Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Annamarie Sauter: Con nosotras Angela y Christopher Yuan.

Christopher Yuan: Me estaba convirtiendo en mi propio Dios. Me encanta lo que dice Romanos 1:25, estaba viviendo la mentira, «estaba adorando y sirviendo a la criatura en lugar del Creador». Así que todo continuó así por varios años, las cosas iban de mal en peor. Mis padres esperaban que todo mejorara y no dejaban de orar pero las cosas no mejoraban.

Ángela Yuan: Fui a la librería cristiana, que se había convertido en mi tienda favorita para ese entonces. Compraba docenas y docenas de tarjetas cristianas, y se las enviaba a Christopher dos veces a la semana, aunque tengo que admitir que en mi interior creía que Christopher no las leía, pero me decía, «no importa, por lo menos le quiero mostrar que pienso en él, y que quiero que conozca de Cristo».

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy …

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Sobre los maestros

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio.

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la conversación