¿Y ahora qué?

Efesios 3:20-21Y a aquel que es poderoso para hacer todo mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que obra en nosotros, a El sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.

Cuando Isabel me pidió escribir algo sobre la conferencia Mujer Verdadera “Ahora es el tiempo,” me pregunté a mí misma ¿cómo es posible hablar sobre el mover del Espíritu? ¿Cómo se puede explicar algo sobrenatural, que realmente es inexplicable?

Hoy pretendo hacer justamente eso. Y aunque no hay palabras que puedan explicarlo, sé que hay más de 2000 mujeres que lo experimentaron este fin de semana, y ellas me van entender. Para aquellas que no estuvieron presentes, pido perdón de antemano por mi ineptitud y les ruego que no se pierdan la próxima conferencia para que también puedan vivirlo. En estas experiencias, Dios nos estira y la realidad es que nunca más volvemos donde comenzamos.

Hay tantas cosas qué decir, que no sé dónde comenzar. Primero, es una experiencia maravillosa tener más de 2000 mujeres con un anhelo de conocer más de Dios, deseos de adorarle, con corazones y mentes abiertas a Él, especialmente para aquellas que sufren de lo que llamo “el síndrome de Elías.”

Primero de Reyes nos enseña que Elías estaba cansado, temeroso, se sentía solo y se escondió en una cueva. Pero Dios lo buscó. En 1 Reyes 19:9 “Allí entró en una cueva y pasó en ella la noche; y he aquí, vino a él la palabra del Señor, y Él le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?” en el versículo 10 vemos cómo se sentía  “He quedado yo solo.”

¿No nos sentimos así en ocasiones? El trabajo es arduo, es frustrante, tenemos enemigos de todos lados y desafortunadamente, en ocasiones, hay dardos que vienen aun de adentro de la iglesia, pero Dios nos busca y nos refresca como hizo en esta conferencia.  Fines de semana como éste, nos recuerdan que no estamos solas. Dios tiene un ejército que se está moviendo y recordemos que ya leímos el último capítulo ¡Y Dios gana!

Job nos recuerda en 42:2 “que tú puedes hacer todas las cosas, y que ningún propósito tuyo puede ser estorbado.” Con esta confianza podemos seguir adelante con denuedo porque ser usadas por un Dios Todopoderoso es un privilegio.

Además, tener este tipo de encuentro con Jesús nos empodera para seguir adelante. Cuando hablamos con denuedo impactamos a aquellos que no conocen a Cristo “Al ver la confianza de Pedro y de Juan, y dándose cuenta de que eran hombres sin letras y sin preparación, se maravillaban, y reconocían que ellos habían estado con Jesús…” (Hechos 4:13).

¡Wao! ¿Las personas a nuestro alrededor pueden reconocer que hemos pasado tiempo con Jesús? Si queremos impactarlos, es vital que cada día nos parezcamos más a Él.

Muchas veces no hablamos con denuedo porque que no entendemos Su poder, ni conocemos que Él realmente tiene todo bajo Su control y que nada ocurre sin propósito. Nuestra valentía viene de conocerlo más a Él. Y mientras más Lo conocemos más Lo amaremos a Él y a nuestro prójimo, lo que a su vez nos llena de más valor.

Escuchar estas mujeres de Dios, que han estudiado la Biblia, que hablaron con tanta sencillez y transparencia pero al mismo tiempo con el poder de la Palabra, nos ayuda a reconocer quiénes somos y a la vez nos trae un mejor entendimiento de la profundidad de lo que Él hizo por nosotras.

La pregunta ahora es: entonces, de ahora en adelante ¿qué hacemos? Dios nos está preguntando lo que Pedro y Juan preguntaron a los fariseos “Vosotros mismos juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque nosotros no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído (Hechos 4:19-20).

¡Recuerda trabajamos en el equipo que gana!  “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe.” (1 Juan 5:4).

Es la hora de caminar en fe. Hemos recibido mucho y “A todo el que se le haya dado mucho, mucho se demandará de él; y al que mucho le han confiado, más le exigirán.” (Lucas 12:48).

¡Ahora es nuestro tiempo!

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Catherine Scheraldi de Núñez

Catherine Scheraldi de Núñez

Cathy es la esposa del Pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional (IBI), localizada en Santo Domingo, República Dominicana, cuyo ministerio de mujeres dirige. Es médico de profesión y actualmente se desempeña en su práctica privada. Funge como directora del departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad O & M donde elabora el currículo de endocrinología y reproducción y participa en la enseñanza de los estudiantes de medicina. Cathy nació en Nueva York, pero durante los últimos 15 años ha vivido junto a su esposo en la ciudad de Santo Domingo.