiscretas. Lamento la forma en que las redes sociales magnifican la soledad y los momentos en que te has sentido olvidada o desapercibida.

Ciertamente, la soltería no es fácil. Y sin embargo la Biblia lo describe como un regalo. ¿Alguna vez te has preguntado por qué? Al discutir los principios del matrimonio, Pablo escribe: " Sin embargo, yo desearía que todos los hombres fueran como yo. No obstante, cada cual ha recibido de Dios su propio don, uno de una manera y otro de otra"(1 Corintios 7: 7).

¿Por qué la Soltería es un Regalo?

Pablo ofrece dos razones principales por las cuales la soltería es un regalo: Reduce el potencial de dolor terrenal, y aumenta la oportunidad de devoción indivisible a Cristo. En los versículos 26-28, él continúa escribiendo: "Creo, pues, que esto es bueno en vista de la presente aflicción; es decir, que es bueno que el hombre se quede como está. ¿Estás unido a mujer? No procures separarte. ¿Estás libre de mujer? No busques mujer. Pero si te casas, no has pecado… Sin embargo, ellos tendrán problemas en esta vida, y yo os los quiero evitar”.

Vuelve a leer la primera línea de este versículo. ¿Cuál fue la "presente aflicción" que enfrenta la iglesia en Corinto? Escuché a un predicador explicar que los Corintios estaban viviendo en una cultura inmoral tan hostil al Cristianismo que a veces los cristianos casados tenían que ver a sus propios hijos ser arrojados a los leones. No es de extrañar que Pablo deseaba evitar a sus hermanos y hermanas de estos problemas intensos.

A pesar de que la mayoría de los creyentes en nuestro día nunca se enfrentarán a tal grado de persecución, hay una realidad en la que las personas casadas todavía se enfrentan a muchos "problemas en esta vida." El corazón de una mujer casada está atada a un marido y niños cuyas vidas y elecciones son impredecibles.

Simplemente pregúntale a la mujer que está criando un hijo con problemas severos de salud o la mujer quebrantada por la adicción de su esposo. Incluso las mujeres casadas que parecen tener una vida "perfecta" luchan con innumerables preocupaciones por sus familias todos los días.

¡Pablo sabía esto! Mira los versículos 32–34: “Mas quiero que estéis libres de preocupación.. . . la mujer que no está casada y la doncella se preocupan por las cosas del Señor, para ser santas tanto en cuerpo como en espíritu; pero la casada se preocupa por las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido”.

Pablo no está diciendo que la vida soltera es un paseo por el parque. Su propia lista de sufrimientos es asombrosa (2 Corintios 11: 23-28). Más bien, él está diciendo que la soltería se presta a menos cuidados en este mundo y, por lo tanto, a una mayor oportunidad para la devoción exclusiva a Dios.

Es matemáticas sencilla. Menos personas son menos preocupaciones. Menos drama en el patio de la escuela y reuniones de padres y maestros, crisis de salud y horas dedicadas a resolver conflictos o asistir a consejería matrimonial y familiar. A su vez eso significa más tiempo para seguir el llamado de Dios, invertir en otros, participar en ese viaje misionero en el extranjero, o correr con ese nuevo ministerio en la iglesia.

Si la Soltería Es un Regalo, ¿Puedo Intercambiarlo?

Tal vez estás pensando, Pero no me importaría llevar algunas de esas cargas si tan solo pudiera tener una familia. ¿No es preferible los problemas en este mundo a la soledad? ¿Te sorprendería saber que muchas mujeres casadas luchan con exactamente el mismo descontento invertido? Les duele la libertad que ven en la vida de sus amigas solteras. Creen que todo sería preferible comparado con la intensa dificultad del matrimonio y crianza de los hijos.

La ilusión de "si tan solo" es imparcial - nos persigue a todas y cada una de nosotras. Por años pensé que mi falta de contentamiento se iría flotando si tan solo pudiera graduarme de la universidad y quedarme con el trabajo de mis sueños. Si tan solo pudiera casarme. Si tan solo pudiera tener hijos. Si tan solo esos hijos durmieran toda la noche. Si tan solo, si tan solo, si tan solo. . .

¿Adivina qué? ¡El descontento todavía flota dentro de mi corazón, incluso mientras escribo estas palabras! El verdadero secreto al gozo duradero nunca se encontrará en un hombre o un trabajo o un bebé o una hermosa casa o abdominales envidiables. Únicamente encontraremos contentamiento cuando, inclinamos nuestra rodilla al plan de Dios para nuestra vida en lugar de idolatrar el plan que deseamos Él hubiera elegido. Únicamente encontraremos gozo cuando creemos que la voluntad de Dios es mejor que la nuestra.

Ese es el corazón de la sumisión, y va de la mano con la confianza. Piensa en ellos como mejores amigos. A medida que aprendemos a confiar en Jesús, aprendemos a someternos a Él. Primero lo hacemos por obediencia y disciplina absoluta. Después lo hacemos de buena gana. Después alegremente. Entonces un día con entusiasmo. Anhelamos someternos a Jesús porque hemos llegado a aprender que no hay lugar más seguro, más lleno de gozo, que en el centro de Su voluntad perfecta.

No puedo prometerte que Su plan para tu vida o la mía será fácil. No puedo prometer que será el mismo plan que hubiéramos elegido para nosotras. Pero puedo prometer que Él te ama, y ya sea que confíes en Él o no, Él es digno de confianza.

¿Cómo pudieras crecer en confianza en Jesús? ¿Cuál es un paso que pudieras tomar hoy? ¿Podrías arrepentirte de tu desconfianza? ¿Podrías hacer una lista de Su fidelidad en tu vida? ¿Podrías memorizar las Escrituras sobre el carácter de Dios? ¿Podría acercarse a otra mujer piadosa para ser alentada o rendirle cuentas?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Jeanne  Harrison

Jeanne Harrison

Esposa de pastor y madre de tres niñas, sus blogs sobre encontrar contentamiento en el lugar donde Dios te ha colocado, ya sea hermoso, doloroso o que ¡a menudo nos cause disgusto! Recientemente publicó su primer libro, Loving My Lot: A Young Mom's Journey to Contentment.

Únete a la discusión