Aviva Nuestros Corazones Podcast

Perseveremos juntas en la Palabra de Dios, día 1

Annamarie Sauter: Con nosotras Laura González de Chávez.

Laura González de Chávez: No estar en comunión con Dios a través de Su Palabra cada día, yo pienso que es como andar con un tanque sin gasolina. Estar a los pies del Señor en Su Palabra no es un lujo, no es algo que hacemos si nos da tiempo, si cabe en mi agenda, no es algo extra que hacemos si nos conviene, o algo que podemos insertar en nuestra agenda apretada de actividades; es una necesidad. 

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Aquí está Patricia para dar inicio al programa de hoy.

Patricia de Saladín: Hoy tenemos un programa diferente aquí en Aviva Nuestros Corazones. Lo grabamos desde nuestros hogares, así que el audio no será el usual, pero estarás escuchando una conversación que marca una fecha importante. 

En nuestras vidas marcamos las fechas especiales para celebrar, para recordar, para darle gracias a Dios, y hoy queremos celebrar medio año en el que hemos perseverado juntas leyendo la Palabra de Dios. Para aquellas que quizás no saben de lo que estoy hablando, me refiero al reto Mujer Verdadera 365. 

Este es un plan de lectura al que miles de mujeres nos hemos unido en este año 2020. Lo desarrollamos aquí en Aviva Nuestros Corazones para fomentar —y dejar a las futuras generaciones— el hábito de tener un encuentro diario con Jesús a través de Su Palabra. Ya sea que estés siguiendo este plan u otro plan de lectura, nuestro mayor anhelo es que las mujeres aprendan a amar la Palabra de Dios y a cultivar una relación personal profunda y vivificante con Jesús.

Le lectura bíblica para hoy es Salmos del 143 al 150, y esta lectura marca el día 183—¡justo la mitad del año! En estos meses hemos experimentado dificultades económicas, crisis, enfermedad, algunos han perdido seres queridos, hemos experimentado aislamiento; pero en medio de todo esto hemos experimentado el gozo de permanecer y perseverar en la Palabra de Dios.

En el día de hoy le damos gracias a Dios porque por medio año nos ha permitido caminar juntas a lo largo de Su Palabra. Y para celebrar este tiempo nos acompañan Elba de Reyes, que la mayoría de ustedes ya conocen. Elba es nuestra corresponsal bíblica, recibe todos sus correos, todos sus testimonios, y aquí la tenemos con nosotros en la mañana de hoy.

Elba de Reyes: Hola, gracias Patricia, gracias mis hermanas es un gozo poder unirme a ustedes ahora que celebramos este medio año de estudio de la Palabra. Es asombroso haber llegado aquí, pero todavía más asombroso el camino que nos espera hasta completarla. Es un gozo poder estar aquí con ustedes.

Patricia: Amén. También contamos con la presencia de Ana Nin. Ana Nin se ha hecho conocida a través del reto Mujer Verdadera 365, porque Ana trabaja en una parte administrativa de Aviva Nuestros Corazones, pero ahora ha formado parte de Arraigadas, y también de los «lives» que ustedes han visto que hemos hecho durante este tiempo. Ana bienvenida a este programa creo que sería tu primer programa de esta índole con nosotros aquí. 

Ana Nin de Olivo: Sí, es correcto. Muy buenos días mis amadas hermanas, feliz y gozosa de poder compartir el poder de la Palabra de Dios, el gozo que es sumergirnos en esa Palabra que sale de la boca de nuestro Señor. Muchas gracias.

Patricia: Amén. Y tenemos a alguien que para la mayoría de ustedes no sé si habrán visto su nombre en los comentarios en las lecturas de la Biblia, para aquellas que lo siguen, es Kelly Altamar desde Colombia. Bienvenida Kelly, qué bueno es tenerte aquí con nosotros en este programa.

Kelly Altamar: Hola Patricia, es realmente un privilegio estar acompañándolas en este día, agradecida con Dios por esta oportunidad, y bueno emocionada realmente de poder compartir con ustedes y con todas las que nos escuchan todo lo que Dios ha estado haciendo durante esta temporada de lectura bíblica.

Patricia: Así es. Y bueno, finalmente quería introducir que también tenemos con nosotras a Laura González, y la dejé de última porque tengo para Laura una primera pregunta: ¿Por qué, cómo surge este reto de leer juntas la Biblia en un año? Laura, yo quisiera que tú contarás un poco de esa historia porque yo recuerdo que yo misma varias veces te dije, Laura, pero ese es un reto grande; Laura, es un camino largo; Laura, es mucha lectura.

Y la verdad que con tu entusiasmo y siendo una mujer de fe, yo puedo decir que Dios ha bendecido abundantemente este proyecto, y yo quiero que tú nos cuentes cómo surgió todo esto.

Laura González de Chávez: Así es Patricia. Bueno, primero que todo, estoy súper contenta de estar aquí celebrando este hito de 183 días de lectura bíblica, la mitad del año. Eso es increíble, ya vamos por la mitad del año y ha sido una gran bendición. Contentas de tener aquí con nosotros a Kelly, porque ella representa una parte de todas esas mujeres que están ahí afuera haciendo el reto con nosotras, y ella ha sido muy fiel cada día aportando lo que Dios le muestra en la Palabra.

De verdad que mi corazón está tan gozoso de ver cómo Dios respaldó este proyecto. Pero como tú preguntas Patricia, para para iniciar, lo primero que Dios puso en el corazón de nosotras fue poder tener esta Biblia de Mujer Verdadera, que era una Biblia que contiene el mensaje principal que nosotros proclamamos, por supuesto, Jesucristo y el evangelio, pero también cómo una mujer que ha abrazado el evangelio vive las diferentes etapas y circunstancias de su vida. Y la Biblia, creo que muchas la conocen, tiene espacio para poner tus anotaciones, tiene un devocional diario que la persona lee luego de cada porción, tiene artículos de interés que tienen que ver con aspectos básicos del Manifiesto de Mujer Verdadera,en fin. 

Pero cuando ya teníamos la Biblia, nosotros teníamos ese anhelo de que las mujeres que nos siguen pudieran acercarse a la Palabra y leerla entera, porque todas hemos visto, yo creo que todas nos hemos dado cuenta de que muchas veces venimos al Señor, venimos al evangelio, pero como que no encontramos el tiempo, ni entendemos cómo podemos entrarle a esta Palabra, leerla completa; y nos conformamos con oír sermones sobre la Palabra, con ver programas y oír programas como el mismo Aviva Nuestros Corazones.

Son programas con textos bíblicos de base, fundamentados en la Escritura, pero nada es igual a estar en la Palabra, conocer todo el consejo de Dios, y escudriñarla y sacar lo que Dios tiene que enseñarnos. Entonces Dios puso eso en el corazón de nosotras. Qué podemos hacer para animar a nuestras seguidoras y dejarles este legado –que yo creo que es, para mí en mi corazón, es el más grande legado que podemos dejarles– el amor por la Palabra.

Entonces Dios fue tan bueno que tantas mujeres se unieron al reto; y es un reto, definitivamente, y como dices Patricia, son muchos días, es un libro muy grande y no todo el mundo está acostumbrado a leer diariamente, a sacar ese tiempo de su día para dedicarle a la lectura de la Palabra.

La realidad es esa, el reto era que todas estas mujeres empezaran a leer la Biblia juntas; pero no solamente decirles a ellas que la lean, sino nosotras todas en el equipo de Aviva, leerla junto con ellas, caminar junto con ellas, y entonces tener una conversación cada día alrededor de la Palabra. Y el Señor ha sido tan bueno que nos ha ayudado hasta ahora.

Patricia: Pero el reto no se quedó ahí, porque al querer leerla todas juntas, entonces comenzaron los devocionales dentro de Mujer Verdadera 365. Y eso parecía también un proyecto inalcanzable; y Dios la verdad que se ha glorificado, porque en algo que nosotros –yo pensaba, «bueno, esto es casi una misión imposible, porque cómo va a ser que nosotras vamos a comentar ¡la Biblia entera! Y la verdad es que Dios ha sido tan fiel porque ya va medio año y cada día ha salido esa lectura con el devocional correspondiente.

Y precisamente –hemos trabajado todas– pero así es que surge Ana Nin en la escena poniendo sus dones al servicio de este ministerio y enriqueciéndolo muchísimo.

Laura, tú querías decir algo más.

Laura: Quería decir, en cuanto al devocional diario, que la Biblia Mujer Verdadera trae su devocional pequeño que tiene algo que sacarle, una aplicación de la lectura del día; pero queríamos ayudar a las mujeres que no tenían la Biblia Mujer Verdadera y aún a las que tienen la Biblia Mujer Verdadera, e ir más profundo.

No quedarse en la lectura superficial, sino enseñarles cómo ir a la Palabra y sacar todo lo que esa Palabra tiene. Y por supuesto, no somos comentaristas bíblicas ni podemos hacer un comentario exhaustivo, pero sí ir un poco más profundo con ellas. Y ahí surgieron entonces los devocionales que tú mencionas Patricia, que están en Mujer Verdadera 365, que ayudan a todo el mundo, aún a las que no tienen la Biblia Mujer Verdadera, a que puedan también unirse a la reflexión e ir más profundo, y ayudar incluso a personas que están haciendo la Biblia en grupo, a que ellas puedan ir sobre esas preguntas que están en esos devocionales donde vamos más profundo. 

Patricia: Y así también esos devocionales han significado un reto para nosotras porque es como tú dices, no es lo mismo leer la Biblia y decir, «ah ya la leí». No, es cuál es la verdad bíblica en este en esta porción, qué partes yo puedo extraer para aplicar a mi vida, y también en ese sentido por eso está Kelly con nosotros, porque Kelly ha tenido una participación diaria en el reto. Kelly comparte sus propias reflexiones de lo que el Señor le ha mostrado. Quisiéramos escuchar de ti Kelly, vamos a escuchar cómo el reto llegó a ti, qué ha significado para ti y cómo en el día a día tú te enriqueces con el devocional de Aviva, pero haces tus propios aportes.

Kelly: Sí, definitivamente este reto ha significado que mi vida dé un giro rotundo. Dios realmente ha empezado a hablar directamente a mi corazón. Quiero aprovechar el espacio para decirles que ha sido muy especial poder tenerlas a ustedes desde cerca, porque así se siente cuando hacemos el reto de 365 días. Las sentimos interesadas en nuestras vidas y eso ha sido muy hermoso porque pues anteriormente escuchábamos los audios –y siempre ha sido edificante escucharlos– pero con este reto ha habido, yo creo, que ha empezado a existir una cercanía entre el ministerio de Aviva Nuestros Corazones y cada una de las oyentes que está del otro lado, siempre interesada en saber qué tiene Dios para decirnos cada día.

Entonces este reto para mí ha significado recordar que definitivamente lo más importante es que yo pueda tener una relación de intimidad con el Señor todos los días. Eso es más valioso, sin quitarle obviamente valor a lo que significa escuchar el audio, pero me ha acercado a la presencia del Señor, he podido experimentar de cerca lo que Dios quiere hablar a mi corazón cada día, y yo creo que para todas las mujeres que están haciendo el reto estará significando lo mismo esta cercanía con Dios, esta meditación de la Palabra todos los días, este esfuerzo por ir a la presencia del Señor sabiendo que Dios va hablar directamente a nuestros corazones.

Entonces esto ha sido muy importante porque los audios se prestan, en muchas ocasiones, para que las personas quizás piensen en cierto momento que ya con eso cumplieron con su parte al escuchar el audio. Pero qué bonito ha sido recordar que la Palabra de Dios es la única que puede de verdad trabajar a profundidad con cada corazón y sacar todo eso que hay ahí que de pronto a Dios no le agrada, para que sea revisado por Dios; y qué bonito que el ministerio nos está incentivando hacer eso para que en realidad tengamos un crecimiento y un apego a la presencia de Dios cada día. Eso ha sido muy hermoso. 

Patricia: Elba, quizás tú pudieras también compartir un poco acerca de esto y lo que el reto ha significado también para ti, y cómo te has sentido en todo esto.

Elba: Viendo a Kelly aquí, me encantaría compartir dos cosas. Ella representa esa audiencia, esa audiencia que ha sido fiel, que se ha mantenido comentando, a veces unas más profundo, otras menos abundante quizás en palabras. Algunas escriben por carta y no dejan el comentario ahí debajo, pero… se ha formado una familia. Es como estudiar la Biblia en comunidad, y me encanta ver cómo muchas veces a mí me corresponde el comentar en los comentarios de las oyentes; pero muchas veces hay preguntas que ya las mismas oyentes se responden unas a otras, centradas en la Palabra, alimentándose una a la otra en la fe, animándose; y eso es hermoso porque estamos estudiando la Biblia no solas, estamos yendo a la Palabra en comunidad.

Y en cuanto a mí personalmente, eso me ha llevado a ir todavía más profundo porque dejan algunas preguntas que no entienden, que quizás el devocional no tocó ese aspecto, pero me lleva a mí a ir todavía más allá, estudiando para poder dar respuesta a las inquietudes. Y definitivamente, Dios ha transformado mi vida este año con este estudio. Muchas veces he leído la Biblia en mi caminar con el Señor, pero nunca en comunidad así como esta vez, y ha sido hermoso realmente. 

Patricia: Yo me imagino –mucha gente me ha dicho– que antes le daba mucha dificultad seguir la lectura de un año y que ahora lo están haciendo, precisamente porque aún la época que estamos viviendo ha facilitado que las personas saquen ese primer tiempo, la mayoría, el primer tiempo en la mañana. Pero ¿saben? Muchas personas me han reportado las bendiciones de los devocionales que Ana hizo sobre primero y segundo de Crónicas y primero y segundo de Reyes, cuando ellas sacó tantas aplicaciones aún de la maternidad y de la crianza de los hijos.

Ana, cuéntanos un poco porque, ¿qué sentiste tú cuando tomaste estas porciones para hacer los devocionales, y una vez tú haces estos devocionales el Señor te ministra a ti, porque tú me has comentado cómo el Señor te habló a ti, y cómo has podido bendecir a tantas mujeres que se conectaron leyendo todos esos devocionales de Reyes y de Crónicas.

Ana: Definitivamente el mayor reto para mí fue no quedarme en la superficie. No leer por leer sino sumergirme, orar y esperar escuchar Su voz. Esperar que el Señor abriera mis ojos, y qué gozo poder ver que Él sí lo hizo, y yo pude escuchar y el Señor pudo mostrar lo que había detrás de esas letras escritas ahí. Y fue impactante porque como dice, la Palabra es viva, es real. Dios es real y Dios me fue mostrando. Es increíble cómo en cada detallito hay una intención, una inspiración de parte del Señor que solamente Él abriendo tus ojos tú puedes verlo. 

Patricia: Y ¿hay alguna porción o algún libro en particular que te impactó a ti, Ana, de manera especial?

Ana: Sí. Cuando Elías se esconde en la cueva que anda huyendo de Jezabel, y él tiene miedo, a mí me tocó mucho porque Dios… es como que si Dios se acerca y le pregunta, en vez de dejarlo solo o decirle, porque tú temes, o algo así, es como que Dios se acerca y le pregunta, ¿dónde estás, qué haces? Entonces me tocó mucho porque Dios no solamente es un Dios que habita en habitaciones de luz inaccesibles, que está allá en su trono, sino que Él se acerca a nosotros. Él está interesado realmente en hablar al corazón del hombre, en relacionarse con el hombre. Y ahí yo pude ver a Emanuel, Dios con nosotros.

Laura: Así es Ana. Y pensando en esa pregunta de por qué un reto, me doy cuenta y yo creo que todas aquí estamos de acuerdo, que fuimos creadas para relacionarnos con nuestro Creador, con nuestro Padre, y es a través de Su Palabra que hacemos eso. Y no estar en comunión con Dios a través de su Palabra cada día, yo pienso que es como andar con un tanque sin gasolina. 

Estar a los pies del Señor en Su Palabra no es un lujo, no es algo que hacemos si nos da tiempo, si cabe en mi agenda. No es algo extra que hacemos si nos conviene, o algo que podemos insertar en nuestra agenda apretada de actividades. Es una necesidad, es como comer. Nosotros no comemos un día y dejamos de comer tres días. 

Tenemos que comer tres veces al día o al menos una vez al día una buena comida para mantenernos y sostenernos, de manera que las mujeres puedan estar en Su Palabra cada día; venir a Él cada día nos recuerda que Él es Dios; que Él es nuestro Dios; que Él es nuestro Padre; que Él nos ama; que Él nos sostiene; que podemos confiar en Él, que podemos descansar en Él. Eso libra nuestro corazón de ansiedades, de preocupación, porque recordamos que tenemos a este Dios que nos habla y nos recuerda de Su amor, nos alienta, nos guía, guía nuestros pasos con Su Palabra. 

Es como ese maná de cada día con el que nos sostenemos espiritualmente. Me encanta el Salmo 27, que dice: «Una cosa, (una cosa) he pedido al Señor y esa buscaré». Cuando uno dice eso… qué tú dirías si Dios te dijera, «busca una cosa». ¿Cuál es esa cosa? Y el salmista dice: «Que habite yo en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y para meditar en su templo». Y eso es lo que hacemos cuando venimos a la Palabra cada día. Ver a este Dios tan maravilloso que se ha revelado a nosotros y nos ha dejado Su corazón, Su Palabra, Su voluntad para nosotros plasmada en un libro. Y si no estamos leyéndolo cada día, y todo el consejo de Dios, no solo algo que nos gusta sino toda la Palabra, no vamos a poder vivir esa vida abundante que el Señor quiere para nosotros.

Patricia: Kelly, me gustaría saber si hay alguna porción específica o algún libro que te haya impactado de manera particular. 

Kelly: Sí, el libro de segunda de Crónicas ha sido un libro muy hermoso, y en particular atesoro el capítulo 34 el versículo 27, que dice: «Porque se enterneció tu corazón y te humillaste delante de Dios cuando oíste sus palabras contra este lugar y contra sus habitantes, y te humillaste delante de mí y rasgaste todos tus vestidos, y lloraste delante de mí, ciertamente te he oído declara el Señor». Este versículo ha impactado realmente mi corazón, me ha hecho recordar que el Señor está siempre ahí, dispuesto para nosotros; que Él solamente está esperando que nosotros le busquemos, está esperando un corazón rendido a Sus pies, y Él siempre va a estar ahí dispuesto a darnos todo cuanto necesitamos, pero que también es la voluntad de Dios que recibamos. Ese pasaje me hacía recordar mucho, cómo cuando estamos en necesidad y corremos a Sus brazos Él nos recibe y siempre está dispuesto para nosotros.

Patricia: Amén. Y en esta época que hemos estado viviendo, de pandemia, hemos visto ese llamado a humillarnos constantemente en los libros que hemos estado leyendo. Y Elba, tú que recibes tantos testimonios, ¿podrías compartir con nosotros alguna forma en que la Palabra ha obrado transformación en la vida de estas mujeres, cómo ha impactado sus vidas, sus vidas prácticas?

Elba: Oh sí, Patricia.Si te vas a los comentarios debajo de los devocionales, verás muchas veces cómo la Palabra de ese día –es la Palabra la que nos cambia, no los devocionales; es la Palabra que hace Su obra en nuestro corazón. Pero los devocionales te ayudan a ir un poco más profundo y Dios a través de esa Palabra va hablando al corazón de las mujeres, y muchas veces decían, «esto es para mí». Dios ha venido trabajando con mi egoísmo, Dios ha venido trabajando con mi orgullo. Ahora con este confinamiento muchas han hablado de su ansiedad, del hecho de estar encerradas con sus familias, con sus niños y cómo han estado irritables, y Dios ha ido hablando porque el texto de ese día era apropiado y justo para ellas. Puedo recordar, tengo aquí delante de mí un testimonio de cuando Balaam, cómo esta hermana se comparaba con Balaam, y decía, «en mi necedad ya Dios me había declarado al igual que Balaam, cuál era Su voluntad, y yo viendo en Su Palabra quería también seguir con mis planes al igual que él».

Ahí estaba viendo el paralelismo entre su vida y la vida de Balaam, y solamente eso puede hacerlo la Palabra. Mostrar nuestra avaricia, mostrar nuestra codicia. Nosotras por más devocionales que escribamos no podemos hacer eso, solo la Palabra de Dios. Y eso lo hemos visto un día tras otro al leer los comentarios, y eso es hermoso porque no solamente ellas son bendecidas sino nosotras también al ver la obra de Dios y podemos alabar a Dios por eso, porque por igual Él lo ha hecho con nosotras también. Yo he sentido eso mismo en mi vida con la Palabra, y me he visto igualmente identificada.

Patricia: Hemos tenido una excelente conversación en el día de hoy, pero el tiempo se nos ha ido, y hoy me han acompañado, Elba de Reyes, Laura de González, Ana Nin de Olivo y Kelly Altamar. Te animo a que te unas mañana de nuevo para que sigas escuchando cómo este reto de Mujer Verdadera 365, ha impactado vidas, ha transformado familias, ha cambiado nuestra manera de enfocar la lectura diaria y nuestra meditación diaria en la Palabra de Dios para encontrarnos con ese Dios.

Así que, hasta mañana.

Annamarie: Perseverando en la Palabra de Dios juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras fueron tomadas de la Biblia de las Américas a menos que se indique otra fuente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Únete a la conversación