Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Carmen Espaillat: Con nosotras Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy Leigh DeMoss: Que seas ama de casa y tengas autocontrol ya sea que lo hagas o no, no te afecta tan solo a ti y no tan solo afecta a tu familia aunque ciertamente les afecta a ellos, todo esto afecta a muchas personas, no tan solo afecta como ellos te ven, sino que afecta como ven a Jesús. Cuando nosotras las cristianas decimos que seguimos a Cristo y creemos en la Biblia, pero no vivimos las implicaciones de la Palabra de Dios, entonces hacemos que la Palabra de Dios sea deshonrada.

Carmen: Esto es Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Por varias semanas Nancy nos ha estado ayudando a encontrar tesoros en el pasaje de Tito 2:1-5. Está lleno de sabiduría práctica para la mujer. De hecho, es asombroso que este estudio completo se haya originado en tan solo cinco versos.

¿Sabías que las personas que interactúan contigo en el día a día se dan cuenta si realmente estás permitiendo que Escrituras como éstas influyan en tus decisiones diarias? Nancy está aquí con nosotras para explicarnos.

Nancy: Recibí un correo electrónico de una de nuestras radioescuchas. Déjenme compartirlo con ustedes. Esta señora dijo:

“Soy muy indisciplinada al igual que mis hijos. Sé lo que debo hacer, pero no lo hago. Cuando era joven los quehaceres del hogar y la crianza de los hijos eran tan degradantes que pasé mucho tiempo tratando de librarme de ello. Me aterraba estar atrapada. Dios me ha estado mostrando que en realidad es un problema de autoridad. No quiero que nada me controle.”

Luego podrán imaginarse las implicaciones y ramificaciones de este tipo de vida. Ella continúa diciendo:

“No he orado por la salvación de mi esposo, porque entonces él estaría atento a mis fallos de comportamiento y en amor querría que yo mejorara. Si en casa mi esposo fuera cristiano, no podría esconderle mi desobediencia ante Dios. Soy lo suficientemente buena para aparentar ser buena ante el mundo.”

Me pregunté, si éste sería el caso de muchas mujeres. Ante la vista del mundo son buenas, pero su verdadera imagen es la que tienen en su hogar, ante su familia.

Ella sigue diciendo,

“Puedo levantarme y esforzarme para los demás, pero no para mi familia. No me he sometido a Dios, al hecho de que me ha hecho madre con responsabilidades ante mi esposo e hijos. Esta situación no contribuye para que Cristo sea atractivo para él y los demás . El tipo de cristiana que soy no ha cambiado mi forma de vida lo suficiente para atraer a mi esposo o ninguna otra persona. En el transcurso de 10 años no he tenido hijos espirituales.”

Bueno lo que esta señora ha compartido es justo lo que vamos a estudiar en la última frase de Tito capítulo 2 versículo 5. Vamos a leer el pasaje comenzando con el versículo 1, donde Pablo le dijo a Tito: “Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina”.

Si seguimos al versículo 3 dice: “Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta: no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, que enseñen lo bueno, que enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, [¿por qué?] para que la palabra de Dios no sea blasfemada”.

Esta señora confesó, “El tipo de cristiana que soy no ha hecho que Cristo sea atractivo para mi esposo o cualquier otra persona”.

Así que déjenme preguntarles: ¿Por qué? ¿Por qué pasar ocho o nueve semanas en este pasaje, en estos pocos versículos? ¿Realmente son tan importantes? ¿De verdad importa? ¿Por qué las mujeres tienen que aprender y practicar todas estas cosas de las cuales hemos estado hablando? ¿Qué es lo que realmente está en juego?

Como hemos dicho, en Tito capítulo 2 vemos que Dios da instrucciones a creyentes que se encuentran en diferentes etapas de la vida. Vemos hombres, mujeres, personas jóvenes o mayores de edad, personas en diferentes estadios de la vida. En cada caso lo que el apóstol está dejando entender es: “Así debe lucir el Evangelio en ti en esta etapa de tu vida”.

Luego en los primeros 10 versículos de Tito capítulo 2, al hablarle a estas personas en los diferentes estadios de sus vidas, les menciona tres cláusulas con propósito. Acabamos de leer la primera de ellas. Después de describir cómo deben ser las mujeres tanto las ancianas como las más jóvenes—cómo debe ser su carácter, cómo deben ser sus vidas y sus relaciones; ¿cuál es la cláusula con propósito? “Para que la Palabra de Dios no sea blasfemada”.

En el versículo 8, vemos la segunda cláusula con propósito. Pablo le dice a Tito, comenzando en el versículo 7: “Muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad, con palabra sana e irreprochable”—¿por qué?—, “a fin de que el adversario se avergüence al no tener nada malo que decir de nosotros”.

Ese es el propósito: que aquellos que rechazan la Palabra de Dios o la verdad de la Palabra de Dios no te puedan señalar y obtengan municiones para rechazar a Cristo.

Luego si vemos en los versículos 9-10: “Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos en todo, que sean complacientes, no contradiciendo, no defraudando, sino mostrando toda buena fe”—¿Por qué?—“para que adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador en todo respeto”.

Están supuestos a hacer que el Evangelio sea creíble. Y a medida que vivimos el Evangelio en las diferentes etapas de nuestras vidas, lo mismo se espera de nosotros.

Hay dos pasajes similares en el libro a 1ra de Timoteo—primero en el capítulo 5, versículo 14. Pablo dice: “Por tanto, quiero que las viudas más jóvenes se casen, que tengan hijos, que cuiden su casa”. Esto es lo que el Evangelio hace por una mujer en esa etapa de su vida. ¿Por qué? Para no darle “al adversario ocasión de reproche”.

Y luego en 1ra a Timoteo capítulo 6, versículo 1 dice: “Todos los que están bajo yugo como esclavos, consideren a sus propios amos como dignos de todo honor”. De esta manera debes vivir el Evangelio como empleado. ¿Por qué? “Para que el nombre de Dios y nuestra doctrina no sean blasfemados”.

Ahora, pienso que lo que estamos viendo en estos pasajes es que mientras vivimos el Evangelio y sus implicaciones, hay mucho más en juego, que nuestras vidas individuales. En Romanos capítulo 14 Pablo dice: “Porque ninguno de nosotros vive para sí mismo, y ninguno muere para sí mismo”.

Nuestras vidas tienen el efecto de las ondas en el agua. Así que ya sea que ames a tu esposo o no, ames a tus hijos, seas pura y sumisa con tu esposo, seas ama de casa y tienes auto control—ya sea que lo hagas o no, no te afecta tan solo a ti. Y no tan solo afecta a tu familia aunque ciertamente les afecta a ellos.

Todo esto afecta a muchas personas. No tan solo afecta como ellos te ven, sino que afecta como ven a Jesús. Afecta el entendimiento que ellos tienen del Evangelio y su disposición para recibirlo .

De vuelta a Tito 2:5: “Para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” Esa palabra blasfemada en el griego es blasphemeo. ¿Les resulta familiar? Es la palabra de la cual se deriva la palabra blasfemia. Y significa justamente esto—blasfemar, difamar, deshonrar o “hablar mal de”.

Un comentarista dijo: “Significa que la Palabra de Dios no sufra un escándalo.” Por esa razón estamos supuestas a vivir de esa manera; para que la Palabra de Dios no sea objeto de un escándalo. Este es el propósito de vivir vidas piadosas; para asegurarnos que nadie pueda reprochar la Palabra de Dios.

Cuando nosotras las cristianas decimos que seguimos a Cristo y que creemos en la Biblia, pero no vivimos de acuerdo a las implicaciones de la Palabra de Dios, entonces hacemos que la Palabra de Dios sea deshonrada. Este concepto lo leímos en Romanos capítulo 2, en el versículo 24 donde Pablo dice: “Porque EL NOMBRE DE DIOS ES BLASFEMADO ENTRE LOS GENTILES”—es decir, los no creyentes—“POR CAUSA DE VOSOTROS, tal como está escrito” por causa de los creyentes.

Ahora, ¿qué fue lo que hicieron que causó que el nombre de Dios fuese blasfemado entre los no creyentes? Si leen el párrafo completo en Romanos capítulo 2, comenzando en el versículo 17, se darán cuenta que fueron unos hipócritas. Ellos profesaban saber una cosa—hasta lo enseñaban a los demás—pero no vivían de acuerdo ello.

¿De qué manera afecta esto lo que los demás opinan de las Escrituras? Es una deshonra. Causa que la Palabra de Dios sea blasfemada. Pablo decía en Filipenses 2:15 que debemos ser “irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo”.

Nuestras vidas están supuestas a ser un foco que alumbre las glorias, las excelencias de Cristo y de Su Evangelio. Por eso es tan importante que ames a tu esposo, que ames a tus hijos, que tengas dominio propio, que seas pura, y una persona que guarda su hogar.

Por eso es tan importante que vivas de acuerdo al Evangelio, no tan solo cuando te encuentres en el estudio bíblico y en la iglesia, sino dentro de las cuatro paredes de tu hogar—porque es así que los demás verán al Evangelio haciéndose realidad a través de tu vida.

Si no vives de esa manera puedes causar que tus amigos rechacen la Palabra de Dios, puedes ocasionar que tus colegas de trabajo, tus vecinos o los miembros de la iglesia deshonren la Palabra de Dios y rechacen la verdad.

Pero creo quizás, que el impacto más trágico que puede ocurrir si tu vida no está de acuerdo a la Palabra de Dios—como joven o mujer madura— puede darse entre las cuatro paredes de tu hogar. El impacto más trágico puede ser en tu propia familia, en tus hijos.

Damas, esto es algo serio... Ya me han escuchado hablar de esto antes, pero es algo sumamente serio para mí que los jóvenes están abandonando nuestros hogares cristianos en manadas después de haber crecido en nuestros grupos de jóvenes y escuelas cristianas—ya fuera públicas o en casa. Están abandonando la secundaria, abandonando la fe, abandonando a Cristo en grandes porcentajes. ¿Y por qué está sucediendo esto?

Podemos decir que una de las razones es por todos los hipócritas en la iglesia. Podemos decir que es por la cultura. Pero quiero decirles, que creo que en muchos casos es porque no han visto a sus padres vivir de acuerdo a la Palabra de Dios.

No puedes obligar a tu esposo a vivir de acuerdo a la Palabra, pero tú sí puedes vivir de acuerdo a ella. La implicación, el impacto que puede tener en tu esposo, ya sea que sea creyente o no, es enorme.

Muchos de ustedes ya han escuchado de mi amiga de muchos años Kim Wagner. Ella es la esposa de un pastor y ha participado con nosotros en el ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Incluso ha participado en el programa varias veces después de algunas sesiones, en la parte cuando al final de cada serie nos reunimos en conversaciones de sobremesa. La han escuchado en esta serie de Tito 2.

Ella ha sido muy abierta y honesta al compartir conmigo el impacto que tuvo en su matrimonio el hecho de que no estaba viviendo de acuerdo al rol que Dios tiene para la mujer. Hace algunos años escribió su historia para mí. Y me acordé de ella en medio de esta serie, y le dije: “¿Kim me darías la libertad para compartir esto?”

Así que con el permiso de Kim y de su esposo, deseo compartir esta historia porque ilustra muy bien lo que hemos estado hablando. Ella dice:

“El diccionario que está en mi escritorio tiene como segunda definición para arpía, 'una mujer con un temperamento violento, que se queja y regaña'.

No conozco ninguna mujer que se describa a sí misma como una arpía. Ciertamente no me gustaría ser introducida como: ‘Esta es mi esposa Kim. Ella es una arpía'. Pero la realidad era que debajo de mis sonrisas y mi buen comportamiento había una mujer regañona; una arpía al asecho.

Lo único que impedía que abandonara a mi esposo era mi compromiso con Cristo. Habíamos estado casados por casi 15 años, y mucho de ese tiempo había estado lleno de dolor y desesperanza. Continuamente mis pensamientos estaban centrados en: 'Si tan solo mi esposo pudiera cambiar'.

Cuando LeRoy y yo nos conocimos en la universidad, él era un hombre muy agradable y extrovertido. Él tenía ese tipo de personalidad carismática que atraía a las personas, y tenía la habilidad increíble de comunicarse fácilmente con cualquier tipo de persona.

Pero mi esposo había cambiado a través de los años. Tenía que hacer un esfuerzo muy grande para llevar una conversación con alguien, para estar alrededor de personas, e incluso para levantarse de la cama en las mañanas. Parecía estar resentido conmigo. No se manifestaba con explosiones de ira. Sino que era una frialdad profunda que terminó convirtiéndose en una depresión distante y oscura.

Actuaba como un hombre totalmente derrotado, y no podía entender cuál era su problema. Nuestras conversaciones eran frágiles y breves. Ya no respetaba a mi esposo. De hecho ni siquiera me agradaba.

Me mantenía orando para que saliera de la depresión, pensando: 'Si tan solo se arreglara con Dios podríamos tener un matrimonio feliz'. Aunque enseñaba un estudio bíblico semanal para mujeres, discípulaba damas en nuestra iglesia, y nunca dejaba mi tiempo devocional con Dios, mi corazón estaba endurecido, y yo creo que en realidad odiaba a mi marido.

Nunca me propuse ser una arpía. Yo amaba a Dios. Yo amaba a mi esposo. Yo tan solo quería que fuera el tipo de hombre que pensaba que debía ser. Les enseñaba a las mujeres que debemos someternos al liderazgo de nuestros esposos y que habíamos sido creadas para ser sus ayudas. ¡Y de qué manera estaba determinada a ayudar a mi esposo!

Siendo una esposa joven, no me daba cuenta que cada vez que cuestionaba sus decisiones, estaba socavando su masculinidad.”

Creo que lo que Kim está diciendo es probablemente cierto para muchos matrimonios. Ella dice:

Estaba erosionando su confianza para liderar. Estaba desgarrando su corazón de hombre. Pero lo peor de todo esto, es que estaba peligrosamente cerca de la advertencia de Tito 2:4-5.

Donde las esposas son llamadas a amar a sus esposos para que la Palabra de Dios no sea blasfemada. La palabra deshonrada es traducida como blasfemada en la versión de la Biblia de las Américas. Qué acusación tan terrible; blasfemar la Palabra de Dios. Y no obstante, eso es lo que estaba haciendo.

De la boca para afuera hablaba de la verdad de la Escritura diciendo que mi esposo debía ser honrado y respetado como el líder espiritual y cabeza de nuestro hogar. Pero en la práctica, estaba determinada a ser el cuello que lo guiara a hacer las cosas como yo quería que sucedieran.

Mis motivaciones eran buenas; yo siempre estaba enfocada en el desarrollo y el crecimiento espiritual. Pero yo era la que estaba en la posición de líder, no mi esposo.

Necesitaba retirarme a pensar, necesitaba correr y esconderme un rato. Así que le dije a LeRoy que iría a una cabaña a trabajar en un estudio bíblico para las damas de nuestra iglesia. Estoy tan agradecida de que en su misericordia Dios me salvó de mí misma.

Mientras me acomodé en la soledad de la cabaña y abrí mi Biblia, me di cuenta de un pequeño folleto que estaba guardado en la solapa de atrás. El pequeño libro tenía el título de 'El retrato bíblico de la mujer' por Nancy Leigh DeMoss.

Abrí el folleto con curiosidad e inmediatamente el Espíritu Santo empezó a usar las citas de las Escrituras y las preguntas diagnósticas para examinar mi propio corazón. Me abrió los ojos e hizo ver mi espíritu obstinado y mis actitudes orgullosas.

Me permitió ver que le estaba faltando el respeto a mi esposo por el tono de voz, por mis comentarios críticos y hasta mis expresiones faciales. Discutí con Dios durante las primeras horas de este doloroso proceso. Le saqué en cara todos los años de dolor por la falta de comunicación, la frialdad, la distancia y los días de oscura depresión: “Si nuestro matrimonio está sufriendo entonces es su culpa. Como líder espiritual, él era el responsable”.

Tito 2:4-5 dice que “enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos... Sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” El Padre me traía esto a la memoria una y otra vez. Tuve que admitir que estaba blasfemando la Palabra de Dios por la manera en que me estaba conduciéndome como esposa.

Dios me tuvo que quebrantar. Las profundidades de mi corazón pecaminoso fueron holladas antes de yo darme cuenta y enfrentar que mi esposo no era el problema sino que yo lo era. Yo era el problema.

Tuve que rendir completamente el control de mi esposo, de mi matrimonio y de mis deseos al Padre. Yo no era la responsable de arreglar a mi marido, pero sí era responsable de mi propio corazón.

Cuando regresé a la casa, solicité una reunión familiar. Me senté con mi esposo y mis hijos y les confesé que había vivido en desobediencia a la Palabra de Dios al no honrar a su padre y no caminar en sumisión a su liderazgo.

Les pedí perdón e hice el compromiso con ellos y con Dios de que me sometería a la autoridad de Su Palabra honrando a mi esposo. Ese fue el punto decisivo de mi vida.

Las cosas no mejoraron de repente. La batalla contra mi carne pecaminosa ha sido larga. Pero a medida que he madurado en el Señor y he entrado en niveles más profundos de sumisión, Él ha empezado a remplazar el espíritu duro con ternura, el corazón orgulloso con uno contrito y quebrantado, una actitud de que todo lo sé por una actitud enseñable.

Eventualmente mi esposo empezó a sentirse lo suficientemente seguro para abrirse y confiarme que por años se había sentido intimidado por mí e incluso hasta temeroso de mí. Su depresión era en gran manera el resultado de una crisis de fe al no poder reconciliar la pregunta del poder de Dios para transformar.

Verán, mi esposo me veía empezar fielmente cada día orando de rodillas, estudiando diligentemente la Palabra. Y aún así era un terror vivir conmigo.”

Ahora bien, antes de que empiecen a pensar es tan solo Kim, en realidad no es tan solo Kim. ¿En cuántos hogares y cuántas veces se puede decir lo mismo? ¿Cuántos esposos e hijos están pensando: “Sí, todos los demás piensan que ella es tan espiritual; pero es porque ellos no viven con ella.”?

Ahora, yo sé que puede ocurrir lo contrario. Pero en Aviva Nuestros Corazones no le predicamos a los esposos. Tan solo le pedimos a Dios que examine nuestros corazones como mujeres. Kim sigue diciendo:

“Mi esposo luchaba con la interrogante de cómo la Palabra de Dios podía ser tan inefectiva en transformar mi carácter. Luchaba con el hecho de que parecía que Dios no escuchaba sus oraciones, pidiendo que ocurriera un milagro en nuestro matrimonio.

Él empezó a preguntarse si Dios lo escuchaba o le importaba. La fuerza más destructiva que se opone al poder del Evangelio es el testimonio de una vida que no ha sido transformada.

Yo era una creyente. Amaba profundamente al Señor y tenía el deseo de glorificarlo con mi vida, pero era una esposa rebelde y cruel. Mi comportamiento hizo que mi esposo luchara con su fe en el poder del Evangelio para transformar una vida. Esto es lo que significa blasfemar la Palabra de Dios y esto es lo que estaba haciendo.”

Pero Dios ha transformado la vida de Kim y hecho muchas cosas en su vida, en la vida de LeRoy y en su matrimonio. Los está usando hoy de una manera hermosa y poderosa, tocando la vida de los demás. Ella dice:

Mi gozo más grande ha sido ver a Dios contestarle tantas oraciones a mi esposo en el matrimonio, en Su tiempo y sin mi ayuda. Mi esposo ya no es frío y distante. Se sonríe, y reímos mucho juntos.

Me siento tan agradecida cuando comparte conmigo que ve una diferencia en mí. Pero más que nada estoy agradecida de que puede ver el poder del Evangelio en acción en mi vida a medida que Dios continúa santificándome por Su misericordia.”

Un filósofo alemán del siglo XIX dijo: “Muéstrame tu vida redimida y puede ser que me incline a creer en tu Redentor.”

Mujeres, esposas, madres muéstrenme sus vidas redimidas y sus hijos, sus esposo, sus vecinos, sus amigos, los compañeros del trabajo y la gente de la iglesia pueden inclinarse a creer en su Redentor.

No es suficiente escuchar esta historia y decir: “Eso es grandioso lo que Dios hizo en el corazón y la vida de Kim”. Sé que estoy conversando con mujeres que se encuentran en una situación muy similar a la que se encontraba Kim hace 15 años en su matrimonio. Y sé que estoy mirando a los ojos y hablando a los oídos y corazones de mujeres que necesitan arrepentirse como lo hizo Kim en esa cabaña hace años.

No necesitas irte a una cabaña. Si Dios está hablando a tu corazón ahora mismo, puedes doblar tus rodillas, doblegar tu voluntad y confesar: “Sí Señor, he sido una esposa cruel y rebelde”.

Quizás no eres una mujer gritona. Quizás aquellos que solo ven tu exterior no puedan decir: “Oh ella es una mujer con un mal temperamento; una arpía”. Y quizás no te comportas como una en tu hogar. Puede que sea de forma sutil, pero estás socavando la masculinidad de tu esposo, siendo irrespetuosa, tomando las riendas y retando su liderazgo en las diferentes maneras que lo podemos hacer con nuestras personalidades.

No sé lo que Dios ha estado hablando a tu corazón, pero le pedimos a Dios que hablara hoy y creo que lo está haciendo.

● Lo que sea que Dios te esté diciendo, tan solo ponte de acuerdo con Él y dile: “Sí Señor”.

● Si es necesario vuelve a tu esposo, a tus hijos y quizás a otros que hayan sido expuestos al hecho de que no has estado viviendo de acuerdo al Evangelio o la verdadera feminidad como una mujer de Tito 2. Diles: “He deshonrado la Palabra de Dios y Su verdad.” Sé específica en cuanto a lo que Dios te ha convencido.

● Luego pídeles que te perdonen.

● Pídele a Dios por el poder del Espíritu Santo para que empiece a remodelar tu vida. No intentes hacerlo tú misma porque serán solo obras y justicia propia.

Pídele al Espíritu Santo que empiece a transformarte con Su Palabra de adentro hacia afuera y que te convierta en ese tipo de mujer que verdaderamente reverencia, ama y se somete a Dios y a su esposo. Entonces empezarás a ver la Palabra de Dios honrada, respetada y reverenciada por aquellos que vean tu vida transformada.

Muéstrenme sus vidas redimidas y puedo sentirme inclinada a creer en su Redentor.

Carmen: ¿Estás mostrando una vida transformada hoy? Nancy Leigh DeMoss compartió este recordatorio importante que forma parte de la serie El hermoso diseño de Dios para la mujer.

Nancy mencionó el recurso Un retrato bíblico de la mujer. Este ofrece un buen vistazo de lo que significa ser una verdadera mujer de Dios. El poder leerlo y permitirle a Dios que guíe tus pensamientos sería un buen seguimiento para el programa de hoy. Puedes obtener este recurso visitando www.AvivaNuestrosCorazones.com.

¿Cómo piensas pasar tus años de retiro? Ya sea que falte mucho o poco, es una pregunta interesante que revelará algunas de las prioridades de tu corazón. Nancy les ayudará a pensarlo mañana en Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Acerca de los oradores

Únete a la conversación