Aviva Nuestros Corazones Podcast

Cómo abrazar una vida de vitalidad

Carmen Espaillat:

- Comer saludable

- Hacer ejercicio diariamente

- Ejercer más dominio propio

- Ser más amorosa

- Respetar a mis padres

- Ser un mejor empleado

Hoy tenemos buenas noticias para ti. Dios te ama aunque no puedas cumplir todas tus buenas resoluciones.

Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Del Fehsenfeld III: El Espíritu no es un espíritu de condenación. Él no está paralizado. Él no se abruma ni se sorprende. Nuestra relación con él no se basa en nuestro desempeño, sino en la gracia.

Carmen: Este es el tercer programa de una breve serie titulada, «Plan de vitalidad personal».

Antes de continuar, escucha lo que algunas mujeres respondieron cuando les preguntamos sobre sus objetivos para este año 2018.

Mujer 1: Uno de mis planes para el 2018 es invertir más tiempo en la lectura de buenos libros. Eso es algo con lo que tengo que luchar porque mi tiempo está siempre copado y aparte que no sean mis lecturas devocionales y demás es difícil que yo saque un libro para leer literatura cristiana de temas específicos, quiero este año y tengo muchos deseos de que este año sea un año donde yo pueda lograr eso.

Mujer 2: Yo tengo planeado ir a Dallas a la sede Mary Kay.

Mujer 3: Bueno, yo quisiera recuperar muchas cosas en el área espiritual, que he perdido. Cosas que antes tenían prioridad y con el afán de la vida uno va postergando, postergando, postergando...y quiero otra vez ponerme en lo que sí realmente tiene valor. También quiero cada día aprovechar para estar con mis seres queridos y quiero involucrarme más en los ministerios del Señor, dedicarle tiempo. Ver lo que tiene valor y lo que puedo disfrutar que el Señor me ha dado.

Mujer 4: Yo considerando que los días son pocos y el tiempo es muy importante, quiero tratar de llevar una vida un poquito más sencilla cada vez. Quiero enfocarme más en lo más importante y dejar de perder tiempo en las cosas que no tienen tanto valor. Quiero incrementar mi vida de oración...es más un tema de intimidad; eso es lo que quiero tratar de lograr.

Aquí está Nancy para concluir la conversación con Del Fehsenfeld.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Bueno, hemos tenido en estos últimos días, una conversación que creo que es muy importante y oportuna para este tiempo, para ser intencionales en la búsqueda del Señor en cada área de nuestras vidas y nuestro crecimiento espiritual. Me siento muy agradecida de tener a mi amigo Del Fehsenfeld III, para ayudarnos en esta conversación.

Del, muchas gracias por acompañarnos en Aviva Nuestros Corazones una vez más.

Del: Lo he disfrutado mucho, Nancy.

Nancy: Estoy muy agradecida por la forma en que has pulido todo este concepto con nuestro equipo de Aviva Nuestros Corazones y Life Action Ministries, nuestro ministerio sombrilla. Le hemos pedido a todos los integrantes de nuestro equipo que se tomen un tiempo cada año y se escapen; que hagan un alto periódicamente y se conecten con el Señor y le pidan que les dirija en sus pensamientos; que escudriñen su Palabra para hacer una revisión de cómo se encuentran en cada área de su vida, no solo aquellas áreas «espirituales» (que son muy importantes), sino en cada área de su vida: su salud física, su bienestar emocional, las disciplinas espirituales, el área financiera, etc. Y tú nos has ayudado a desarrollar una herramienta de la cual hemos hablado en estos últimos días.

Déjame decirte que si no has visitado el sitio web para ver esta herramienta, te animo a que lo hagas en avivanuestroscorazones.com. Allí encontrarás un archivo PDF que podrás imprimir.

Del, lo que nos has estado recordando es el asunto de que lo importante no es tanto cómo lo hacemos, sino el hacerlo y ser intencionales con nuestra vida espiritual.

Del:  Sí. Tenemos que hacer algo para atender el problema ya que todos estamos demasiado ocupados. La vida se va volando y no quisiéramos llegar al final o a la mitad y darnos cuenta de que las cosas más importantes se nos han ido de las manos. La base de este ejercicio básicamente es que Jesús es sabio. Él siempre está listo para ayudar y para escuchar, pero tenemos que abrirnos y de una forma muy amplia, cavar en esos lugares en donde nos encontramos para que cualquier plan que hagamos con Él, refleje la necesidad que realmente tenemos en los días presentes.

Nancy: Entonces, esta herramienta que llamamos plan de vitalidad personal, a propósito… me gusta ese término...sugiere que no solo estás sobreviviendo sino que estás llena de vitalidad, fructificando, progresando; que somos espiritualmente vitales. Y eso puede ser verdad aun en los años difíciles, años en los que tenemos presiones. Algunos en este año han tenido algunas pérdidas, algunos han estado en angustia o tristeza, en desafíos financieros o físicos.

Pero creo que Cristo desea que nosotros avancemos aún en medio de esas circunstancias y que seamos espiritualmente vibrantes y transformados más como Él. Así que, esta herramienta nos lleva a esas diferentes áreas de nuestras vidas y nos da una forma para reflejarnos, ver cómo vamos y dónde sería necesario hacer cambios que pudiéramos poner en práctica el año entrante.

Del: Nancy, en realidad es un mapa personal para nuestro crecimiento. Y como lo has mencionado, el crecimiento sucede en toda etapa de nuestras vidas, pero la promesa que tenemos es que Jesús estará con nosotros en cada situación.

Entonces, se convierte en una herramienta que nos ayuda a conectarnos significativamente con Jesús y escuchar sus palabras. Él tiene paz y vida para nosotros. Tienes razón, Él está con nosotros aun cuando se torne difícil.

Nancy: Muchas personas lo hacemos en algunas áreas de nuestras vidas. Por ejemplo, en el lugar de trabajo, muchas de nosotras tenemos revisiones regulares, y si no preguntamos nuestro empleador nos pregunta «¿cómo vas?» o nos dice cómo le parece que lo estamos haciendo. Tenemos chequeos médicos. Las personas que se preocupan sobre cómo van a estar en sus finanzas cuando se retiren, hacen una planeación financiera. Tienen profesionales financieros para ayudarles a planear: «Aquí estás, esto es lo que necesitas. Necesitas poner objetivos. Necesitas hacer cálculos para ver cómo lo vas a lograr».

Solo quiero decir que en cada área de tu vida, hay un verdadero valor, no solo que vayas con la corriente dejando que la vida pase, si no que seas intencional en  avanzar.

Del: Sí. Y la ironía está en que ponemos todas las ganas en cosas que no son tan importantes como sí lo son nuestra relación con nuestro cónyuge, con Dios, con nuestros hijos. Esas cosas son las que tienen un impacto para la eternidad. Así que en realidad tiene sentido cuando nos sentamos y pensamos en ello y sacamos un tiempo para no dejarlo pasar.

Creo que el plan de vitalidad es solo una de las maneras sabias de hacerlo. Ha sido probado por personas. Se adapta a tus necesidades. Pero quiero animar a tus oyentes para que tomen esa herramienta como la base y se tomen un tiempo para ver cómo se desenvuelve.

Nancy: Hablando sobre lo que mencionamos ayer, hay preguntas básicas que quieres hacer en estas áreas, esas diferentes áreas relacionadas con la salud física, la pureza moral y el ambiente financiero y laboral. Hay cerca de una docena de estas áreas. Y en cada una de estas, quieres verte reflejada en una serie de preguntas.

Del: Creo que querrías preguntar: «¿Qué está yendo bien en tu vida?» Porque parte de esta revisión es también el celebrar la gracia de Dios en tu vida y el ser agradecidos.

Nancy: Sí. Yo misma he sido muy animada al estar en este ejercicio en los últimos días. Primero inicié un poco desanimada. He estado un poco baja de ánimo con algunas presiones adicionales. Pensé que todo se pondría más negativo, pero fui animada en áreas donde, como yo pensaba en los últimos meses, pude ver a Dios trabajando en mi vida en un área en particular.

Del: Hay un lugar donde registrar la actividad de Dios y darle gracias.

Nancy: Sí.

Del: Te trae confianza para la próxima pregunta: «¿Qué es lo que no va bien? ¿Dónde están las grietas o las brechas?»

Una vez más, solo quiero reiterar que todo cristiano serio tendrá simultáneamente fortalezas y debilidades. Así que no es cuestión de tener una tarjeta de reportes o algo donde te van a evaluar ante Dios. Es más una apertura honesta de nuestro corazón para decir: «Señor, vivimos en la gracia, hemos experimentado la gracia y queremos más de ella». Ese es el corazón del asunto. 

Nancy: Sí, y ¿cómo obtienes la gracia? Cuando te humillas y eres honesto ante Dios.

Del: La humildad y la honestidad hacen que Dios se acerque a nosotros, y eso es lo que todos deseamos más que nada.

Entonces preguntamos: «¿Cuáles son algunos pasos alcanzables? ¿Cuáles son algunas de las cosas que, en la medida en que reflexionamos sobre ellas, le preguntamos a Dios, tal vez mirando su Palabra, revisamos las cosas que sabemos sobre los caminos de Dios, ¿Cuáles serían algunos pasos prácticos que puedo dar para atender estas áreas que salen a la luz al avanzar por esta herramienta?»

Nancy: Creo que la palabra clave aquí es «medibles».

Del: Pasos medibles. Porque lo que queremos lograr aquí es un plan de acción con Jesús. Estas cosas no son tan complicadas. Muchas veces sabemos, cuando pensamos en ello, las cosas que debemos hacer. Es una cuestión de priorizar, hacerlo concreto y decidir que eso tendrá tu energía y atención.

Nancy: Yo conozco un área en particular que salió a relucir cuando yo estaba trabajando en esta semana, es el área de memorización de Ia Escritura, algo que he hecho mucho en el pasado. Pero al trabajar en ello esta semana, me di cuenta de que ha pasado algún tiempo desde que estuve memorizando, lo que después me ayuda a meditar en ella aún más. Así que uno de mis pasos medibles al iniciar este año, será el de la memorización de la Escritura.

Luego, hubo otras áreas relacionadas, digamos a mi salud física, donde he estado ignorando aéreas de dieta y ejercicio. Tú mencionaste ayer acerca de ir al doctor y quisiera que mencionaras otra ilustración porque yo misma he estado descuidando esa área recientemente. Fue un indicativo de que necesito tomar en cuenta esas áreas de mi vida también, porque todo ello se integra y tiene que ver con mi vitalidad en general.

Del: En verdad, debemos reconocer que Jesús se interesa por toda la persona. A Jesús le importa la calidad de mis relaciones. Le interesa mi bienestar físico. Parte de seguir a Jesús es seguirlo bien en mis finanzas. Parte de seguir a Jesús es tener el descanso y la recreación que necesito como ser humano, y asegurarme de tener puntos que se encarguen de cuidar de estos momentos de disfrute.

Así que hay una gama de cosas que esta herramienta cubre que nos ayudan en verdad para ver lo que necesitamos balancear y dónde necesitamos poner la atención.

Nancy: Sé que algunas de nuestras oyentes se sienten como yo, que cuando hablas de pasos con los que tienes que trabajar estas áreas que han sido descuidadas. . . no he terminado de pasar por ahí aún, pero voy a terminar probablemente en veintiséis pasos o algo parecido. Es tan fácil abrumarte y sentir que es demasiado para ti.

Así que, cómo ves todos estos pasos, todas estas necesidades, y cómo recibes todas estas ideas sobre tomar estos pasos... pero veintiséis son demasiados. Tenemos que disminuirlos de alguna forma.

Del: Sí. Son demasiados y la naturaleza de este ejercicio revelará mucha información sobre ti misma, puntos de fortaleza y necesidad. Así que la pregunta es: «¿Qué hacer para que no te paralices?»

Yo veo dos peligros. Uno es el primero que ya mencionamos, que es no hacer nada.

Nancy: Porque entonces, sigues a la deriva.

Del: Así es. Pero el otro peligro que creo que es realmente patente, es que vas a tratar de hacerlo todo.

Pero creo que la sabiduría de esto es que tenemos que priorizar, y el verdadero crecimiento sucede cuando tomamos una o dos cosas y luego nos enfocamos en ello con Jesús por un periodo de tiempo y luego vemos cómo la gracia llega a esas áreas y entonces nos movemos a la que sigue. Y el Espíritu nos puede guiar a través de esto ya que no es un espíritu de condenación. No es un espíritu de parálisis. Él no se abruma ni se sorprende por el dato que vamos a descubrir en este plan de vitalidad.

Nancy: Y Él no nos quiere abrumar a nosotros.

Del: Nuestra relación con Él no se basa en nuestro rendimiento, sino en la gracia. Ese perdón recibido por lo que hemos fallado es realmente un don. Y si nos abrimos en verdadero arrepentimiento, y somos honestos al confesar las cosas que puedan aparecer en este plan de vitalidad, esas cosas no nos definirán como personas.

Entonces, de esta lista, tal vez, de veintiséis cosas, puede haber más para ser honesto. Pero cuando regresamos a dos o tres para decir: «¿Cuáles son las dos o tres cosas en que me debo enfocar por ahora para tenerlas como prioridad? De toda esa lista, ¿Cuáles harían la mayor diferencia como áreas de mayor urgencia para ser atendidas?»

Lo irónico es que al entregarte a la gracia en las áreas de simple obediencia, lo que encuentro es que gano fuerzas sorprendentemente en otras áreas. Podría encontrar que hay otras áreas en esa lista donde de repente me vuelvo más fuerte.

Nancy: Sí, como sube el agua, suben los botes, ¿no es así?

Del: Eso es lo que encontramos al trabajar en esto. Y otra vez, tengo tres o cuatro años de planes de vitalidad frente a mí. Es sorprendente para mí cuando miro hacia atrás y veo cómo, al enfocarme en esas dos o tres cosas, he llegado al punto en donde estoy con un número de cosas para celebrar porque hubo un principio de enfoque.

Nancy: Y algunas de esas cosas se han convertido ahora, como resultado, en hábitos establecidos y ritmos en tu vida.

Del: Eso es lo maravilloso de enfocarte en un periodo de unos tres meses en algo. Porque ese es también el tiempo que se toma para formar un hábito. Así que, empiezas a notar que algunas de estas cosas se convierten en parte del carácter básico de tu vida. Nuestro carácter es básicamente nuestras respuestas habituales hacia la vida. Así que Jesús está en el proceso de transformar nuestro carácter a su imagen. En la medida en que nos entregamos a dos o tres cosas y se desarrolla en nosotros esa semejanza a Cristo, vemos que el carácter de Cristo está disponible para aplicarse en otras áreas que necesitamos.

Nancy:Pareciera que un aspecto importante de esto es, primero, hacerlo ahora, luego, regresar y revisar periódicamente en dónde estás, hasta dónde has llegado y ver cómo vas.

Del: La manera que nos parece mejor en nuestra comunidad es cada tres meses. Este es un tiempo apropiado para enfocarnos por completo en algo y desarrollar un hábito en esa área, un nuevo hábito.

Pero luego, la vida se mueve constantemente a un ritmo tan rápido y las cosas cambian, así que surgen nuevos datos que asimilar. Hay cosas que a veces se fugan por las grietas. Si lo hacemos cada año y luego continuamos haciéndolo cada tres meses, se pueden lograr los ajustes.

Nancy, lo que yo hago es que tomo esas dos o tres cosas que han surgido del proceso del plan de vitalidad y luego las pongo en mi Biblia o algún lugar donde tengo mi conexión con Dios o mi devocional. Es algo que puedo tener frente a mí. Tal vez lo puedes poner en el tablero del auto para orar por ello.

Nancy: Para que lo puedas recordar constantemente.

Del: Así es, porque si no tenemos estas cosas frente a nosotros, el valor y la dirección que has ganado, se fugan.

Nancy: Ahora, otra cosa que has enfatizado y que pienso que es de mucha ayuda, es no hacerlo en  aislamiento sino en compañerismo con otras personas. ¿Cómo funciona eso?

Del: Añadimos una pregunta al plan que no estaba en el anterior cuando lo iniciamos hace tres años. Estoy en el proceso de ver qué tanto creo en la sabiduría de esto. La pregunta es: «¿Quién está hablando a mi vida en dicha área?»

Muchas veces en las áreas donde encuentro debilidad, la respuesta honesta a ello es: «Nadie. Nadie ni siquiera lo sabe».

Una de las razones por las que no estoy bien es porque no soy competente. Podría ser mi trasfondo o solo…

Nancy: Por ejemplo, digamos que tus finanzas son un desastre; estás endeudado hasta el cuello. Y sabes que es un área de debilidad y necesidad pero no sabes qué hacer al respecto.

Del: Correcto. Y has estado haciendo esto por años y llevas un seguimiento en el cual puedes confiar. Yo no soy muy bueno en esto. Lo he arruinado en varias formas.

Un medio práctico de la gracia, creo que una de las formas que Jesús quiere venir a ti es en forma de otra persona, otro creyente que lo ama. No significa que sean perfectos. No significa que sean mejores que tú. Pero sí significa que, tal vez en esta área de las finanzas, ellos han encontrado la sabiduría, la gracia del Señor y lo pueden compartir contigo.

No te puedo decir cuántas veces aceleramos nuestro crecimiento y madurez aprovechando el hecho de que la gracia se manifiesta en las relaciones. No todos tenemos todas las respuestas a los problemas, pero en la congregación de la fe, o en el compañerismo de nuestros hermanos que tienen a Cristo, hay personas que tienen fortalezas y debilidades diferentes para cada propósito. Creo que creamos una interdependencia.

Tenemos que practicar disciplinas que nos hagan reconocer nuestra vulnerabilidad, para poder decir: «Tengo esta necesidad». Si se tiene una necesidad en algún área, tal vez se puede decir: «No me está yendo muy bien». Tal vez siendo más abiertos en esa área y permitiendo que alguien que sigue a Cristo nos hable.

Nancy: Y no solo alguien que tenga el consejo, sino tal vez alguien dispuesto a orar por ti, alguien a quien podrás rendir cuentas.

¡Sí! ¡Qué gran cosa es usar esta herramienta! Al trabajar en ello, ahora quiero sentarme con esa persona, con tal vez esas dos o tres áreas y decir: «Estas son las cosas que Dios me ha mostrado o que me ha ayudado a identificar al caminar por aquí. Pero yo sé que si me quedo sola, probablemente caeré en estas áreas. «Necesito ayuda para salir de estas cosas. Orarás por mí?»

Creo que aun diciéndole a alguien más algunas veces: «Estas son las áreas en las que he sido negligente o mis indicadores no están bien», quizás solo expresarlo con palabras a alguien más, nos pondrá en un lugar en el que recibamos más de la gracia de Dios.

Carmen:Nancy y Del regresarán con nosotras en un momento.

¿Por qué cosas alabas a Dios hoy? ¿Qué cosas ya ha hecho Él en tu vida, por las que puedes agradecerle? Espero que pensar en la respuesta a esas preguntas te anime a buscar la gracia de Dios para el presente.

Hemos escuchado que tanto no hacer nada, como tratar de hacerlo todo, son los dos peligros que enfrentamos al evaluar las diferentes áreas de nuestras vidas. Pero también escuchamos que priorizar es lo que nos ayudará a no abrumarnos, a buscar la gracia de Dios día a día y crecer a la imagen de Cristo.

Si no lo has hecho ya, descarga el recurso gratuito, «Plan de vitalidad personal» a través de nuestra página, AvivaNuestrosCorazones.com. Este es el PDF del que Nancy y Del han estado hablando a lo largo de esta serie. Descarga tu PDF y hazlo junto a un grupo de hermanas, y anímense unas a otras.

Nancy DeMoss de Wolgemuth y Del Fehsenfeld están de regreso con nosotras para concluir la conversación que hemos estado escuchando en esta serie titulada, «Plan de vitalidad personal».

Del: De lo que estamos hablando aquí Nancy, es de los senderos de gracia o los medios de gracia. Así que Dios tiene todo el poder para proveernos los recursos pero él quiere que accedamos a ellos obedeciendo a su Palabra. Una de las cosas que Él dice, es que cuando confesamos nuestros pecados y oramos los unos por otros, nosotros somos sanados.

Nancy: Sí, Santiago capítulo 5.

Del: Ese es un mandamiento en la Escritura. Lo hemos visto una y otra vez, que muchas veces cuando no prosperamos en algo, es porque no hemos sido abiertos a los recursos que Cristo nos provee a través de su Palabra y de su pueblo.

Nancy: Y como resultado, aun nuestras iglesias muchas veces…Un pastor en la Universidad decía que la iglesia promedio era como una bolsa de canicas sonando unas contra otras pero sin penetrar en las vidas uno del otro. El pastor Ray Ortlund solía decirnos: «Debemos ser más como una bolsa de uvas que son exprimidas en las vidas de los demás, y que como resultado producen algo fructífero y nutritivo».

Yo creo que es verdad. Esta es un área donde podemos decirnos a otros, y puedes no decirlo a mucha gente, sino a esa persona que conoces. Alguien que confía en el Señor, «Aquí es donde me encuentro en mi caminar. Aquí está mi plan personal de vitalidad. ¿Te podrías unir en oración conmigo, y quizás podamos hacerlo la una a la otra, que Dios me ayude en estas áreas? ¿Me harías  preguntas periódicamente y quizás chequear la una con la otra?»

No tienes que sentarte por horas porque eso podría tornarse abrumador, pero al tener contacto entre ustedes, pregúntense: «¿Cómo te va en estas áreas?» creo que eso nos ayudará a iniciar un nuevo año con una esperanza mayor de que al final del año será diferente de como lo fue al comienzo.

Del: Recuerdo hace cerca de quince años cuando empezaba a caminar en Cristo, no estaba muy conectado. No tenía muchos amigos cristianos. Solo comencé a ir a la iglesia. No tenía muchas amistades espirituales disponibles para mí, pero estaba iniciando mi proceso de crecimiento, y supe que era necesario que hubiera la intención en mí. Yo sabía que las cosas no iban bien. Hubo algunas áreas de mayor necesidad.

Recuerdo que llamé a la iglesia y dije: «El Señor está trabajando en mi vida. Estoy emocionado. De verdad quiero conocer la vida de Jesús, pero no estoy muy seguro de cómo hacerlo. ¿Habrá alguien que me diga cómo hacerlo?»

Esa fue una de las llamadas más torpes que he hecho, yo estaba asustado.

Nancy: Probablemente no como las otras que hayan recibido ese día.

Del: Pero abrió una conversación con alguien que me recomendó a otras personas en la iglesia quienes conocían a Jesús mejor y algunos de ellos ahora son mis mejores amigos.

Cuando miro hacia atrás, solo le doy gracias a Dios por la forma en que me ayudó en un tiempo muy vulnerable. Algunas oyentes podrán decir: «Bueno, yo no recibo mucho aliento en lo espiritual».

Hay maneras, si en verdad estás orando y buscándole. Te puedes topar con alguna gente mala, que no te quiera ayudar en el camino, pero si en verdad lo intentas, existen personas que puedes encontrar y te ayudarán.

Nancy: Bueno, queremos animar a todas nuestras oyentes para que hagan uso de esta herramienta personal de vitalidad. Puedes ir a avivanuestroscorazones.com, allí encontrarás un archivo PDF. Lo puedes imprimir, usar y adaptar o hacerlo de la manera que funcione para ti, pero haz algo intencional sobre a dónde quieres dirigirte en cada área de tu crecimiento  espiritual y volverte más como Jesús en este año que comienza.

Hazlo en comunión con otras. Pídele al Señor que lo haga posible, que te una con alguien con quien tengas un espíritu afín, y alguien que esté experimentando lo mismo en esa o esas áreas y que se ayuden en su crecimiento.

Creo que es justo recordarles que esto no se trata de llenar un formulario. Ni de llenar una tarjeta de reportes o de ser más espiritual si obtenemos un acierto. Esto se trata de acercarnos más a Jesús.

Del: Se trata de mirarlo a Él, Nancy, porque todos conocemos la fatiga que representa el tratar de ganarnos nuestra imagen ante Dios a través de nuestras propias fuerzas. La vida cristiana de principio a fin es de dádiva, es de gracia. Es de presencia de Dios. Quiero dejar a las oyentes con esa idea, de que esta es una herramienta en la que traemos todo lo que somos para Jesús. Jesús es quien tiene todas las respuestas, y por consiguiente, la gracia y la sanidad que necesitamos.

Nancy:  Amén. Creo firmemente que siempre que seamos intencionales acerca de este ejercicio, y miremos atrás después de un año y digamos: «Wow. ¡Sí que he crecido! Conozco mejor a Jesús. Ahora soy más como Él».

Y aun así habrá otras áreas adicionales en que necesitamos crecer, pero no seguiremos a la deriva. Seremos intencionales en seguir a Cristo. Eso significa tener vitalidad espiritual.

Muchas gracias, Del, por traernos este tema de conversación. Estoy segura de que será muy fructífero en las vidas de muchas mujeres.

Del: Gracias a ti, Nancy.

Carmen: Esta es Nancy DeMoss de Wolgemuth hablando con Del Fehsenfeld. Ellos te han estado llamando a una vida fructífera y abundante en Cristo.

Para escuchar nuevamente este programa o los anteriores en esta breve serie, visítanos en AvivaNuestrosCorazones.com. Esta es solo una de las maneras en las que puedes tener acceso a estos programas. Si eres de las que revisa diariamente su correo electrónico, puedes recibir un acceso al programa de hoy  en tu buzón de entrada, a través de, «Conexión diaria». Solo suscríbete a través de nuestra página web. Y si eres de las que prefiere las aplicaciones, simplemente instala la aplicación, «Aviva Nuestros Corazones».

Y ahora que empezamos un año nuevo, no sé si tienes un plan de lectura de la Biblia que te ayude a saber por dónde empezar o a crear el hábito de leerla a diario. Si no tienes uno, visítanos en AvivaNuestrosCorazones.com y busca las opciones de planes de lectura que tenemos para ti.

Un recurso muy especial que creo que te será de gran bendición para acompañar tu lectura diaria de la Palabra, es el libro, «Devocionales para mujeres: Lecturas diarias para ti». Adquiere tu copia digital por tu donación de cualquier monto. Puedes hacer tu donación a través de nuestra página web o, si vives en EEUU o Canadá, llamando al 1-800-569-5959. Asegúrate de especificar que tu aporte es para el ministerio de alcance hispano.

Nancy: Esperamos que estos programas hayan sido de provecho espiritual para ti. Este ha sido nuestro deseo y la carga de nuestro corazón: ayudar a las mujeres a vivir para la gloria de Dios, alcanzando libertad, plenitud y abundancia en Cristo.

Oramos que hayas sido recipiente de la gracia de Dios de esa forma. Y si el programa te ha beneficiado…¿nos enviarías una nota para dejarnos saber la forma como te ha ayudado a crecer en tu caminar diario con Dios?

Carmen: Para dejarnos saber de ti, deja tu comentario en AvivaNuestrosCorazones.com, al final de la transcripción del programa de hoy. Nos encanta escuchar acerca de la obra de Dios en tu vida.

La primera vez que se transmitió esta serie, algunas oyentes compartieron con nosotras lo siguiente,

«Gracias por este gran recurso, espero que pueda ser efectivo en mi vida y en la de las personas con quienes pretendo compartirlo. Agradezco a Dios por lo que Él ha hecho este año en mi vida, he aprendido a conocerle más y a rendirme a Su voluntad. Gran parte de mi logro de este año lo debo a los mensajes que encontré con ustedes, Aviva Nuestros Corazones ha sido un manantial de vida para mi corazón, cada día que escucho el programa y leo los blogs, Dios tiene algo para decirme. Gracias por ser mujeres que se dejan usar por Dios, oro por ustedes para que sean animadas en todo tiempo por nuestro amado Dios, les mando un abrazo con todo el amor y gratitud que siento hacia ustedes».

Otra nos escribió,

«¡Cuánta bendición y cuánta expectación de iniciar el camino de este nuevo año buscando la Gracia de Dios en cada área de mi vida, orientarme a Jesús, ver sus prioridades para mí, crecer y ser intencional en glorificarle! ¡Gracias por compartir este plan sabio que será de gran bendición a nuestras vidas! Sean bendecidas en este nuevo año y que Dios sea proveyendo y ensanchando este ministerio para un avivamiento en la vida de todas las mujeres en el mundo. ¡Gracias Aviva Nuestros Corazones

Gracias hermanas por escribirnos. Es nuestra oración que Dios las use en sus iglesias locales y puedan ser de edificación para los que las rodean. Es de mucho gozo para nosotras escuchar cómo los programas y recursos les bendicen y animan a buscar a Dios.

Bien, hoy concluimos la serie, «Plan de vitalidad personal». Y si notaste algunas cosas que deben mejorar en el área de servicio o en el área de relaciones, mañana abordaremos un tema que de seguro te interesará. Aprenderemos a cultivar un corazón hospitalario. Adquiere ideas prácticas acerca de cómo abrir tu casa y corazón, y de cómo hacer de la hospitalidad un estilo de vida.

Te esperamos aquí en  Aviva Nuestros Corazones.

Comenzando un año nuevo juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Acerca de los orador

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a …

Lee más

Únete a la conversación