Podcast Aviva Nuestros Corazones

(Suena el teléfono) “Gracias por llamar a Aviva Nuestros Corazones, línea de tributos.  Al escuchar el tono, por favor grabe su tributo. (Beep.)

Oyente: Un saludo a todas mis hermanas de habla hispana que escuchan Aviva Nuestros Corazones. Mi nombre es Yadira, las saludo en nombre del grupo de mujeres cristianas “Restaurando” desde la ciudad de Hanover en el norte de Alemania, somos un pequeño grupo. El Señor nos ha unido por su gracia y voluntad para buscar de Él, compartir su Palabra y ayudar a que a través de esta Palabra otras mujeres sean verdaderamente restauradas. Aviva Nuestros Corazones está siendo de edificación y ha venido a confirmar la dirección que habíamos tomado en enseñar a las mujeres a vivir lo que dicen Las Escrituras, este no es un trabajo fácil pero ya no nos sentimos solas, sabemos que hay otras mujeres en esta lucha. Estamos muy agradecidas por la vida de Nancy, la vida de ustedes hermanas que hacen posible que Aviva Nuestros Corazones llegue al mundo de habla hispana. Ustedes son usadas poderosamente para bendecir a tantas mujeres alrededor del mundo.

Annamarie Sauter: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy DeMoss Wolgemuth: Bueno, durante las últimas semanas hemos venido estudiando Proverbios 31 juntas, y para mí personalmente, ha sido un estudio muy enriquecedor. Espero que tú también hayas tenido una experiencia alentadora y retante.  En el próximo programa veremos el último versículo de Proverbios 31, pero hoy quiero hacer una pausa, tomarnos un tiempo para que veamos algunos ejemplos, ejemplos de la vida real, sobre lo que hemos estado hablando.

En el programa anterior, al revisar el pasaje, estudiamos el concepto de la verdadera belleza, y hoy ustedes van a escuchar la descripción de algunas mujeres que son realmente hermosas.  Establecimos una línea telefónica especial e invitamos a nuestros oyentes a llamar para compartir un tributo personal para sus madres o para aquellas mujeres a su alrededor que ejemplifican las cualidades descritas en Proverbios 31.

Ya han escuchado algunos de estos tributos, pero al acercarnos al final de esta serie, pensé que sería significativo para ustedes que pudieran escuchar algunas de las grabaciones que considero más conmovedoras.  Creo que serán alentadas al escucharlas; y déjenme decirles que si estas mujeres pudieron aprender a vivir de esta manera y pudieron ejemplificar este tipo de belleza, entonces tanto ustedes como yo podremos hacerlo también.  Escuchemos…

Lisa: Mi nombre es Lisa , lo que yo he aprendido de mi mamá es cómo honrar al Señor en medio del sufrimiento, a mí me diagnosticaron múltiple esclerosis a la edad de 16 años. Yo me acuerdo que durante ese tiempo de gran aflicción para mí lo que me ayudó y lo que me animó a seguir adelante fue ver la fe y la confianza de mi mama en el Señor. Yo nunca vi a mi mama llorar, nunca la vi deprimida, al contrario, la serenidad y paz en ella fueron de gran ayuda para mí.

Hace 5 años a mi papa le diagnosticaron una enfermedad neurológica muy rara, le dieron 3 a 5 años de vida, en este tiempo mi papa está atravesando los últimos días de su vida bajo el cuidado constante de mi mama, mi mama es la misma y su fe en el Señor es más fuerte que nunca y aunque ella sufre, aun así se mantiene de pie y se mantiene cantando canciones al Señor.

La gente de la iglesia que viene a visitar a mis papás siempre dicen que ellos son los más bendecidos al ver la paz y la fortaleza que ella demuestra bajo las circunstancias tan extremas. Uno de los versículos favoritos de mi mama es Proverbios 3: 5-6 que dice: Fíate de Jehová de todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia, reconócelo en todos tus caminos y el enderezara tus veredas. Mi mama le ha dado significado con su vida a este versículo en la manera que ella ha enfrentado estas pruebas y este es el legado que ella me ha dejado a mí.

Oyente: Hola, mi nombre es Erika Ortiz y mi madre realmente me enseñó a darlo todo por los demás, sobre todo por la familia. Me enseñó el poder del sacrificio, el dedicarle tiempo a los demás sobre todo a los hijos, la calidad de ese tiempo, la cantidad, el servicio, en todo momento estar ahí presente, amar sin esperar nada a cambio y sobre todo a sufrir por el otro y mantenerse firme en los principios y convicciones que han sido inculcados en nuestros corazones como familia.

Oyente: Hola, mi nombre es Gilda Hernández y hoy puedo decir que mi madre me ha dejado el legado de la oración. Yo recuerdo como mi madre nos acompañaba y enseñaba a orar al terminar y comenzar el día. Dentro del carro o cualquier medio de transporte, antes de salir de la casa o cualquier lugar y también antes de recibir los alimentos. A pesar que así eran sus oraciones por costumbre dentro de mi incredulidad como niña, esto fue cultivando la gratitud y el temor de Dios dentro de mi corazón y también conocer que había un Dios soberano, bondadoso, cuidador y proveedor.

Ya ahora más adulta cuando la busco para saludarla en la mañana, la encuentro en su cuarto de oración como yo le diría, y la veo en su rincón sentada en su ? orando antes de empezar su día. Hoy en día soy más intencional en mi vida de oración y mi tiempo devocional con Dios y mi anhelo es no divorciarme de esa comunión con Dios y solo con su gracia es posible no hacerlo. Le doy gracias a Dios por su obra en mi madre y como Él ha obrado en mi familia, también, porque permite situaciones que me hacen recordar sus misericordias conmigo y mi familia y seguir orando para que me dé un corazón agradecido en todo tiempo.

Oyente: Hola mi nombre es Masi Meyer y estoy aquí para contarles un poco acerca de mi mamá Inés García, creo que el mayor aporte, el más importante aporte que ella hizo a mi vida fue que ella me enseño el evangelio. Yo recuerdo que todas las noches ella me hacia una historia bíblica, me contaba de, de las grandezas del Señor y me hacía saber desde muy pequeña que yo necesitaba un Salvador y ese salvador era Jesucristo.

 Yo admiro tanto de ella que a pesar de saber que mi papa se desvió del camino y estaba tan lejos de Jesús ella mantenía su mirada en Jesús, ella nunca dejo de enseñarme el evangelio, de llevarme a la iglesia, y hoy día yo sé que además de la gracia de Dios obviamente estoy en el Señor por ella y recuerdo también que ella me enseñaba versículos bíblicos y me acuerdo del primer versículo que ella me enseñó que fue Proverbios 4:23, Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de El mana la vida. Y me enseño muchísimos otros que ahora mismo no les voy a contar pero gloria a Dios por mi mama, gracias mami.

Oyente: Hola mi nombre es Noelia  y quisiera compartir un poco la bendición que ha sido el legado dejado por mi mama y es que siempre recuerdo a mi mama desde muy pequeña una mujer trabajadora, una mujer fuerte, una mujer que a pesar de que trabajo muchos años fuera de la casa mientras estaba con nosotros era una mama muy presente y siempre la veía y la recuerdo muy animada dándonos lo mejor que ella podía ofrecernos, buen desayuno, buena comida, buena cena, siempre pendiente del orden en la casa, tenía una organización en nuestros horarios de cuando salir a jugar, cuando hacer las tareas, o sea, siempre crecí con esa imagen de mi mama y claro crecí, un poco, podría decir mimada porque ella nunca se tomó el tiempo como de enseñarme de una forma como intencional, mira Noelia esto se hace así, hay que servir de esta manera en la casa sino que ella simplemente nos servía y yo la veía, yo la veía, siempre la veía.

Bueno hasta que me casé y también siendo yo una mujer muy trabajadora, dirigiendo todo en donde trabajaba o fuera de la casa desde el teléfono a los servicios que tenía en mi casa y siempre pensé que yo era una mujer súper poderosa en control hasta que el Señor me llevo hasta lo más profundo y toco mi alma, mi mente, mi corazón y fui confrontada con el deseo de estar en mi casa “full time” sirviendo a mi esposo y a mis hijos. Pero claro yo no tenía ni idea de lo que eso significaba, yo solo sentía en mi corazón esta necesidad de servir y dar amor en mi casa, que como lo iba a hacer, ni idea.

Hasta que estando en casa el Señor fue trayendo en mi mente imágenes muy específicas de mi mama sonriente, dinámica haciendo las cosas, fregando, cocinando, recuerdo las meriendas, y empecé poco a poco a hacerlo. Simplemente como que se activó ese recuerdo, ese aprendizaje en mi mente con su ejemplo y comencé a hacerlo, simplemente yo la llamaba para preguntarle “Mami ¿se hace esto así? ¿Te acuerdas que tengo que echarle? ¿Cómo hago?”. Y de una forma milagrosa el Señor fue desarrollando en mi habilidades que yo no conocía, que tenía dormidas y realmente el continua trabajando conmigo porque así como yo era muy emprendedora fuera de la casa y muy dinámica, muy organizada hasta el extremo perfeccionista, lo estaba haciendo también en mi propia casa y entonces caí en una piscina como digo yo, de orgullo, me sentía muy poderosa en mi casa también y no era la forma. Entonces comencé a quejarme, comencé a sentirme decepcionada, muy cansada y al final el Señor tuvo misericordia de mí, de mi alma. Y me llevo a recordar como todo lo que yo hago es como para el Señor.

Buscándolo a Él, Su aprobación y no la de los hombres y entonces ese ejemplo de mi mamá siempre sonriente sin una sola queja en el servicio, sin ver las cosas más grandes de lo que realmente eran, me ayudaron a este caminar y aún siguen ayudándome a enfocarme y a entender que realmente la obra de Dios en nuestras vidas cuando comienzan no se puede tener y es una bendición para mi contar con ese recuerdo y esa obra instrumento de gracia que Dios puso en mi vida que es mi mamá para enseñarme cómo es la marcha de una casa, pero de una manera alegre, una manera servicial, sin queja  y alabo a Dios por su vida.

Oyente: Doy gracias a Dios por mi mamá porque ella es un vivo ejemplo de lo que es ser una mujer de Dios, no solamente porque ella hace su devocional siempre, todas las mañanas ella busca de Dios orando, leyendo Su Palabra. Antes de enfrentar su día tú sabes que ella va a estar ahí en su estudio, no solamente por su persistencia al orar por mí, por mis hermanos, por nuestra vida espiritual, por aquellos de nosotros que no conocen de Dios invitándolos a la iglesia, no importa lo que piensen de ella. No solamente por estas cosas, sino también porque de una manera muy especial Dios le ha dado un corazón por los necesitados, un amor sacrificial y una hospitalidad que nos dejan sorprendidos. Ella abre su corazón a otros, da, no solamente se queda en preocupaciones y orar por ellos sino que abre sus bolsillos, abre su casa, les da de comer, les da de beber, cualquier cosa que necesiten, aun personas que no son de la familia o personas que ella ni siquiera conoce bien y sé que esto no es algo que viene de ella sino que es Cristo en ella y por eso doy gracias, y en ese sentido me acuerdo del versículo que dice: y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. Ella ha dado su pan al hambriento y ha saciado al alma afligida. Dios la recompensara por eso y hará que esa luz que imana de ella alumbre a muchos en mi familia, especialmente a aquellos que todavía no profesan la fe.

Oyente: Soy Fanny Marmolejos de Gómez y quiero aprovechar la oportunidad para hacer un tributo público de mi madre Dinora de Marmolejos. Ella ha sido una fuente de inspiración no solo para mí y mis hermanos sino también para muchas mujeres de diferentes edades en las que ella invierte su tiempo. Mi madre conoció al Señor cuando yo tenía como 15 años. Sirvió al Señor al lado de mi padre hasta que este partió a Su Presencia. Fue a partir de ese momento que pudimos evidenciar como nunca antes la fortaleza de su fe. Ser fiel a Dios y servirle con gozo al lado de un esposo fiel que comparte tu amor con Cristo es fácil, pero cuando su compañero de 34 años le fue quitado de manera repentina y trágica estando ella misma al borde de la muerte, sus palabras fueron: La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, Dios me dio un buen esposo por 34 años, ¿Cómo habría de quejarme? La Palabra de Dios dice que de la abundancia del corazón habla la boca y esto se ha evidenciado en la vida de mi madre. Ante una prueba tan grande y dolorosa como esta de su boca broto lo que había en su corazón.

Sumisión a la voluntad de Su Padre. Ya han pasado casi 20 años de aquella gran prueba y todos los que tenemos el privilegio de estar cerca de ella hemos visto como Dios ha sido esposo para ella. Nuestro buen Dios ha cambiado su lamento en baile y la ha usado como un instrumento de bendición para tantas mujeres a su alrededor. Ella es una maestra innata, y ha usado este don para  beneficio del pueblo de Dios.

El nido vacío y su viudez en vez de ser causa de lamento o amargura ha sido usado por ella para darse a otros y para compartir el consuelo que Dios le ha dado a ella. Hay imágenes llenas de vida que vienen a mi mente de mi madre, por años la he visto involucrarse de diferentes maneras en el pueblo de Dios. Como por ejemplo preparando meriendas para un grupo de adolescentes de la iglesia ya sea animarlas en su vida cristiana. También con estudios bíblicos seculares con mujeres jóvenes estimulándolas en su fe y en su ardua labor de madres y esposas, también visitando enfermos y por supuesto con su estudio bíblico de señoras de la edad dorada. Su amor y gozo por la Palabra de Dios nos es contagiante. Doy gracias a Dios por darme el privilegio de tener una madre como ella

Oyente: Mi nombre es Patricia. Quisiera dar un testimonio de mi querida madre, basada en Proverbios 31:11 y 26.

Y el versículo 11 dice que el corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias. En este aspecto ella es una excelente administradora tanto en la abundancia como en la escasez, no fueron ni una ni dos las ocasiones en la que ella, yo viviendo en su casa, ella no compraba de más y velaba que todo se utilizara de forma adecuada. Nosotros siempre decíamos de ella que ella parecía un banco porque siempre la veíamos sentada sacando los cálculos de los gastos de la casa y tratando de manejar de forma correcta los recursos que mi papá le daba. Y en el versículo 26 que habla de que abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Realmente yo pudiera decir que para mí, mi mamá ha sido un testimonio pues ella siempre tiene palabras sabias en su boca, tiene palabras que son bálsamo cuando uno recurre a ella, he cargado el corazón de aflicciones y necesidades y realmente eso ha hecho de que yo en mi experiencia corta como madre recurra a ella. Y le doy gracias a Dios porque es un privilegio el ser hija de ella.

Nancy: “La mujer que teme al Señor, ésa será alabada.  Dadle el fruto de sus manos, y que sus obras la alaben en las puertas” (Proverbios 31:30-31).

Hemos estado escuchando algunos tributos para las madres que vienen directo del corazón. Y cuando pienso en lo que estas mujeres han estado compartiendo acerca de sus madres, hay dos preguntas que vienen a mi mente.

Primero, ¿habrá algo que debas decir para expresar tu gratitud hacia tu mamá?

Tengo una amiga que ha tenido una relación difícil con su mamá a través de los años, y recientemente me dijo, “Me he dado cuenta que tengo que aprovechar cada oportunidad para expresarle mi agradecimiento a mi mamá por la inversión que ella ha hecho en mi vida”.  Déjame animarte a tomar el teléfono o a escribir una nota, escribir una tarjeta, hacer lo que puedas, para que le dejes saber a tu mamá cuan agradecida estas por las maneras en que ella ha impactado tu vida.

Y la segunda pregunta, si tienes hijos, ¿qué dirán tus hijos de ti en el día de mañana?

Recibí un correo electrónico de una mujer que decía que su mamá iba a cumplir 50 años, y que ella estaba le estaba haciendo un tributo. Ella dijo, “Pudiera escribir una carta que contenga un millón de páginas para contarte acerca de cuan buena ha sido esta mujer/esposa/madre a través de sus 50 años.  Ella crio cinco hijos, enseñándoles en casa a leer y a escribir a cada uno de ellos, y hoy en día todos son hombres y mujeres piadosos, buenos ciudadanos y útiles a su generación.  Su esposo ha pastoreado varias iglesias en el Este de los Estados Unidos de América, y ella ha sido una humilde y amorosa esposa y compañera para él durante los últimos 30 años.”

Y luego ella continuó diciendo esta joven, esta hija ya adulta, acerca de su mamá, “Ella es una mujer de gran paciencia, una mujer de tremendos valores y moral.  Si todas las mujeres fueran como ella, este mundo se parecería al Cielo.”

Bueno, ¡este es tamaño tributo! Lo que me lleva a preguntarte, ¿qué dirán tus hijos de ti en el día de mañana?  Tú sabes que las elecciones que hagas hoy harán una diferencia en lo que tus hijos digan cuando hablen acerca de ti en el día de mañana; o tal vez le escriban a alguien acerca de ti, incluso aún después de que te hayas ido al cielo.

Annamarie: Visita nuestra página web AvivaNuestrosCorazones.com para que te familiarices con todos los recursos en español que tenemos para ti. Estos te ayudarán  en el proceso de llegar a ser esa mujer de Proverbios 31 de la que hemos venido estudiando.

Al escuchar esta serie quizás has pensado que las enseñanzas son buenas, pero no te ves capaz de actuar de acuerdo a todo lo que has venido escuchando. Sintoniza nuestro programa del lunes para aprender a enfrentar tus fracasos con fe.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

 

Canciones utilizadas: Orar Contigo Otra Vez, Tercer Cielo, Ahora Tengo Más ℗ 2004 Kasa Producciones; Madre Mia, Omar Salas, Dependo de Ti ℗ 2008 Omar Salas; Madre Mia, Any Puello, Latidos ℗ 2001 Any Puello

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión