Podcast Aviva Nuestros Corazones

Cultura, carrera y compromiso

Recursos del Episodio

 

Carmen Espaillat: ¿Deberías confrontar a alguien en tu iglesia por aceptar la falsa doctrina? No suena muy amoroso, pero Nancy DeMoss de Wolgemuth dice que sí lo es.

Nancy: Es una perversión del amor el tolerar la falsa enseñanza o enseñar aquello que nos llevará a una vida sin santidad.

Carmen: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

El libro del Apocalipsis comienza con siete cartas. En programas anteriores, aquí en Aviva Nuestros Corazones, aprendimos mucho sobre las cartas a Éfeso, Esmirna y Pérgamo. Ahora estamos en una serie llamada El Pecado de la Tolerancia, enfocándonos en la iglesia de Tiatira. Nancy comienza con una historia.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Recibí un correo electrónico hace un tiempo de una mamá que tiene cuatro hijos entre los nueve y catorce años. Y quiero leerles un extracto un poco extenso de esa carta. Y algunas de ustedes, quizás puedan identificarse con ella. Ella dijo:

Somos cuidadosos con lo que permitimos entrar en nuestro hogar a través de la televisión y otras formas de entretenimiento y hasta hace poco nunca habíamos tenido problemas con eso. Tal vez hayas escuchado de un nuevo videojuego llamado…

Y ella menciona el nombre. Pero yo no lo voy a nombrar porque para el tiempo en que este programa salga al aire, ya habrá un nuevo videojuego para el cual este mismo principio se pueda aplicar.

Ella continúa diciendo, es un gran éxito entre muchos varones. De acuerdo a la crítica de “Plugged In” de Enfoque a la Familia, este juego se clasificó como “M”. (Tuve que ir a buscar lo que significaba eso. Lo que significa clasificación “M”) y significa que contiene temas para adultos.

Está lleno de asesinatos, lenguaje inapropiado e imágenes sugestivas inapropiadas y mucho más. Y cuando mis hijos preguntaron acerca de este juego, miramos juntos la crítica y ellos claramente vieron que era algo que no debían dejar entrar en sus mentes.

Así que vemos que este papá y esta mamá les habían estado enseñando a pensar bíblicamente y no simplemente decirles: “No puedes hacer esto”. Y yo creo que es sabio que evalúen las cosas y se pregunten, “¿Qué pensaría Jesús acerca de esto?” Y así fue que ellos lo hicieron.

Pero sigo leyendo lo que esta señora escribió: El problema vino cuando mi hijo de 13 años regresó un día de la iglesia y me contó que él no estaba invitado a la casa de un amigo de la iglesia donde muchos de los varones se iban a juntar a jugar este juego, porque ellos sabían que sus padres no lo dejaban jugar. ¡Y él estaba tan herido! Porque estos eran sus amigos de la iglesia.

Él les preguntó a casi todos los varones de su grupo si a alguno de ellos no le permitían jugar este nuevo juego. Y ¡no encontró ni uno! Todos tenían permiso. E incluso uno dijo: “A mi mamá ya no le importa si juego. Ella no me deja tenerlo, pero puedo jugar en la casa de otro amigo”.

Y yo estaba tan decepcionada. ¿Qué le dices a tus hijos cuando ellos cuestionan otros padres y otras familias cristianas?. No es el hecho de no poder jugar lo que frustra a mis hijos. Es el hecho de que son sus amigos en la iglesia los que están ejerciendo la presión.

Y les dije que aunque parezca que somos los únicos viviendo así y que vamos a sentirnos solos cuando nos hemos entregado a Cristo, en algún lugar ahí afuera hay otras familias que están viviendo igual que nosotros. Pero aun si no las hubiera, eso no importa, porque somos llamados a ser santos así como Él es santo y un día habrá una recompensa por esto.

Mi hija de 14 años dijo: “Yo desearía que pudiéramos encontrar esas familias y que todas nos mudáramos a otro estado juntas”. Y mi respuesta fue (y esto fue sabio por parte de su madre) fue que Dios nos llama a ser luz en la oscuridad donde quiera que Dios nos ponga.

Y tristemente mi hijo contestó, “Que mal que tengamos que ser luz en nuestra propia iglesia”. Y comencé a llorar... porque ¡cuán cierto, cuán cierto!

Y Jesús le dice a la iglesia en Tiatira, Apocalipsis 2:20, “ Pero tengo esto contra ti (contra la iglesia): que toleras a esa mujer Jezabel, que se dice ser profetisa, y enseña y seduce a mis siervos a que cometan actos inmorales y coman cosas sacrificadas a los ídolos”.

Esta Jezabel del Nuevo Testamento estaba en la iglesia. Ella era una maestra, una líder de influencia, una mujer respetada. La gente la seguía, la escuchaba, creía en ella y practicaba lo que ella enseñaba. Y ella estaba seduciendo a la iglesia cristiana y llevándola lejos de la adoración al Dios verdadero. Estaba corrompiendo la fe de los cristianos. “Mis siervos”, esos eran los que estaban siendo impactados por esta enseñanza.

Ahora, ¿qué es lo que ella estaba enseñando? Su enseñanza era idéntica, o por lo menos similar, a la del partido de Balaam y de los nicolaítas acerca de los que leímos en la iglesia de Pérgamo. Si no escuchaste esa serie, quisiera animarte a regresar a www.AvivaNuestrosCorazones.com. Ve a los archivos y busca esa serie de la Iglesia en Pérgamo. Es de las últimas dos semanas.

Esta enseñanza era la misma que la de Balaam y que la de los nicolaítas en Pérgamo. Cuando llegó a Tiatira, la enseñanza estaba ya más avanzada, porque había durado más tiempo en Tiatira y había florecido.

Esta enseñanza lo que promueve en esencia es que está bien para los creyentes participar hasta cierto punto, de los aspectos idólatras e inmorales de la cultura pagana. Y recuerda que dijimos, al comenzar esta serie sobre la iglesia en Tiatira, que en Tiatira había muchos negocios pequeños. Así que los trabajadores del cuero, de la piel tenían su gremio y los trabajadores de cerámica tenían el suyo.

Y esos gremios tenían patronos como dioses. Como parte de sus actividades laborales, ellos iban al templo de ese dios pagano. Tenían sus reuniones de trabajo ahí. Se reunían socialmente. Hacían fiestas. Pero estas fiestas eran corruptas, pervertidas, sexuales, donde se prostituían con las prostitutas del templo. Y toda esta borrachera, descontrol e inmoralidad iban juntas con la idolatría.

Y los cristianos que eran parte de esos negocios... Bueno, ellos tenían trabajos y se esperaba que fueran parte de esos gremios de trabajadores, muy parecidos a nuestros sindicatos del día de hoy. Y la pregunta era: “¿Podían los creyentes participar de las actividades del gremio?”

Esta pregunta no tendría una respuesta tan simple como lo tendría en el día de hoy. ¿Tú vas a la fiesta de la compañía? ¿O no vas? En muchos casos su sustento dependía de la respuesta a esta pregunta. Así que debían tratar con estos temas y preguntar,

  • ¿Qué significa participar de la cultura?
  • ¿Qué significa estar en el mundo pero no ser del mundo, vivir en el mundo pero no amar el mundo?

Ellos debían considerar estas cosas, pero nosotras debemos tratar con ellas también.

¿Qué videojuegos vas a permitir que tus hijos jueguen? ¿Qué películas les permitirás ver? ¿Qué libros pueden leer? ¿Qué libros leerás tú? ¿De qué actividades participarás con tus amigas que no son cristianas?

La única guía confiable para nuestras vidas es la Palabra de Dios. Toda enseñanza y toda práctica debe estar sujeta a la autoridad de Su Palabra.

Ahora, la iglesia primitiva no tenía la Biblia completa, escrita, como nosotras la tenemos hoy. Y somos tan bendecidas por tener las Escrituras. Es por eso que necesitas leerlas, conocerlas, y examinarlas, y tratar con ellas para saber cómo responder a este tipo de preguntas.

Pero, a pesar del hecho de que ellos no tenían la Escritura completa, Dios les había dado dirección en relación a esos dos temas específicos de comer comida sacrificada a los ídolos y practicar la inmoralidad sexual. Era claro lo que Dios enseñaba acerca de estas cosas.

Y no quiero tomar mucho tiempo en esto, pero si vas al libro de los Hechos en el capítulo 15, verás que hubo un concilio en Jerusalén, que se reunió para establecer un debate que existía en la iglesia primitiva sobre hasta qué punto los creyentes gentiles debían obedecer la Ley. Estos líderes espirituales de la iglesia concluyeron, bajo la guía del Espíritu Santo, que la ley ceremonial del Antiguo Testamento (y cuando digo eso me refiero a la circuncisión, a las leyes alimentarias y cosas así) no aplicaba a los creyentes del Nuevo Testamento, pero que la ley moral resumida en los Diez Mandamientos sí lo hacía.

Y en la carta que ellos enviaron para explicar los resultados de este concilio de Jerusalén, ellos dejaron claro que había dos cosas que estaban específicamente prohibidas. Y ¿cuáles eran esas dos cosas? Comer comida ofrecida a los ídolos y participar de la inmoralidad sexual. Dios ya había hablado. Ellos no necesitaban lidiar con esto en su cultura. Ellos simplemente necesitaban hacer lo que Dios decía.

Pero entonces, ¿cómo logró Jezabel permear esta enseñanza contraria a la de la iglesia y por qué sus seguidores la seguían si era tan claro lo que Dios decía? Bueno, Jezabel probablemente les decía algo como esto: “No hay nada de malo en ir a esas reuniones no cristianas de los gremios.”

Ella pudo haber racionalizado de esta manera: “No tienes problema si no crees realmente que esos ídolos son dioses. Tú no los estás adorando en tu corazón. Solo estás participando externamente de estas actividades”. Ella puede haber lanzado términos como, “Es para libertad que Cristo nos libertó”. El gnosticismo al que nos referimos en la última sesión, que comenzaba ya a tomar forma en esos días, enfatizaba lo espiritual y decía, “Lo físico realmente no es importante”. Así que ellos pudieron haber racionalizado diciendo: “Estas actividades no tienen ningún efecto en tu vida espiritual. Solo estás ahí físicamente, en realidad no te está afectando en realidad”.

Y luego estaban aquellos que llegaron tan lejos como para decir, créelo o no, tú puedes apreciar la gracia de Dios más plenamente si experimentas el pecado. Así que ve y peca porque tendrás un conocimiento más profundo de la gracia de Dios.

Ahora me imagino que te estarás preguntando: “¿Cómo pudo alguien comprar esto?” Pero sí, lo compraron. Jezabel, esta tal llamada profetisa, esta Jezabel simbólica, quizá les decía, “Está bien para los cristianos ser parte de estos gremios y participar de estas reuniones no cristianas, comprometerse con el mundo y quizá aún hasta hacer algunas de sus actividades de adoración a estas deidades paganas para proteger sus intereses empresariales.

Porque, ¿de qué otra forma ganarás tu sustento? Debes trabajar y ganarte la vida. Quiero que entiendas, que este es un problema que todos los cristianos enfrentaban en Tiatira de una manera u otra. Ellos debían elegir entre ser exitosos laboralmente y su lealtad a Cristo, elegir si hacer dinero o ser cristianos. Y no estamos hablando aquí de hacerse ricos. En algunos casos estamos hablando solamente de cómo iban a sobrevivir.

Y es una situación que muchos cristianos enfrentan al día de hoy. Cuando en los trabajos hay prácticas esperadas o comunes que entran en conflicto con las Escrituras, ¿qué vas a hacer tú?

Leí acerca de una pieza interesante escrita por Tertuliano, que vivió un poco después de esa era. Él fue un autor cristiano del segundo siglo, del Siglo II. Y él escribió un tratado llamado Sobre la Idolatría. Y habla sobre los cristianos que hacen ídolos como un medio de vida.

En respuesta al punto de que ellos tenían que vivir y no tienen otros medios para sostenerse, él pregunta: “¿Debes vivir? ¿Tienes que vivir? "Para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia", pues entonces estaré con Cristo (ver Filipenses 1:21).

Y eso lo enmarca de manera diferente. Un comentarista dijo acerca de este pasaje, “Si sus argumentos hubieran tenido éxito, (esto es, lo de la Jezabel simbólica del 1er siglo) hubiera sido el fin de la iglesia cristiana”. Sin duda, el ceder ante esta enseñanza hubiera significado la absorción de la iglesia al paganismo. La preservación y existencia de la iglesia dependían de la determinación continua de ella de ser diferente del mundo. Eso era cierto entonces, y no es menos cierto hoy. De manera interesante, la historia nos dice que la iglesia en Tiatira si cayó presa de esta herejía, y para el final del segundo siglo, esa iglesia ya no existía. Simplemente se mezcló con el mundo hasta que no hubo diferencia con este y se convirtió en el mundo; no quedó iglesia alguna.

El pecado en la iglesia en esos días, no era solo lo que esta mujer estaba enseñando, sino que esta enseñanza y esta influencia estaban siendo toleradas, estaban siendo permitidas. Y supongo que algunas personas pudieron haber dicho: “Pero nosotros debemos amarla”.

Es una perversión del amor el tolerar la falsa enseñanza o enseñar lo que nos llevará a una vida sin santidad. Hay tal conexión entre la creencia y el comportamiento, entre la doctrina y la santidad. Si se tolera la falsa enseñanza, entonces, el resultado final será una vida sin santidad.

Ahora, ¿cómo se aplica todo esto al día de hoy? Debo decirte que durante las últimas semanas realmente he luchado con estos pasajes, las cartas a las iglesias de Pérgamo y Tiatira. He luchado primero para entender de qué están hablando, y luego, pensar cómo explicarlo, porque estamos lidiando con Balaam y el nicolaísmo y Jezabel y algunas de estas alusiones al Antiguo Testamento. Algunas de estos asuntos son muy complejos, el gnosticismo, el antinomianismo. Sientes que debes ir al seminario para realmente sacar algo de todo esto.

Pero no solo es difícil entenderlo y saber cómo explicarlo. Es igualmente desafiante saber cómo aplicarlo. Y, ¿qué significa esto? ¿Y qué le dice esto a nuestra cultura, donde no tenemos estos gremios de trabajadores, donde nuestros templos no son como clubes nocturnos? Quiero decir, es una era completamente diferente en algunos aspectos. Pero los mismos principios están en juego.

Debemos aplicar este tipo de enseñanza en las diferentes esferas en las que vivimos, en nuestros hogares, en nuestras escuelas, en el lugar de trabajo, en los ambientes sociales, en la recreación, en el gimnasio donde vas a hacer ejercicio, en la arena política. En todas estas diferentes esferas, debemos aplicar lo que significa ser apartadas para Dios.

Enfrentamos en estos diferentes lugares, las expectativas del mundo, la expectativa de pertenecer, la presión de participar, la tentación y las consecuencias de no hacerlo. Pueden ser cosas como: hacer el ridículo, perder el respeto de las personas, quizá perder un aumento de sueldo o no recibir una promoción en tu trabajo, o quizá sea perder tu trabajo completamente. Puede ser recibir una nota baja, una baja calificación en la clase en la universidad cuando tienes que dar respuestas que son contrarias a las creencias de un profesor.

Pero lo que me preocupa, y lo he dicho antes; y lo quiero repetir aquí , es que hay un número creciente de líderes cristianos respetados, influyentes que están enseñando, seduciendo y alejando a los siervos de Dios hoy. Su teología niega la necesidad del pueblo de Dios de vivir vidas consagradas, vidas apartadas. Su teología dice que puedes ser cristiana y participar, al menos hasta cierto punto, en la idolatría, la inmoralidad y la mundanalidad.

Y hay muchas maneras diferentes de racionalizar, de justificar y defender el acomodarse al mundo. Y tú lo ves en todo tipo de áreas. Déjame hacer una lista de algunas.

Por ejemplo, el uso del lenguaje. Hoy en día hay un movimiento en marcha dentro de la iglesia hoy, entre algunos líderes cristianos respetados y bien conocidos, que dice que está bien usar lenguaje soez, humor sugestivo o aun blasfemia en el púlpito.

Ahora, no estoy hablando de iglesias liberales, allá afuera. Estoy hablando de algunas de nuestras iglesias evangélicas. He leído en Internet extensos intercambios en blogs, diálogos entre personas debatiendo esta práctica. Y estoy hablando de pastores y líderes cristianos debatiendo si esto es apropiado, racionalizando el acomodarse el mundo.

También los temas de la vestimenta y la modestia, la gente siendo engañada en la iglesia hoy. La borrachera, el descontrol en muchas de nuestras universidades cristianas; podría decir que en la mayoría de nuestras universidades cristianas estas prácticas están siendo toleradas y defendidas.

El entretenimiento, la música, la televisión, las películas. Alguien me dijo el otro día, “solo ve a mirar las cuentas de Facebook de nuestros hijos cristianos y verás el tipo de música que escuchan, los libros que leen. Las películas que ven”.

Escuché recientemente, y no lo voy a nombrar porque, una vez más, para cuando esto salga este programa al aire, será otra cosa diferente, pero recientemente salieron una serie de libros seguidos por una película que son muy populares dentro de las jóvenes adolescentes. Y he escuchado acerca de madres cristianas, y estoy hablando de madres piadosas, mujeres que respeto, que llevan o mandan a sus hijas a ver esta película.

No he visto la película. No he leído los libros. He leído críticas bastante cuidadosas de ambas. Y te puedo decir que esto es algo que ningún cristiano debe mira, escuchar o leer.

Y me pregunto, “¿En qué están pensando estas madres? ¿Están pensando? ¿O simplemente hemos sido atrapadas, absorbidas por el mundo?

Y todo el tema del divorcio y de las segundas nupcias; este es otro tema en el que hemos sido atrapadas por el mundo. Recibimos un correo electrónico de un oyente recientemente, un hombre diciendo:

Sin tener en cuenta lo que se enseña en las iglesias hoy, lo que se aprueba son infidelidades rampantes, familias rotas y padres alejados. Considera el efecto de la iglesia al hacerse la de la “vista gorda” y abrazar el feminismo en todas sus formas. Al margen de lo que ha ocurrido en nuestro propio matrimonio “cristiano” en relación con la fidelidad, (y él hablaba de cómo su mujer se había ido. Ahora, yo sé que hay dos caras siempre para cada historia; pero solamente te digo lo que este hombre escribió) y el consentimiento que una suegra cristiana dio a la infidelidad entre mi esposa y mi ex mejor amigo. La familia fue destruida y mis hijos atormentados.

 

Ahora he escuchado esta historia tantas veces. Los padres cristianos aprobando y en algunos casos permitiendo relaciones adúlteras, divorcio, segundas nupcias, que son claramente contrarias a la voluntad de Dios. Y él termina diciendo:

Recuento de una familia destruida con la aprobación (en silencio) de la iglesia para proceder.

Jesús dice, “Tengo esto contra ti, que toleras este tipo de enseñanza y de práctica”.

Muchas de las prácticas mundanas, prácticas de Nueva Era han permeado la iglesia hoy. Y haremos toda una serie sobre esto en algún momento. Temas morales y sexuales, pornografía dentro de la iglesia, cohabitación ampliamente practicada y promocionada entre los grupos de cristianos solteros y su tolerancia, sin hacer nada tal respecto.

Y recientemente leí acerca de un líder cristiano muy buscado y consultado que dijo, “ahora creo que el grupo LGBT,” que si no estás familiarizada con el término significa, lesbianas, gays, bisexuales, y personas transgénero, “Ahora creo que éstos pueden vivir sus vidas de acuerdo al cristianismo bíblico, seguía diciendo este líder cristiano (al menos tanto como cualquiera de nosotros puede) y que su monogamia (relaciones homosexuales monogámas) pueden y deben ser bendecidas y sancionadas por la iglesia y el estado.”1

Y este hombre es un líder cristiano respetado. “Tengo esto contra ti, que toleras a esa mujer, Jezabel”. Los dioses falsos de este tiempo: el sexo, el dinero, la prosperidad, el poder, la salud, la belleza, la popularidad, la autoestima, el sueño americano, el entretenimiento, el placer. La presión es hoy a inclinarnos ante esos dioses, a sacrificar la pureza, a sacrificar la verdad, a sacrificar los valores piadosos, a sacrificar nuestras familias en los altares de estos dioses paganos.

Y debo preguntarte, “¿Estás tú dispuesta a vender tu alma y el alma de tus hijos para y a estos dioses de este mundo?” 2 Corintios capítulo 6; yo cierro con este pasaje. Es tan claro. Dios dice:

"No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas?  ¿O qué armonía tiene Cristo con Belial (que es otro término para Satanás)? ¿O qué tiene en común un creyente con un incrédulo?  ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo:

Habitaré en ellos, y andaré entre ellos;
y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. (Versículos 14-16)

Dios dice, “Yo tengo una relación de pacto con mi pueblo.”

Por tanto, salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor;

y no toquéis lo inmundo, y yo os recibiré.Y yo seré para vosotros padre,

y vosotros seréis para mí hijos e hijas dice el Señor Todopoderoso.

Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

(2 Corintios 6:17- 7:1)

Y como dice Pablo en Romanos capítulo 12, “No permitas que este mundo te meta en su molde” (versículo 2 parafraseado). No dejes que este mundo te empuje dentro de su molde. Somos llamadas a separarnos. Somos llamadas a ser diferentes. Somos llamadas a amar a los pecadores. Llamadas a ser luz para ellos. No somos llamadas a juntarnos todas en nuestras pequeñas fortalezas santas y quedarnos ahí hasta que venga el rapto.

Debemos salir afuera, debemos salir afuera, pero somos llamadas a ser diferentes para que haya una clara distinción entre el mundo y la iglesia. No con un espíritu malo, no con enojo, no con orgullo, no con un sentido de nuestra propia justicia, sino con humildad y verdadera compasión, verdadera fe, verdadera pureza, para que nuestras vidas hagan resplandecer la pureza, el Evangelio y la verdad de Jesucristo y que el mundo sea atraído hacia Él, y que vengan y se postren y lo adoren a Él y digan, “Solo Él es Dios. Él es el Dios verdadero”.

Aquellos que se niegan a arrepentirse y a adorar, en el día de juicio no tendrán excusa. Pues lo que puede conocerse de Dios ha sido revelado a través de la creación, a través de la Palabra de Dios, y a través de las vidas y testimonios de creyentes que han sido fieles   y santos en mostrar la verdad de Dios en este mundo oscuro.

Carmen Espaillat: Pensamiento bíblico y vidas santas. Necesitamos ambos, pero como sucedió en la iglesia de Tiatira, somos tentadas a perder el rumbo. Nancy DeMoss de Wolgemuth nos ha estado ayudando a entender la carta de Jesús dictada a la iglesia de Tiatira. El mensaje de hoy es parte de la serie El pecado de la tolerancia. Estamos dedicando una serie a cada una de las siete cartas que abren el libro del Apocalipsis. Una oyente comentó acerca de una de estas series, describiendo como Dios la usó en su vida.

Ella dijo: “El Señor me ha traído a un lugar de profundo arrepentimiento de la apostasía y otros temas”.

¿Nos ayudarías a conectarnos con más mujeres como ella? La enseñanza de Aviva Nuestros Corazones toca las vidas de las mujeres gracias a las oyentes que sostienen este ministerio con sus donaciones. Una forma de mostrarte nuestra gratitud es el material de estudio que acompaña esta serie: Oídos para Oír. Puedes descargarla gratuitamente visitando nuestra página de AvivaNuestrosCorazones.com.

¿Cómo aprenden los niños discernimiento? ¿Necesitan experimentar los últimos libros, películas y música para poder juzgarlas? Nancy DeMoss de Wolgemuth discutirá esto con algunos padres mañana, eso será aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Aviva Nuestros Corazones Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

 

Toda la Escritura está tomada de la Biblia de las Américas a menos que se mencione lo contrario.

1 http://blog.beliefnet.com/tonyjones/2008/11/same-sex-marriage-blogalogue-h.html

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.