¡ÚNETE AL RETO!

Este Libro de la Ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito. Porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito. (Josué 1:8)

Dios está usando los recursos de Aviva Nuestros Corazones en la vida de muchas mujeres alrededor del mundo y estamos sumamente agradecidas a Él por ello. Pero si hay algún legado que quisiéramos fomentar y dejar a las futuras generaciones es el hábito de tener un encuentro diario con Jesús a través de Su Palabra. Nuestro mayor anhelo es que las mujeres aprendan a amar la Palabra de Dios y a cultivar una relación personal profunda y vivificante con Jesús.

Él es el Pan de Vida. Él es el Logos, la Palabra de Dios, y Él quiere tener comunión contigo. Él te conoce, quiere ser conocido por ti y hablarte; quiere revelarse a ti a través de Su Palabra. Si somos cristianas es imprescindible estar en la Palabra de Dios, creciendo en el conocimiento de Dios.

¿De qué se trata leer la Biblia de manera devocional?

Leer la Biblia de forma devocional es acercarte a ella con un espíritu enseñable, humilde y en oración. Es atesorar lo que lees, apercibida de que estás en la presencia de Dios, exponiéndote a Su Palabra; apercibida de que estás teniendo comunión con Cristo, adorándole en Espíritu y en Verdad y meditando en Sus verdades eternas.

Las verdades de la Biblia no solo deben impactar tu mente o tu intelecto, sino tus afectos y tu voluntad. Mientras la escudriñas, ora que el Espíritu de Verdad te enseñe, y que estas verdades se impregnen en tu mente y corazón, llegando a impactar y transformar profundamente tu vida. Léela. Recíbela con humildad. Medita en ella. Memorizala. Ámala. Obedécela.

La Palabra es necesaria para la vida cristiana. 

¿Cultivas el hábito de pasar un tiempo diario y consistente en la Palabra de Dios? Sabemos que si no alimentamos nuestros cuerpos con alimento saludable cada día terminaremos muriendo por inanición. ¿Sabes que igual sucede con tu alma? Sin el alimento espiritual diario no podrás crecer y madurar en tu vida cristiana, y no llegarás a conocer plenamente a Jesús y la vida abundante que murió para darte. 

Necesitamos permanecer en la Palabra y permitir que ella habite en abundancia en nuestros corazones. Su Palabra es un banquete diario que está a nuestra disposición. Él nos sacia de la abundancia de Su casa y nos da a beber abundantemente del río de Sus delicias (Salmos 36:8).

La Biblia es la verdad de Dios (Jn 17:17). Este libro registra hechos históricos que te enseñarán doctrinas acerca de Dios, del hombre, del pecado, la salvación, la obra redentora de Cristo; acerca del poder de Su Espíritu Santo, de Su obra en nosotros y en este mundo, acerca del Reino de Dios, acerca de tu vida como creyente, etc. Él te habla a través de Su Palabra; te revela Su voluntad y Su sabiduría. 

La Palabra te da vidaLa palabra tiene poder para dar vida abundante y eterna. «En verdad les digo: el que oye Mi palabra y cree al que Me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación (a juicio), sino que ha pasado de muerte a vida.» (Juan 5:24).

La Palabra revela las intenciones de tu corazón y te enseñará un mejor camino. La Palabra de Dios no es simplemente un libro de «promesas positivas» que leemos de vez en cuando o cuando queremos ser estimuladas. Ella es «viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir (juzgar) los pensamientos y las intenciones del corazón.» (Heb 4:12). Tiene poder para condenar o salvar, para confrontar y someter a juicio las intenciones del corazón. 

La Palabra te da esperanza. La Palabra tiene poder para sanar, restaurar, aconsejar, avivar y consolar. «Todo lo que fue escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que por medio de la paciencia (perseverancia) y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.» (Ro 15:4)

La Palabra de Dios te transforma (Ro 12:2). El resultado de permanecer en la Palabra con un corazón enseñable y dispuesto a obedecerla es muy práctico. Resulta en una transformación de nuestra forma de pensar, y por tanto una transformación en nuestros afectos y en todas las áreas de nuestra vida.

La Palabra de Dios te guía. Necesitamos cultivar una relación diaria con Jesús para que Él nos guíe con Su sabiduría y nos muestre el camino que debemos tomar y cómo hemos de vivir. Ella es lámpara para nuestros pies y luz para nuestro camino (Sal 119:105).

Toda la Palabra es útil. La Palabra de Dios te equipa y te instruye; te entrena en la vida de piedad. «Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia» (2 Tim 3:16), aun textos difíciles de entender como lo son Levítico, Ezequiel y Apocalipsis. Por esto es necesario leer y meditarla en su totalidad, no solo leer las partes que son fáciles de entender o nos gustan. 

¡Únete al reto!

Te animo a unirte a nosotras este próximo año en la lectura de la Biblia de tapa a tapa. ¡No tienes que usar la Biblia Mujer Verdadera! Simplemente te invitamos a tomar tu Biblia y caminar junto a nosotras cada día, compartiendo lo que Dios te va enseñando. No seamos como niños,«sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error» (Ef. 4:14).

Recomendaciones prácticas:

Necesitarás: 

  • Una Biblia
  • Libreta/bolígrafo
  • Resaltador(es)
  • Familiarízate con tu Biblia. Lee las primeras páginas para aprender cómo usarla.
  • Inicia tu día con Dios. Planifica el tiempo de antemano (¡desde la noche anterior!) Esto requerirá sacrificios, pero valdrá la pena.
  • Encuentra un lugar tranquilo. 
  • Ora para que esto se convierta en un hábito deleitoso, no una tarea más.
  • Comprométete a obedecer la voluntad de Dios en la medida que Él te la va revelando.
  • Medita en Su Palabra. La meditación consistente de la Palabra de Dios trae consigo dulces beneficios en todas las etapas y circunstancias de la vida.
  • Únete a un grupo de hermanas en tu iglesia o por grupos de WhatsApp. Anímense a perseverar.
  • Participa en las discusiones diarias en las publicaciones de Aviva Nuestros Corazones. 
  • Lee tu Biblia. Medita en Ella. Deléitate en Ella. Ámala. Cree en cada una de Sus promesas.

Permanezcamos arraigadas en la inmutable Palabra de Dios.

Prueben y vean que el Señor es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en Él se refugia! (Sal 34:8)

¿Te unes al reto? ¡Leamos la Biblia juntas y compartamos la obra del Señor en nuestras vidas mientras lo hacemos!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Oklahoma City, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica en su iglesia y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi.