Aviva Nuestros Corazones Podcast

Preguntas urgentes y respuestas sólidas, con Rosaria Butterfield

Annamarie Sauter: Hoy en Aviva Nuestros Corazones escucharemos de una invitada especial.

Rosaria Butterfield: Una ética moral sexual bíblica, está realmente en el centro del evangelio, no en sus márgenes. Muchas personas están despertando a esta verdad. Y sabes, cuando tú cambias... este es solamente un tipo de verdad filosófica, ya un tanto vieja que sabía antes de haber conocido al Señor; si cambias el orden de las palabras, cambias la lógica.

Annamarie: Esta es Rosaria Butterfield.

Rosaria: ...Pero lo que realmente hace esto, es suplantar la verdad de Dios por nuestra vida y nuestros sentimientos.

Si tú decides que no, que no todos somos hombres o mujeres que llevamos la imagen de un Dios santo y con un alma que durará eternamente, sino que en cambio algunos de nosotros somos gay, otros conservadores y otros trans y otros… si tú haces eso, por un lado, podría parecer muy caritativo de tu parte. Pero en realidad lo que eso hace es suplantar la verdad de Dios, por nuestra vida, por nuestros sentimientos. Y nuestros sentimientos están más veces que no, enraizados en la distorsión que el pecado original nos ha causado. Diariamente tenemos que encontrarnos con esta realidad. Cómo el pecado original nos ha distorsionado, el pecado real nos distrae y el pecado remanente nos manipula.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Bueno, hace un tiempo aquí en Aviva Nuestros Corazones, escucharon una entrevista que hice con Rosaria Butterfield. Ella compartió una historia maravillosa de la asombrosa gracia de Dios. Escuchamos cómo esta mujer, habiendo sido una activista del movimiento de los derechos homosexuales, vino a la fe en Jesús, y cómo entonces abandonó el estilo de vida lesbiano y empezó a vivir una vida para la gloria de Dios. 

Rosaria: Una amiga transgénero puso la pregunta de manera aguda. Lo que ella dijo fue –yo volví a la cocina creo para buscar otra botella de vino y llenar algunos platos con más pasta– y ella estaba sentada y me dijo, «Rosaria antes de ir de nuevo al comedor y servir eso, quiero hablar contigo algo en particular que me está preocupando. Toda esta lectura de la Biblia te ha cambiado, y realmente estoy muy preocupada por ti».

Nancy: Si no has escuchado esta historia, espero que visites los archivos de Aviva Nuestros Corazones.com, y te asegures de escuchar esta serie: «Pensamientos secretos de una conversa improbable».

Rosaria: Yo necesitaba ir a la iglesia y encontrarme con Dios, sin estar preocupada por el hecho de que mi corte de pelo y mis jeans tal vez no eran el protocolo de vestimenta correcto para este grupo de personas en particular.

Nancy: Bueno, desde que salió al aire esta serie, siento que muchas cosas han cambiado muy rápidamente. Ha habido debates muy acalorados sobre aquellos que se autoidentifican como transgénero y sobre el uso de los baños públicos. Y hemos visto un aumento de la oposición de cristianos que deciden, en buena conciencia, no proveer sus servicios a matrimonios del mismo sexo.

También hemos visto un número de predicadores y escritores que dicen creer en la Biblia, que ahora están apoyando el matrimonio del mismo sexo. Y tristemente, estas discusiones se han llevado a cabo de manera divisiva, y en algunos casos, han llegado a la violencia.

Bueno, estos son días de mucha complejidad y confusión. ¿Y qué debemos pensar nosotras? ¿Cómo manejaremos estos temas?

Nuestro equipo se encontró con Rosaria Butterfield en la Coalición por el Evangelio, en la conferencia de mujeres. Erin Davis, de quien escuchaste recientemente en una de nuestras series, conversó con Rosaria sobre algunas de estas tendencias actuales.

Erin Davis: Me pregunto si me podrías ayudar con un término, al que por un tiempo estuvimos muy acostumbradas, pero que ahora ha perdido un poco de su significado… es, «orientación sexual». Todas escuchamos esa frase y no estamos muy seguras de lo que significa. ¿Me podrías ayudar a entenderla?

Rosaria: Sí. Bueno, antes que nada, ya no sabemos lo que significa porque está cambiando semanalmente. En el siglo diecinueve el término, «orientación sexual», fue introducido por Freud, para sugerir una categoría ontológica de la personalidad. Esa es una frase grande, y lo que realmente quiere decir es, «quién realmente eres».

Antes del siglo diecinueve, casi todos aceptaban el hecho de que éramos diferentes de los animales. Nosotros somos diferentes porque fuimos hechos a la imagen de Dios y somos diferentes porque somos portadores de la imagen femenina y masculina. Somos diferentes porque tenemos un alma que vivirá por toda la eternidad.

Pero entra Freud en la escena y dice: «No». Él dijo que en parte, esto estaba conectado a una idea evolutiva. Somos mamíferos superiores. Nosotros somos mamíferos superiores cuya verdadera personalidad, y propósito principal en la vida es florecer en términos de nuestros deseos sexuales. Algunas personas son homosexuales y algunas personas son heterosexuales y eso es lo que somos.

Y esto provoca un tipo de idolatría sexual, realmente. Y este es el asunto con los ídolos; los ídolos necesitan ser alimentados constantemente. No hay en el Antiguo Testamento ninguna ocasión en que el ídolo diga: «Hey, basta ya, tengo suficiente. Por favor, no sacrifiques a tus hijos. Los becerros ya han sido suficientes». Los ídolos constantemente necesitan ser satisfechos porque un ídolo es por naturaleza depredador.

Desde el siglo diecinueve en adelante hemos visto eso. Quiero decir, una categoría de depredadores. Y estoy usando este término, «depredador», porque el pecado sexual nunca va a ser satisfecho. Va en aumento todo el tiempo.

En el 2015 con la decisión de la Suprema Corte en el caso de Obergfell –que es la decisión de la Suprema Corte que legalizó el matrimonio homosexual– lo que sucedió en ese momento fue que la orientación sexual pasó de ser un ídolo nacional a ser un derecho civil. Y ahora, estamos viendo la orientación sexual bajo una perspectiva totalmente diferente, porque ahora como una categoría del derecho civil, tiene peso y garras, lo que ha desencadenado una persecución a la libertad religiosa que hemos empezado a ver y de la cual veremos más.

Erin: Yo sé que no puedes saber lo que pasará, pero me pregunto, ¿cómo crees que esto se desarrollará en los próximos cinco, diez, quince años, a partir de ahora?

Rosaria: Es divertido, porque si le preguntas a mi esposo eso, él es mucho más optimista que yo. Pero le vivo diciendo que es así, porque no ha visitado algunos lugares que yo sí he visitado. Y creo que esto seguirá escalando hasta un punto en el que las personas que proclaman el evangelio serán encarceladas. No puedo ver el futuro, pero no me sorprendería si eso sucediera en un periodo de cinco o diez años.

El ataque islámico yihadista del club homosexual nocturno en Orlando, sucedió como un gran ejemplo, porque, ¿a quién es que culpan de esto? A los cristianos. ¿Por qué? Porque predicamos el evangelio.

Tú puedes decir, «!Wow! ¡Agáchate y cúbrete! Esto se está poniendo feo». Pero no es a eso que Jesús nos ha llamado. Las preguntas clave son,

  • ¿Cómo vamos amar a nuestros enemigos ahora?
  • ¿Cómo vamos ahora a practicar la hospitalidad?
  • ¿Cómo vamos a presentar los mandamientos que son tan relevantes, mucho más ahora que cuando estábamos caminando sonámbulos?

Porque, he aquí lo que sabemos de estos tiempos. Dios en Su providencial amor y sabiduría ya nos lo ha anticipado. Necesitamos seguir al Señor. Necesitamos entender que la hospitalidad es actualmente una forma de guerrilla en un mundo que necesita ser aniquilado por el evangelio del amor.

Erin: Mi pastor, quien no sale de su pueblo, es pastor en un área rural de Missouri. Él ha estado en el púlpito de nuestra iglesia durante treinta años. Y él estaría de acuerdo contigo. Le he escuchado decir en varias ocasiones que las personas que están en el Seminario Teológico ahora mismo, van a verse encarceladas si deciden predicar el evangelio y la Biblia.

Así es que, creo que no eres la única persona con ese sentimiento. No somos muchos los que lo diríamos en voz alta. Pero creo que el tema del género es un campo de batalla sobre el cual la Palabra de Dios actualmente está siendo retada. Las guerras de género ya se han iniciado. Pero cuando miras retrospectivamente a la historia, ¿crees tú que desde siempre ha habido una agenda para socavar el evangelio con la sexualidad? ¿Ha sido Satanás que ha torcido una mala ciencia? 

Rosaria: Esa es una gran pregunta. Yo no creo que haya sido arbitrario. Pero debemos colocar al género en el binarismo, la masculinidad y la feminidad de Génesis 1:26. No es solamente que Satanás haya tenido alguna apertura en cuanto al género, aunque ciertamente ha llegado a ser así. La ordenanza de la creación depende de un binario de hombre y mujer. Génesis 1:26 nos dice que el nacer hombre o mujer, implica responsabilidades y restricciones tanto éticas como morales.

Lo que Satanás ataca es precisamente esto, porque es una ordenanza de la creación. Cualquier ordenanza de la creación está absolutamente en el alma y en el corazón del evangelio. Muchos evangelistas, bien intencionados, están despertando a un mundo atemorizante, porque ellos creyeron la mentira de que el matrimonio homosexual lo único que haría era simplemente crear una expansión en la olla de fusión de las diversidades. 

Y las personas se han dado cuenta de que no es así. Realmente, la exclusividad está en el mismo corazón del mensaje del evangelio, porque la exclusividad está en el centro del corazón amoroso de Dios. Jesús es el camino. Pero esta es la manera en que esto se está llevando a cabo en cuanto al género.

Una ética sexual moral bíblica está en el centro del evangelio, no en sus márgenes. Muchas personas están despertando a eso. Este es un tipo de verdad filosófica antigua que yo sabía antes de conocer al Señor. Si cambias el lenguaje, cambias la lógica.

Así que si decides que no, que no somos hombres y mujeres que llevamos la imagen de un Dios santo, con un alma que es eterna, sino que somos homosexuales algunos y heterosexuales otros y algunos son trans y otros….si tú haces eso, parece, por un lado, ser un tanto caritativo.

Pero lo que realmente hace esto, es suplantar la verdad de Dios por nuestra vida y nuestros sentimientos. Y nuestros sentimientos están frecuentemente arraigados en cómo el pecado original nos ha distorsionado. Diariamente tenemos que enfrentar eso. Cómo el pecado original nos ha distorsionado, el pecado real nos distrae y el pecado remanente nos manipula.

Erin:¿Es esa la hipótesis de Sapir-Whorf en la que la estructura del lenguaje moldea la manera en que se piensa? Creemos que es lo contrario, que pensamos y luego decimos. Pero como el idioma de la sexualidad ha cambiado, y como le hemos dado clasificaciones, diferentes categorías, muchas de las cuales no existen...transgénero... y la lista sigue y sigue, ya hemos perdido la cuenta.

Rosaria: Sí. Es una sopa de letras. Tantas que no les puedes seguir el paso.

Erin: Así es. Ha cambiado nuestra manera de pensar a medida que el lenguaje ha cambiado. ¿No es así?

Rosaria: Y ahí es donde los cristianos deben poner la línea. Yo pienso que no se le puede dar una buena respuesta a una mala pregunta. Así es que, si empezamos con una mala pregunta o si empezamos con el lenguaje errado, o las etiquetas equivocadas, o con las categorías equivocadas de persona, terminaremos cada vez más y más profundamente en peores problemas...

Yo me tomaría todo el tiempo que fuera necesario para luchar y persuadir a las personas a quienes amo y que no están de acuerdo conmigo sobre esto, y te voy a decir por qué. Yo pasé dos años de mi vida realmente haciéndole al Señor esta pregunta: «¿Es mi amor sexual por las mujeres una reflexión de quien soy?» –Que era lo que yo pensaba, hey, yo soy una lesbiana.

Erin: Eso fue lo que tú oíste.

Rosaria: Exactamente. Y eso fue lo que creí. «¿O es una distorsión de quien yo soy por la caída de Adán?» Ahora bien, todo esto descansa en la respuesta a esta pregunta. No podremos continuar sin antes responder a esta pregunta. 

Tú puedes comparar esto con tener un jardín. Si tengo un bello jardín y lo dejo cinco años florecer sin ocuparme de él; no podo los rosales, no me ocupo de las plagas, no quito las malezas, solo lo dejo que florezca. Él se destruirá a sí mismo. 

Si voy donde un buen jardinero y le pregunto: «¿Dime qué hay de malo en mi jardín? Yo dejo que florezca. No hice nada malo». Ese maestro jardinero me dirá, «pero Rosaria, la naturaleza del jardín es que se llene de malezas».

Así es que amiga, hermana que estás escuchando ahora mismo. Yo te amo y la naturaleza de tu naturaleza es que se llene de malezas. Esta es la naturaleza que tenemos. Y mientras la salvación del Cristo resucitado cambia nuestra naturaleza, no cambia nuestras batallas. No cambia el hecho de que Satanás sabe de qué estamos hechas.

No cambia los recuerdos de mi cuerpo ni los tuyos. Así es que debemos estar en guardia para jamás creer que nuestros sentimientos son santificables, simplemente porque no escogemos tenerlos, y los tenemos desde nuestra más remota memoria. Esa es la huella digital de Satanás.

Así que cuando alguien me dice, «yo nací así». Yo no discuto. Claro que naciste así. Se llama pecado original. Todos nacimos de esta manera. Estamos todos en el mismo bote. Es un principio democratizante.

Erin: Mi respuesta en ese departamento no es tan sofisticada como la tuya. Pero pienso que así como alguien nace con una tendencia gravitacional en otros aspectos, pero no solo descartamos todos los contratiempos y decimos, «bueno, tú tienes una tendencia gravitacional hacia la ira violenta, así que eso es lo que eres». O, tienes una tendencia gravitacional hacia el abuso de sustancias adictivas, eso es lo que eres. Solamente lo vives. Así es que me pregunto, en dónde se divide nuestra lógica.

Rosaria: Se divide porque «gay» vino a ser una categoría de persona. Y para muchas, muchas personas, y no tomemos a la ligera algo tan serio como esto, incluyendo la Sociedad Americana de Psiquiatría, la Sociedad Americana de Sicología y muchas universidades cristianas, la CCCU ahora mismo apoya la idea de que algunas personas son simplemente gays.

Y que gay es santificable mientras… obviamente APA no diría algo así, pero las organizaciones cristianas sí lo dirían, «gay es santificable siempre y cuando tú no participes en ello». Ahora, eso en sí mismo es un pecado porque al minuto que tu llames al pecado, «gracia», estás cayendo en en el problema que 1 Juan llama, llamar a Dios mentiroso.

Digamos que tú eres más pura sexualmente que yo. Tú estás fortalecida. Dios te ha bendecido con una mayor fortaleza en la carne que a mí. Aún es pecado porque no podemos llamar lo que Dios llama pecado, gracia. 

Pecado no es solamente lo que hacemos. Va mucho más allá que eso. Jesús dice que la ira en el corazón es asesinato; que la lujuria es adulterio. Nosotras seguimos al Señor quien conoce nuestros corazones mejor que nosotras mismas.

Erin: Bueno, danos, a aquellos de nosotros que somos cristianos…yo siento que estoy caminando sobre cáscaras de huevo, un poco sobre todo esto del lenguaje y de cómo hablar sobre eso y cómo honrar a Dios en Su Palabra y amar a las personas bien. No sé qué palabras utilizar, gay, homosexual o sopa de letras. Parece que cada día se añaden nuevas letras, una cadena de LGBT. 

Rosaria: En el léxico del mundo, la orientación sexual se refiere a con quién quiero yo acostarme y la identidad genérica hace referencia a qué identidad tengo cuando lo hago. La crudeza de eso no es algo que yo haya inventado. Puedes encontrarlo en el New York Times y el Newsweek.

Así es que piensa en el contexto. Todo el significado de nuestra vida está en la cama ilícita. Así es que esa es la distinción. ¿Entonces cómo nos referimos a las personas? Yo nunca hago referencia a una persona como «gay». Creo que ese es un término degradante. Yo me referí a mi persona como «gay» por muchos años. Y cuando leí el Salmo 73 que Dios dice: «era yo torpe y sin entendimiento; era como una bestia delante de ti», ahí fue donde totalmente me desconcerté. 

Yo pensaba que estaba en el lado de la justicia y la rectitud y la diversidad, la compasión y la bondad, para descubrir que ¿era a Jesús a quien yo perseguía todo el tiempo? ¿Mi Jesús? Jamás, yo nunca usaría la palabra «gay» para referirme a una persona. Eso degrada lo que significa ser una portadora de Su imagen. 

Lo que yo haría sería decir, «alguien que se identifica en algún momento como gay o lesbiana». Esto puede ser crucial para una madre que está escuchando ahora, cuya hija adulta le ha dicho al llegar de la universidad, «mamá, yo soy lesbiana».

Lo que esa madre necesita decirse en su mente es, «no, tú no lo eres». No digo que lo debes expresar en voz alta, pero en tu mente debes decir, «eres una hija que está bajo oración. Eres hija bajo pacto que luchas con un pecado remanente que aún está en tus espaldas, está en todo el mundo y todo tu mundo y mi mundo. Pero yo voy a remover las puertas del cielo intercediendo por ti, porque tú no eres una lesbiana. Esa no es una categoría que Dios ha hecho para nadie. Todos somos hombres o mujeres que llevamos la imagen de un Dios santo y luchamos con el pecado remanente hasta ser glorificados. Y yo voy a estar a tu lado. Pero no me voy a dejar engañar por eso ni por un minuto. Lamento que tú sí lo estés».

Ese es el diálogo interno que una madre debe tener con ella misma antes de que pueda ser de algún beneficio para su hija, por la que Dios la ha llamado a interceder ante Su trono de gracia.

Y permítanme decirles: yo no me convertí de la homosexualidad. Yo me convertí de la incredulidad. Cuando Ken Smith, el pastor que Dios puso en mi vida, me conoció, él supo que ser una lesbiana no era mi peor pecado, mi peor pecado era ser una incrédula.

Así es que, las personas pueden luchar con toda naturaleza y toda forma de pecado hasta el día en que mueran. Lo que sí debemos hacer, es luchar a la manera de Dios. Y a la manera de Dios es clavando un clavo fresco en ese pecado de nuestra predilección cada día. Pero si en lugar de llamarle pecado, le estamos llamando gracia, ni siquiera podemos entrar en el juego. Así es que esa madre debe de ayudar a su hija a entrar en el juego.

Erin: No crees que ha llegado a ser como un pequeño examen con una sola pregunta de si ¿realmente eres un ser humano inteligente? ¿Aceptas la homosexualidad? Sí o no. Y si es «no», entonces hay algo que no está bien en nosotros.

Rosaria: Cierto. Y sabes, eso es parte de por qué necesitamos ser apologistas y evangelistas. Nosotras necesitamos persuadir a los que amamos. Necesitamos persuadir a nuestra cultura. Debemos estar listas para compartir el evangelio en cualquier momento. Debemos estar listas para compartirlo en cadena.

Recientemente estaba sentada en un avión, y la mujer a mi lado estaba hablando de las leyes sobre el uso de los baños. «Yo soy de Carolina del Norte- Cámara de representantes 2». Y yo solamente dije: «Mire, yo soy cristiana. Yo solo sé que nacer hombre o mujer conlleva responsabilidades éticas y morales. Yo no creo que esta ley discrimine en contra de las personas. Discrimina la conducta. Toda ley discrimina una conducta. Esa señal de pare discrimina una conducta. Nosotros estamos muy contentos de que el piloto de este avión obedezca las leyes de tráfico.

«Así es que yo creo que lo que necesitamos hacer, es ayudarnos mutuamente, simplemente a aceptar que eso es lo que hacen las leyes. ¿Y sabe usted? Todo este asunto de que no puedes legislar la moral, yo no creo que sea cierto en lo más mínimo, no se puede legislar la virtud. Pero de nuevo, ¿esa señal de pare? Sí legisla mucha moralidad».

La mujer respondió, «nunca había oído eso antes. Es realmente interesante ese argumento». Y dos personas detrás de mí se inclinaron y dijeron: «¿Hey, podemos incluirnos en esa conversación?»

Y de esa manera, yo creo que los cristianos no deben tener temor de compartir con fluidez la sabiduría del evangelio. Yo no estoy segura de si tú vas a iniciar el tema diciendo….«está ahí en la Biblia, en Génesis 1:26». Yo creo que esto ayuda a las personas…así como las madres hacen con sus hijos. 

Queremos que nuestros hijos se muevan a la fluidez, especialmente cuando estamos enseñándoles a leer. Lo mismo es cierto para los cristianos hoy en día. Ese es nuestro campo de juego. Nuestro campo de juego ahora es la fila del supermercado. Nuestro campo de juego es ahora la fila para dejar los niños en el colegio. Esos son nuestros campos de juego.

Y esa es la razón por la que veo la hospitalidad como una avenida clave, por medio de la cual el evangelio bajo persecución va a ser propagado. También se puede aprovechar una conversación en un avión, en la casa, con tus hijos. Dios bendice eso.

Erin: Y en áreas donde hay mayor persecución que la que nosotros podemos experimentar, vemos los ministerios desarrollarse en hogares, personas llegando al conocimiento de Cristo alrededor de la mesa de comer. Y es un mandamiento en las escrituras. Pero de alguna manera hemos torcido la hospitalidad pensando que es sobre mujeres que guisan un pato o algo así.

Rosaria: O que ponen pepitas de colores en sus bizcochitos.

Erin: Así es. Pero es algo que Dios nos pide a todos que hagamos. Se ha convertido en algo así como un territorio neutral para nosotros, para compartir la verdad del evangelio.

Rosaria: Totalmente. Y tenemos que orar. Debemos verdaderamente orar unos con otros que el Señor nos dé la fluidez para no dejar escapar estos momentos. Porque en el mundo hay muchas preguntas que no son buenas preguntas.

Cada pregunta «no buena», es una oportunidad para el evangelio y para proveer una mejor pregunta. Y tú necesitas tener el amor maravilloso de Cristo y la gracia, y un poco de desenfado también, ¿cierto? Necesitas un poco de audacia cristiana y decir, «quizás esa no es la mejor pregunta. Quizás la pregunta es... quizás hemos entendido mal».

Erin: Me interesa… quizás podemos separar estas dos preguntas. Así que, siéntete libre de escoger tu línea. Pero si por ejemplo, la ley de los baños en Carolina del Norte, o el boicot que está sucediendo en las tiendas Target en los Estados Unidos, algunas de esas cosas están sucediendo donde creo que los cristianos están tratando de tomar una posición, ¿son estos de ayuda?

Rosaria:Sí, sí, sí. Bueno, lo primero es que el proyecto de ley HB-2 es una gran pieza de política pública. Me he sentado con cristianos que han dicho, «oh, el HB-2 debe ser terrible. El periódico me lo dijo».

Y yo les respondo, bueno, «¿lo leíste? Porque si lo has leído…»

Y sigo diciendo, los cristianos que son mucho más liberales que yo en algunas posiciones dirían, «¡Wow! Bueno, sí, eso es sentido común».

El HB-2 es un proyecto de ley maravilloso. Necesitamos orar por la legislación y todos los que están involucrados en ella. Y debemos mantenernos firmes en Carolina del Norte y en todos los otros lugares como este.

¿Las tiendas Target? Una de las cosas sobre los boicots es que le permite a la América corporativa jugar el juego de los números….Así es que vamos a ver, ¿cuántas personas transgénero hay en el mundo? Lo que quiero decir es que es un asunto de números.

Seamos claros en que estas leyes no están diciendo que tú no puedes usar el baño. Estas leyes están diciendo que el baño que usas es el que corresponde a tu sexo biológico. Y debes hacer lo que todos los demás hacen. Eso es lo que estas leyes están diciendo.

Así es que, lo que el boicot hace es que le da a Target una voz de alerta de cuántas personas están irritadas. Ya sea que los creyentes puedan lograr completamente boicotear a Apple, Target, Starbucks…sabes, nosotros debemos ser responsables de cómo gastamos nuestro dinero. Y al mismo tiempo necesitamos también entender que muchas veces los boicots fallan porque no puedes seguir hasta el final. Pero es un buen conteo de números. Es bueno firmarlos.

Erin:  Me parece que eso afectó sus resultados específicamente en el caso de Target, según entiendo.

Rosaria: Cierto, y ¿sabes qué? Nuestra familia no va a volver a comprar en tiendas como esta. Si quieres saber cuál es nuestra posición. No regresaremos. Nos encantan algunas de estas tiendas. Pero no más.

Erin: Bien. No hay donde vivo. Pero entiendo que últimamente han agregado una línea para niños con un arcoíris, para celebrar.

Rosaria: Yo no sabría decirte.

Erin: Tampoco yo regresaré.

Rosaria: Sí. Pero lo que eso hace es que le hace a la América corporativa una llamada de alerta diciéndole que los cristianos compramos pañales y leche y cereales también, y que querríamos hacer nuestras compras en otro lugar. 

Nancy: Bueno, acabas de escuchar a Erin Davis y Rosaria Butterfield. Ellas grabaron esta conversación hace un tiempo en una Conferencia para Mujeres de la Coalición por el Evangelio.

Rosaria ha estado abordando temas que son muy controversiales en nuestros días. Ella habla de su propia experiencia, su propio mensaje de vida. Nos cuenta la historia de haber sido, en un tiempo, una activista homosexual que seriamente se oponía al evangelio y cómo llegó a la fe en Cristo. Nos compartió sobre esto en una serie que transmitimos hace un tiempo aquí en Aviva Nuestros Corazones, «Los pensamientos secretos de una conversa improbable». 

Quiero exhortarte a visitarnos en AvivaNuestrosCorazones.com y escuchar esa serie. Es de gran aliento recordar que no hay nadie tan perdido, tan lejos que el Espíritu de Dios no lo pueda alcanzar y lo pueda acercar a la fe en Cristo.

Historias como la de Rosaria, que ella relata en su libro, «Secret thoughts of an unlikely convert» (Los pensamientos secretos de una conversa improbable), son de gran ayuda al momento de tratar de atraer a no creyentes con gracia, amor y verdad. 

Annamarie: Gracias, Nancy.

Visítanos en AvivaNuestrosCorazones.com y busca esa y muchas otras series y recursos que tenemos allí para ti. Puedes acceder a las diferentes series que hemos transmitido a lo largo de los años buscándolas por fecha, tema o Escritura. También te animo a echarle un vistazo a nuestros diferentes blogs, allí publicamos artículos para acompañarte en tu caminar con el Señor.

¿Cómo sabes si realmente has tenido un encuentro con Dios? Richard Owen Roberts se reúne con Nancy para hablar acerca de las marcas de un avivamiento genuino, mañana, aquí en Aviva Nuestros Corazones.

Llamándote a un avivamiento genuino y a abrazar tu diseño como mujer, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de La Biblia de las Américas a menos que se indique lo contrario.

*Offers available only during the broadcast of the podcast season.

Únete a la discusión