Podcast Aviva Nuestros Corazones

Libre para disfrutar de la intimidad en el matrimonio

Leslie Basham: Cuando una mujer toma decisiones morales incorrectas, puede contraer matrimonio con un sentimiento de culpa y de esclavitud. Aquí está Linda Dillow.

Linda Dillow: Una mujer cristiana puede decir  "Yo sé que Dios me ha perdonado por mi pecado sexual", y  hasta sonreír mientras lo dice. Pero ella no está llevando ese perdón a su matrimonio.

Leslie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss en la voz de Patricia de Saladín.

Si tienes niños pequeños, sería bueno que los mantengas ocupados en otro lugar, y luego vuelvas a escuchar Aviva Nuestros Corazones, debido al contenido del programa.

Una de nuestras oyentes respondió con entusiasmo al programa que se emitió ayer y comunicó a Aviva Nuestros Corazones lo mucho que disfruta de la intimidad con su marido. Ella escribió: “Nunca he entendido por qué tantas mujeres consideran el  satisfacer las necesidades del marido como una responsabilidad”. Para ella, la intimidad en el matrimonio es un gozo, pero si tú no compartes esa sensación de entusiasmo, por favor, continúa escuchando el programa.

Aquí está Nancy con nosotros. 

Nancy Leigh DeMoss: Uno de los grandes mensajes de la Escritura y del Evangelio es que a través de la muerte en la cruz y la sangre de Jesucristo, hay esperanza, hay perdón y hay purificación disponible para lidiar con los asuntos de nuestro pasado.

Esta semana, estamos hablando sobre todo a las mujeres casadas sobre el tema de la intimidad sexual en el contexto del matrimonio. Para ayudarnos en ese tema está con nosotros Linda Dillow, que escribió junto a  Lorraine Pintus el libro titulado Temas de Intimidad: 21 interrogantes que las mujeres tienen sobre el sexo”.

Linda, gracias por estar con nosotros otra vez en Aviva Nuestros Corazones. 

Linda: Es un placer para mÍ compartir con ustedes, Nancy.

Nancy: Valoro mucho el espíritu y el tono de tu libro, y la ayuda tan práctica que le das a las mujeres para hacer frente a muchas de esas preguntas. Ahora, antes de saltar a esas preguntas, permítanme decir que hoy nos acompañara también  mi amiga  Holly Elliff.

Holly, voy a pedirte que intervengas de vez en cuando haciendo preguntas. Como has  ministrado a las mujeres casadas en la materia, ¿cuáles son algunas de las cosas que has visto, escuchado o sentido que consideras tenemos, que debemos abordar desde un punto de vista bíblico?

Holly Elliff: Nancy, una cosa que he tratado una y otra vez con las mujeres casadas es ¿Cómo puedo obtener una perspectiva correcta acerca de todo lo referente a mi sexualidad si mi pasado ha sido tan malo? Tal vez no he manejado los asuntos sexuales correctamente en el pasado, tal vez fui abusada cuando era niña. De manera que toda mi perspectiva sobre esta área no es bíblica. Desde esa perspectiva errada, ¿cómo hago para verlo como algo bueno? "

Linda: Es una buena pregunta muy buena, Holly. Vamos a empezar con la primera: ¿Cómo puede una mujer superar la culpa de su pasado?

En realidad, muy pocas mujeres llegan al matrimonio sin pasado. Lo que veo una y otra vez es que una mujer cristiana dice "Oh, yo sé que Dios me ha perdonado por mi pecado sexual", y hasta  sonríe cuando lo dice. Pero ella no ha llevado ese perdón a su matrimonio.

Recuerdo a una mujer joven que vino a mí y dijo: "Linda, esta área de mi matrimonio no está bien." Cuando empezamos a hablar, me dijo que cuando era estudiante universitaria, y cristiana, se había entregado a su novio, a sabiendas de que no era correcto.

Ella le contó eso a su esposo antes de casarse, y ella me dijo: "Sí, ya sé que estoy perdonada." Pero ella no podía tener  gozo en su relación íntima. Había algo que le impedía entregarse totalmente a su marido y disfrutar el abandono, la libertad y la santidad que Dios quería en su unión sexual.

Holly: Linda, también creo que muchas mujeres, al haber tenido tanta libertad en el pasado en esta área de su vida, ahora tratan de castigarse a sí mismas, incluso después de que se casaron, en el sentido de creer que no pueden disfrutar de esto. Ellas no pueden verlo como algo dado por Dios, algo bueno, una cosa maravillosa, porque en el pasado esto mismo no provenía de Dios; estaba mal. Así que ellas no se han liberado a sí mismas de su pasado lo suficiente para disfrutar de esta área de su matrimonio.

En tu libro te refieres a esto como "limpiar el sótano". Es el hecho de que tenemos que volver atrás y ver nuestro pasado y hacer frente a todo eso a la manera de Dios. ¿Cómo dirigimos a las mujeres a hacer esto?

Linda: Holly, ese era exactamente el problema en la vida de la joven con la que  hablaba. Leímos 1 Corintios 6:17-18  que  dice:

“Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo...”

Debido a que nosotros somos el templo del Espíritu Santo, no solo estamos perjudicando a Dios, sino que estamos dañando este templo que Dios nos ha dado. El pecado sexual es como ningún otro pecado. Cuando pecamos sexualmente, es como si hubiera un lazo que nos conecta con la otra persona, y los lazos del alma deben ser cortados.

Así que motivé a la joven que estaba sentada en mi sala a  confesarse ante Dios. Cuando confesamos nuestros pecados, Él es siempre fiel para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (Ver 1 Juan1:9) Así que se humilló y le puso nombre a sus pecados.

Ella dijo: "Dios, te confieso esto. Pensé que lo había hecho, pero veo que realmente no había sido así. Señor, quiero que cortes esa parte de mí que se aferró a él y que lo elimines para siempre, porque yo solo quiero estar unida a ti y a mi marido".

Después que ella oró, fue inundada del perdón de Dios y comenzó a caminar de una manera nueva en su matrimonio.

Siempre le digo a las mujeres: "Si eres asaltada continuamente en tu mente por las imágenes y los pensamientos de lo que sucedió en el pasado, y si has pedido perdón, entonces esos pensamientos no son de Dios. Ellos están siendo arrojados hacia ti por el maligno, y hay que hacer exactamente lo que hizo Jesús cuando fue tentado en el desierto. Pronuncia las Escrituras. Debes decir: “He sido perdonada," y lanzar esos pensamientos de nuevo al enemigo. Di: "¡Quítate de delante de mí, Satanás. Yo no voy a ir allí con mi mente. No voy a escuchar tus insultos. Soy nueva criatura".

Holly: Linda, creo también que este es un tema que se aplica a las mujeres cristianas que están solteras y que quieren permanecer en comunión con su Padre en esta área. Cuando se casen no querrán llevar con ellas la culpa del pecado sexual. Esto va a afectar a su matrimonio. Cuando se conviertan en  esposas  tendrán que hacer frente a estos problemas.

¿Qué le dices a esa mujer que está soltera en estos momentos, pero que tal vez ya tiene un pasado que está mal? ¿Cómo debe ella lidiar con su pasado para que pueda anticipar el matrimonio y este tema sea para ella de la manera que Dios quiere que sea?

Linda: Yo animo a todas las mujeres con las que hablo a conocer la perspectiva de Dios sobre la relación sexual en el matrimonio. Ellas necesitan saber esto mientras aún están solteras. Han escuchado un millón de mensajes incorrectos del mundo. Siempre les pregunto a las  mujeres solteras, "¿Cuántos mensajes has escuchado últimamente desde la perspectiva de Dios?"

La mujer soltera tiene que ser saturada con la perspectiva de Dios  y saber sobre el regalo que Él les ha dado a las mujeres casadas, y esa debe ser su motivación para permanecer puras. En realidad, muchas mujeres ya han errado en esta área.

He hablado con muchas que han sido negligentes con lidiar con la culpa de su pasado. Animo a cualquier mujer soltera que esté escuchando hoy, a que hoy es el día que tienes para confesar ese pecado al Padre. Es necesario cortar los lazos de tu alma con la persona o personas que con la que has tenido relaciones íntimas

Creo que es importante aclarar también, que no es solo el acto de la relación sexual lo que nos ata a otra persona, sino también las caricias íntimas, y tenemos que confesar al Señor Jesús  cada uno de esos pecados. Él le dará el perdón, y una  mujer  soltera puede convertirse en virgen de nuevo. Ella no puede restaurar su virginidad física, pero la palabra virgen significa "pura" y cada mujer puede llegar a ser pura en pensamiento, palabra y obra.

Holly: Así es, pienso que esto le ofrece tanta esperanza a las mujeres solteras y mujeres casadas que tienen un pasado.

Linda: Oh, así es.

Holly: Una gran cantidad de mujeres casadas y muchas mujeres solteras luchan con tener una mente sana  porque han sido abusadas en el pasado. Sé que esto es un gran problema en nuestra sociedad. Entonces, ¿qué le decimos a las mujeres que  han sido abusadas en el pasado, que no pueden ver el sexo como algo bueno?

Linda: Oh, es muy difícil ver el sexo en el matrimonio como un regalo cuando has sido violada y cuando te han hecho una maldad. Eso simplemente no es compatible.

Lo trágico, Nancy y Holly, es que una consejera cristiana con la que trabajo en Denver, dijo que ella  está convencida de que una de cada tres mujeres en Estados Unidos ha sido objeto de abuso. Eso solo me da ganas de llorar, y yo sé que también hace llorar a Dios. Sé que Él  llora con cada una de esas mujeres que fueron abusadas. Él estaba llorando por el mal que se les hizo. Pero lo que me gustaría decirle a cada mujer que nos escucha, soltera o casada, que ha sido abusada, es que el nombre de Dios es Jehová Rapha. Él es el Sanador, y su nombre es Esperanza.

He visto a muchas mujeres que han sido totalmente curadas de su abuso sexual y ahora pueden disfrutar de las relaciones sexuales con su marido, ya que han visto la perspectiva de Dios. A medida que han permitido que el Señor Jesús penetre profundamente en sus vidas, han sido capaces de alcanzar y comprender la perspectiva de Dios.

Esto puede suceder en un momento, o puede ser un proceso largo, pero Dios es el que compensa por los años que se ha comido la langosta. Él trae belleza de las cenizas, y Él puede hacer esto en la vida de cada mujer.

Nancy: Así es. Hemos hablado hoy sobre dos barreras que muchas mujeres casadas experimentan en su relación sexual con sus maridos. De hecho, Linda, uno de los capítulos del libro que tú y Lorraine escribieron, “Temas de Intimidad: 21 interrogantes que las mujeres tienen sobre el  sexo”, se titula: "¿Cómo me relaciono cuando él es un microondas y yo soy un olla de cocción lenta?"

Linda: Este título me hace reír, Nancy, y sin embargo es muy cierto en muchos matrimonios. Me parece que a las mujeres no les gusta eso. No les gusta el hecho de que son una olla de cocción lenta, y que su marido sea un microondas. Esta área de la respuesta sexual parece tan fácil para él, pero no es tan fácil para la mujer. Él parece que siempre tiene interés y ella no parece tan interesada. ¿Has encontrado esto tú también, Holly, cuando  hablas con las mujeres?

Holly: Definitivamente, y creo que lo  interesante es que cuando las mujeres no entienden eso, es muy difícil para ellas  responder a sus maridos, porque no tienen el conocimiento básico de algunas de las diferencias y el hecho de que Dios diseñó a su marido de esa manera.

No es que sus maridos deciden comportarse de esa manera, es algo dado por Dios. Así que a menos que entiendan las necesidades de sus maridos—incluso en el ámbito físico— la forma en que Dios los creó, ellas no van a entender por qué es tan importante que ellas satisfagan las necesidades de sus esposos.

Linda: Creo que diste en el clavo. Las mujeres que están descontentas por la forma de ser de sus maridos, en realidad, están discutiendo contra de Dios, porque Dios es el que creó a los hombres para responder visualmente. Dios es el que le dio el deseo sexual parecido al tipo microondas a los hombres. Este fue su diseño, y cuando nosotras, como esposas, luchamos contra eso, realmente estamos luchando contra Dios y de seguro que no querremos hacer eso.

Holly: Entonces, Linda, ¿qué le dices a las esposas para ayudarles a entender la manera en que Dios diseñó sus esposos y para que entiendan que es crítico que ellas respondan apropiadamente?

Linda: Holly, en primer lugar quisiera solo hacer un par de aclaraciones. Hemos dicho que los hombres son como los microondas y las mujeres son como las ollas de cocción lenta. Esa es una afirmación general, pero no siempre es cierta.

Los hombres tienen diferentes grados de deseo sexual. Las mujeres pueden tener un grado de deseo sexual  alto, medio y bajo. Una pregunta que escucho muy a menudo de parte de mujeres entristecidas es, "Linda, ¿por qué mi marido no está tomando la iniciativa en la relación sexual? ¿Por qué estoy más interesada que él? "

Hay una amplia gama de situaciones. Probablemente, es tan amplia como el número de matrimonios representados por la audiencia que escucha hoy. Y sin embargo, Dios hizo  el hombre diferente a la mujer.

Holly,  creo que una de las áreas con la cual las esposas batallan más es con el hecho de que  no les gusta que sus maridos sean visuales. Este fin de semana, una mujer me dijo: "Mi esposo quiere hacer el amor con velas, y yo quiero estar en la oscuridad." ¿Qué le dices a las mujeres acerca de eso?

Holly: Bueno, cuando Billy y yo nos casamos, yo estaba tan inhibida en esta área y era tan modesta que quería ir al closet para desvestirme. Fue muy difícil darme cuenta de cómo Dios había diseñado a mi marido y por qué era tan importante para mí entenderlo con relación a esta área.

Creo que muchas veces, como mujeres,no hemos estudiado a nuestros maridos en esta área, y nos perdemos muchas oportunidades en las que podríamos causarles gozo. ¿Cómo se enseña a las mujeres a comprender a sus maridos? ¿De qué forma deben responder tomando en cuenta la forma en que sus maridos fueron creados?

Linda: Holly, les animo a que vuelvan a la Palabra de Dios, donde se encuentran todas las respuestas. Cuando miramos a la novia joven y sabia de Cantar de los Cantares, vemos que se dio cuenta de que su marido fue creado para responder a lo visual. En un pasaje del Cantar de los Cantares, en el capítulo 7, la vemos seducirlo visualmente. Comienza por los pies y va subiendo por su cuerpo, y él simplemente disfrutaba contemplando la belleza de la creación del cuerpo de su esposa.

Holly: Muchas mujeres no se sienten muy bien con sus cuerpos ni cómo lucen. ¿Cómo se puede animar a las mujeres a responder a sus maridos, comprendiendo su necesidad, incluso si ya no lucen como que tenían 20 años ni pesan 110 libras? ¿Son responsables de responder a las necesidades de sus maridos?

Linda: Me encanta el pasaje de Proverbios 5, donde la respuesta a la tentación para un hombre es beber agua de su propia cisterna y agua fresca de su propio pozo para deleitarse con la esposa de su juventud (leer versículos 15 - 19). Ahora bien, tal vez ella no puede seguir siendo joven, pero él se deleitará en ella, y es la manera como su deseo sexual estará satisfecho.

Quiero leerles una carta que recibí de una mujer.  Como  mujeres, por lo general no nos gusta nuestro cuerpo. En nuestras conferencias, a las que generalmente asisten unas 1,000 mujeres, Lorraine Pintus,  y  yo preguntamos: "¿Cuántas de ustedes están totalmente satisfechas con su cuerpo?" Ni una de esas mujeres levantó la mano, ¡ni una sola!

Una mujer que creo que tiene la perspectiva correcta es Caroline. Ella me envió esta carta que dice así: "A medida que envejezco, el  viejo cuerpo se deteriora. Tengo estrías de tres bebés, celulitis y venas varicosas. Mis senos cuelgan, las arrugas abundan, pero en la medida en que mi cuerpo se ha deteriorado, mi experiencia como amante ha ido aumentando. Realmente creo que mi querido esposo por los últimos 40 años ve mi cuerpo como era antes, porque recibe tal placer del mismo."¿No es una perspectiva fabulosa?

Holly: Oh sí, es un gran punto de vista, pero también es una motivación para nosotras como mujeres para mantener nuestro cuerpo en forma, y  mantenernos lo más atractivas posible para nuestros maridos.

Nancy, sé que muchas de las cartas y comentarios que recibimos en Aviva Nuestros Corazones tienen que ver con el  tema del matrimonio. Muchas veces, creo, las mujeres luchan con el hecho de que sus maridos no parecen desearlas tanto como antes. Entonces, ¿Qué le dices a la mujer que está luchando con este asunto, cuando su marido no está cumpliendo tan a menudo como ella quisiera?

Linda: Esa es una buena pregunta, y es una que nos hacen  menudo. La gente no sabe que es una pregunta que recibimos a menudo porque la mujer que se encuentra en esta situación  siente que de alguna manera es su culpa, que ella no es lo suficientemente atractiva o no es lo suficientemente joven. Ella no corre a compartirle a sus amigas o a cualquier persona que su esposo no está interesado en ella. Me parece que estas mujeres a menudo están a dieta y hacen ejercicios de manera  excesiva, porque lo que quieren es llamar la atención de su marido.

Ahora bien, primero debe siempre ir delante de Dios y decir: "Escudriña mi corazón y pruébame, y ve si hay allí camino de iniquidad.” Un marido que no estaba interesado en su esposa, finalmente le confesó lo que le pasaba, y le dijo,: "Debido a que cada palabra que sale de tu boca hacia mí es una crítica, yo no estoy interesado en tener intimidad contigo".

Holly: Cuando nos casamos, no solo estamos teniendo sexo. Es una relación mucho más amplia.

Linda: Sí. Es un conjunto de cosas. Es una totalidad de cosas. Y ¿sabes algo? No creemos esto de los hombres, pero el acto sexual es emocional para ellos, también. Es la forma primaria como los hombres se conectan emocionalmente con sus mujeres. Si solo están siendo criticados y derribados, no querrán conectarse emocionalmente o sexualmente con su esposa. Así que, en primer lugar, examina tu corazón. En segundo lugar, sé consciente de que las personas tienen diferentes grados de deseo sexual.

De verdad que puedo decir que odio hablar de esto, Nancy y Holly, pero la pregunta hay que hacerla "¿Está mi esposo involucrado en pornografía?" Este un problema tan grande hoy en día con el Internet.

Holly: Y tremenda trampa es esta porque el hombre es muy visual.

Linda: Ahí está el asunto.

Holly: Se trata de una herramienta tan fácil que usa  el enemigo para apartar el corazón de un hombre. Es algo rampante en nuestra sociedad.

Linda: Y es algo desenfrenado entre las parejas cristianas. Hablé el otro día con una pareja que dirige un grupo pequeño de siete parejas al que se les hablaba de conservarse puros en el matrimonio—en cuanto a lo que ves y lo que oyes. Cinco de los siete hombres hicieron una cita con el líder y le dijeron que estaban involucrados con la pornografía en el Internet. Todos  son hombres cristianos.

Nancy: Esto es algo que también estamos escuchando a menudo por parte de los oyentes de  Aviva Nuestros Corazones, mujeres que se están abriendo y derramando sus corazones, llenas de frustración y pidiendo ayuda a gritos, "¿Qué hago con mi esposo que está involucrado en la pornografía?" Ahora bien, aquí no vamos a responder a esa pregunta de manera exhaustiva pero, Linda, ¿podríamos darle una palabra de aliento a una mujer que esté en esa situación?

Linda: Dios es el que va a satisfacer sus necesidades al igual que lo hace en todos los ámbitos de su vida, pero, Nancy, ella tiene que ser muy honesta con su marido. Ella necesita enfrentarse a él y decirle que lo ama y que ella lo va a acompañar a buscar ayuda, pero que él que debe conseguir ayuda.

Cuando el pecado se mantiene en la oscuridad, el enemigo tiene poder, pero cuando se trae a la luz, entonces puede haber sanación. Siempre que un hombre mantiene este pecado de la pornografía oculto, el enemigo lo utiliza una y otra vez .

Así que animo a las mujeres a rogar a sus maridos a ir en busca de ayuda, ofrecerse a acompañarlos y poner fecha límite y decirles: "Por favor, en las próximas dos semanas, busca ayuda."  Si no lo hace, ella tiene que ir al pastor e involucrar a la iglesia en ministrar a su esposo, porque si se mantiene en la oscuridad, va a destruir su alma. Va a destruir su matrimonio y a sus hijos.

Holly: Yo creo que por eso es tan importante, Linda, que las mujeres se den cuenta de que son como un salvaguarda para sus maridos. Cuando responden a su marido de manera correcta en el área sexual, entonces lo están protegiendo en muchos aspectos de la tentación que encuentran en el mundo. Ella es la única forma legítima con la que él cuenta para llenar sus necesidades físicas.

Nancy: Estamos hablando aquí acerca de la importancia de que las esposas acepten a sus maridos, acepten las diferencias que  Dios dispuso en ellos—hasta llegar al punto en que le dan gracias a Dios por sus maridos, tal y como son, que lo acepten de la forma en que Dios los ha hecho y los acepten como  un regalo de Dios para ellas.

Entonces hay una necesidad de que la mujer casada acepte su responsabilidad bíblicamente, su responsabilidad dada por Dios de satisfacer las necesidades de su marido y de ministrarle, no solo en el plano físico, sino también como hemos dicho, en la forma en que le habla, asumiendo su rol de motivadora, afirmadora, de manera que pueda  edificarlo para que él se sienta libre de ser el hombre que Dios creó.

Leslie: Esta es Nancy Leigh DeMoss, hablando con Linda Dillow sobre las diferencias entre los hombres y las mujeres, tal y como fueron creados por Dios. Si has sentido la frustración que las mujeres sienten al ser tan diferentes a sus maridos, esperamos que puedas leer más sobre el tema, en el libro titulado “Temas de Intimidad: 21 interrogantes que las mujeres tienen sobre el sexo”, de Linda Dillow y Lorraine Pintus, donde se trata claramente con muchas de las cosas que a menudo frustran a los  maridos y esposas.

Ya sea que tu matrimonio esté fuerte o débil en esta área, serás beneficiada por la lectura de este libro. Puedes visitar AvivaNuestrosCorazones.com para conocer cómo puedes obtenerlo, o bien puedes solicitarlo en tu librería cristiana favorita.

¿Qué hacer si estás agotada y no tienes ganas de responder a las necesidades de tu marido? Linda y Holly volverán mañana para darte un consejo. Por favor, te esperamos de vuelta en Aviva Nuestros Corazones.

 

Aviva Nuestros Corazones con Nancy Leigh DeMoss es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

Uña y Carne, Marcos Vidal, Mi Regalo ℗ 1997 Nuva Music.

Voces adicionales:
- Linda Dillow, en la voz de Cornelia Hernández.
- Holly Elliff, en la voz de Mildred Pérez de Jiménez.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la discusión