Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Un engaño popular

Nancy DeMoss Wolgemuth: La verdad es lo que debería y podría motivar nuestros corazones aún más poderosamente. La verdad es aún más bella que la mentira, pero la mentira a menudo se disfraza de verdad para parecer atractiva, para lucir bella. Pero solo la verdad nos hace libres. 

Annamarie Sauter: Con nosotras Nancy DeMoss Wolgemuth.

Nancy: La mentira nos pone en esclavitud. Satanás se viste como un ángel de luz, viste a sus profetas y a sus siervos como siervos de justicia, finge que la mentira es verdadera y la hace lucir bella. La mordemos y nos encontramos engañadas, traicionadas y esclavizadas.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín. La lectura bíblica para hoy es el libro de Hageo.

Esta semana nos hemos concentrado en un tema que es muy importante. Todas necesitamos desarrollar la capacidad para discernir. Para esto es imprescindible que tengamos el norte espiritual correcto y que aprendamos a distinguir la verdad del error disfrazado de verdad.

Nancy nos ha estado hablando acerca de esto en esta serie, «Discierne la verdad en un mundo de engaños». Esta serie nos ayuda a ver la naturaleza del engaño, las áreas en las que somos engañadas y también nos ayuda a entender qué es el discernimiento y cómo debemos usarlo. Aquí está Nancy con nosotras.

Nancy: A través de esta serie quiero que aprendas la práctica del discernimiento. Quiero que aprendas a pensar y a discernir por ti misma.

Y he estado hablando con otras personas en las últimas semanas mientras investigaba para esta serie. He estado hablando sobre libros que son best-sellers incluso en las librerías cristianas y, sin embargo, no son consistentes con las Escrituras en muchos aspectos. Pero la gente dice: «Está cambiando mi vida, esto es lo mejor que he leído. Llenó una necesidad profunda en mi vida».

Les he estado preguntando a las personas: «¿Qué necesidad tiene esta reunión? ¿Qué estás experimentando que no hayas obtenido de la Palabra de Dios o de los fundamentos y del entrenamiento de tu iglesia bíblica?»

Me he estado preguntando:

  • ¿Qué tienen este tipo de libros modernos y populares que esta generación encuentra tan atractivos?
  • ¿Qué los atrae?
  • ¿Por qué la gente encuentra que la Escritura, la Palabra de Dios, no es suficiente para satisfacer sus necesidades más profundas?
  • ¿Por qué se necesita un libro que contiene muchos errores para convencer a la gente de que Dios realmente los ama, cuando tenemos una Escritura que de principio a fin es una historia sobre el amor de Dios?

Entonces, antes de continuar en esta serie, quiero hacer unas cuantas observaciones casuales, y ver si algo de esto tiene sentido para ti. Realmente creo que muchos de estos maestros y escritores modernos que son tan populares –por cierto, el hecho de que sea popular no significa que sea falso– pero el hecho de que sea popular tampoco significa que sea cierto. El hecho es que algunas de estas enseñanzas modernas están aprovechando algo que está resonando profundamente en el corazón de esta generación.

Si piensas en lo que caracteriza a nuestra generación, hay mucho dolor, mucho dolor. Tenemos la cultura del divorcio, tanto jóvenes como mayores están hambrientos de relaciones saludables, están hambrientos de intimidad. Tenemos toda una generación herida que está desesperada por sanidad y significado, por lo que son fácilmente atraídos por algo que promete lo que anhelan.

También veo en esta generación un corazón que anhela belleza, bondad. No quieren simplemente conocer la verdad objetiva intelectualmente; quieren experimentarla. Esa es parte de la promesa que viene con muchos de estos escritos populares de hoy.

Tenemos una generación que lucha por conocer experimentalmente la realidad del amor de Dios y la historia del evangelio. Lo saben en sus cabezas, pero en realidad no lo han experimentado en sus corazones. No han hecho la conexión a sus corazones. Buscan escritores, oradores, líderes que puedan conectarse con sus corazones y puedan encender sus pasiones, no solo agitar sus mentes. Los que encienden sus corazones y pasiones son los que están capturando sus mentes.

Ahora, algunos escritores y oradores están capturando las mentes de las personas con la verdad, y eso es algo hermoso y poderoso. Pero otros lo están haciendo, lamentablemente, incluso a través de escritores cristianos y medios cristianos, a expensas de la verdad, o con esa mezcla sutil de verdad y error.

Por ejemplo, hoy tenemos esta mentalidad, que creo que es muy frecuente entre los evangélicos, de que queremos experimentar el amor, la gracia y la aceptación de Dios «tal como soy». Queremos saber que Dios nos acepta y nos ama tal como somos. Ahora, tenemos un Dios que nos aceptará tal como somos, pero no sin Cristo, no sin la justicia de Cristo, no sin fe y sin arrepentimiento.

Creo que pasamos por alto, en muchos casos, la cruz de Cristo. Omitimos el evangelio que tiene el poder de liberarnos de nuestro pasado y de nuestra vergüenza y culpa. Dios es santo, Él no puede aceptarnos pecadores, tal como somos, si no tenemos a Cristo. La muerte sustitutiva de Cristo en la cruz es la única solución para la justa ira de Dios contra el pecado.

Encuentro que muchos hoy están aceptando errores biblicos, enseñanzas que no son bíblicamente correctas. Algunas son sutiles, otras no son tan sutiles. Y en muchos casos están tomando este error porque la forma en que se presenta toca sus corazones a un nivel profundo y emocional. Promete sanidad; promete libertad; promete conocimiento; promete control. Dice, «puedes controlar tu vida».

Me recuerda a Génesis capítulo 3, cuando la serpiente atrajo a Adán y Eva. Hoy pensamos en las serpientes, y decimos, «yo huiría». Pero había algo en esa serpiente, ese día en el jardín del Edén, que era muy atractivo, muy atractivo.

¿Qué hizo? Prometió conocimiento. Prometió control. Prometió autonomía, independencia. Hizo que la fruta que Dios había prohibido pareciera extremadamente atractiva. En Génesis 3, versículo 6: «La mujer vio que el árbol era bueno para comer», lo miró y era atractivo, «y era una delicia para los ojos, y era deseable para alcanzar sabiduría», para hacerla sabia.

¿No es esa una imagen de lo que hace el enemigo? El enemigo toma lo que Dios ha prohibido, toma el error y lo adorna. Hace que lo veamos con ojos que dicen: «Esto es atractivo. Esto me ayudará, me bendecirá». Creo que eso es lo que está sucediendo. Satanás nos tienta con «frutas» atractivas para nuestros sentidos.

La verdad es lo que debería y podría motivar nuestros corazones aún más poderosamente. La verdad es aún más bella que la mentira, pero la mentira, a menudo se disfraza de verdad para parecer atractiva, para lucir bella; pero es únicamente la verdad la que nos hace libres. La mentira nos pone en esclavitud. Satanás se viste como un ángel de luz, y viste a sus profetas y a sus siervos como siervos de justicia, finge que la mentira es verdadera y la hace lucir bella. La mordemos y nos encontramos engañadas, traicionadas y esclavizadas.

¿Por qué somos tan vulnerables a este tipo de engaño hoy? He estado pensando en eso, y creo que una de las razones es la ausencia del sentido de la presencia de Dios y el poder del Espíritu Santo en muchas de nuestras vidas, en muchos de los servicios de nuestras iglesias, y en nuestras presentaciones de la verdad. A veces hacemos que la verdad parezca seca. Ahora, la verdad no es seca, pero nuestro empaque, nuestra forma de presentarla, a veces carece de una sensación de asombro.

Una de las cosas que me encantan de los predicadores como John Piper, por ejemplo, es que toma verdades duras, verdades difíciles, verdades complejas, y las hace doxologías. Escuchas y dices: «Guau, esta es una hermosa verdad». Y lo es. Creo que cuando tenemos la ausencia del Espíritu de Dios, la ausencia del sentido de la presencia de Dios en nuestras iglesias, mucha gente se va y se pregunta: «¿Quién quiere eso? Eso no me ayuda para nada».

En algunos de nuestros círculos bíblicos, hemos predicado doctrina sin pasión. La hemos predicado solo a nivel intelectual, y no hemos llamado la atención de las mentes y los corazones de esta generación, con la belleza y la maravilla de la verdad de Dios. Les hemos dado los hechos del cristianismo sin Cristo.

Cristo es encantador. Él es bello, es maravilloso, Él es deseable. Entonces, si solo damos a la próxima generación hechos del cristianismo, información del cristianismo, sin apuntarlos a Cristo, entonces serán vulnerables a algunas de estas formas de engaño que conectan con esas partes de sus corazones.

Además, creo que estamos viendo el fruto de una cultura que considera que ser casual es una virtud, y que no importan mucho los detalles. Piensa en esta «generación de mensajes de texto». Esta generación piensa que la ortografía, la puntuación y la gramática no importan. Entonces, ¿cómo podemos esperar que esta generación realmente se preocupe por examinar lo que lee para obtener precisión y exactitud doctrinal? ¿Cómo podemos esperar que se aferre a la convicción de que cada palabra de Dios es verdadera y que importa, cuando hemos tomado una actitud tan liviana, al pensar que la verdad es lo que quieres que sea?

También tenemos una generación que se ha criado, que ha crecido bajo la filosofía de que la educación y el aprendizaje deben ser divertidos. Tienen que ser entretenidos. Es probable que ese tipo de generación no tenga la disciplina o el estómago para una consideración teológica rigurosa.

Así que aquí tienes una tormenta perfecta en esta cultura y en esta generación que la lleva a aceptar las enseñanzas —algunas de ellas muy populares, algunas de líderes cristianos muy conocidos, algunas de ellas en venta en nuestras librerías cristianas—que, en muchos casos, no son consistentes con la Escritura. Y cuando dejas de lado la Escritura, llevarás a la gente por mal camino y hacia la esclavitud.

Mientras he pensando en cómo el error doctrinal infecta la iglesia, nuestras propias mentes y nuestra cultura, me vino a la mente la palabra «virus». He estado estudiando un poco sobre los virus y cómo se producen. La palabra virus proviene de una palabra latina que significa «toxina» o «veneno». Cuando un virus entra a tu sistema, es una toxina, un agente infeccioso venenoso.

Leí que los virus son submicroscópicos, lo que significa que son tan pequeños que no se pueden ver con el microscopio más potente. Tan pequeño. ¿No es así como se filtra el error doctrinal en la iglesia? Submicroscópico: está bajo el radar. Es tan pequeño que no lo detectas desde el principio.

Ahora, en los virus, cada partícula viral consiste de un material genético que está rodeado por una cubierta de proteína llamada «cápside». El virus no puede crecer o reproducirse fuera de una célula huésped. Entonces, ¿cómo llega a una célula huésped? Bueno, hay un ciclo de vida fascinante del virus que es una imagen, creo, de cómo la falsa doctrina se abre paso en la iglesia.

Primero está la etapa de apego. Esa cubierta de proteína externa, la cápside, se adhiere a la superficie de una célula huésped en tu cuerpo, solo se adhiere ella misma.

Luego está la etapa de penetración. El virus ingresa a la célula huésped, penetra. Luego, la cubierta externa, la cápside, se descompone por enzimas, y el ácido viral, el material genético, se libera en la célula de ese cuerpo.

Entonces, lo que sucede es que desarrolla una infección viral a partir de la sustancia submicroscópica que se adhirió, penetró, liberó su ácido viral y luego comenzó a replicarse en las células del cuerpo.

Entonces, lo que sucede es que se introduce en ti y luego se replica. Luego, la persona se convierte en portadora del virus, y si no se trata puede infectar a otros. En última instancia, puede haber toda una población infectada.

Esa es una imagen de lo que el apóstol Pablo describe en 2 Timoteo, y también en otros lugares del Nuevo Testamento. Quiero que echemos un vistazo, en los momentos restantes que tenemos hoy y en la próxima sesión, a 2 Timoteo capítulo 3. Permíteme pedirte que vayas allí si tienes tu Biblia. Quiero que me sigas.

El apóstol Pablo le escribe a su hijo en la fe, Timoteo, quien es pastor de la iglesia en Éfeso. Pablo se dio cuenta de que el engaño en la iglesia era viral. Hubo apego, penetración, replicación, y luego las personas infectadas se convirtieron en portadoras, y luego esta enfermedad de falsa doctrina podría volverse endémica y hasta pandémica, en la iglesia, en el cuerpo de Cristo.

Vamos a comenzar en el versículo 1 que dice: «Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles». En otra versión dice: «tiempos peligrosos». Es una palabra fuerte; significa «tiempos problemáticos, difíciles de soportar, peligrosos, tiempos duros, feroces o salvajes». Esto va a pasar.

Versículo 2: «Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios; teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita» (vv. 2-5).

Ahora, todas esas cosas que acabamos de leer no me parece que tengan apariencia de piedad. Pero él dice que las personas que tienen estas cosas en sus corazones tendrán una apariencia externa de piedad. Eso es lo que los hace engañosos. Niegan el poder de Dios, pero tienen apariencia de ser piadosos. Esa palabra «apariencia» de piedad, es la palabra morfosis en griego. Significa «la forma externa de la vida cristiana, sin poder interno, la mera apariencia o máscara de conducta piadosa».

Creo que es una descripción de muchos líderes cristianos, muchos autores, muchas personas, que están influenciando a los cristianos hoy con su pensamiento. Tienen apariencia de piedad, pero es una máscara. Es solo lo externo, pero por dentro no hay verdadero poder espiritual. Profesan ser fieles creyentes. Tienen la apariencia externa, pero no tienen la esencia de la verdadera fe. Son impulsados por el amor a ellos mismos, el amor al placer, el amor a las ganancias materiales en lugar del amor verdadero por Dios. Pablo dice: «Tienes que estar en guardia, tienes que ser exigente».

De hecho, al final del versículo 5, dice: «A los tales evita». Aléjate de esas personas. Esa palabra evitar está en tiempo presente, lo que significa que es una acción continua, algo que debes seguir haciendo. Es algo que tienes que hacer todo el tiempo. Ahora, no significa que no tengas contacto personal con ellas. Algunas de estas personas que acabamos de describir pueden pertenecer a tu familia. Pueden estar en tu lugar de trabajo. Tus hijos pueden ir a la escuela con ellos. Puede que en la iglesia estés con algunas de ellas.

Pablo dice en el capítulo anterior, 2 Timoteo 2, versículo 24, que debemos ser amables; que no debemos ser rencillosas, y que debemos evitar ser influenciadas y enredadas en su estilo de vida y su forma de pensar. Debemos estar atentas.

Ahora, algunas de las personas que acabamos de describir ejercen influencia sobre otros en el cuerpo de Cristo, y terminan capturando sus corazones. El versículo 6 dice: «Porque entre ellos están los que se meten en las casas y llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados». Otra versión dice que «se abren camino en los hogares y obtienen el control sobre las mujeres de voluntad débil».

Esto me recuerda el capítulo 3 de Génesis, cómo la serpiente se abrió paso en el corazón de Eva, en su hogar. Obtuvo el control de una manera sutil y engañosa.

Ten en cuenta que dice que se meten en los hogares; se abren camino en los hogares. No entran por la puerta principal. Son sigilosos. Se cuelan con su influencia. Aquí se habla de la sutileza del engaño, que es lo que lo hace aún más peligroso.

La realidad es que no tienes que salir de tu casa para ser seducida por el engaño. ¿Cómo sucede? Creo que una de las mayores fuentes de engaño en nuestra vida, tal vez la más grande, ha sido la televisión. También están las películas, las formas de entretenimiento que mueven las emociones e influyen en el pensamiento de las personas. Otras formas sutiles: libros, novelas, revistas, el teléfono, las redes, conversaciones que tenemos con otras mujeres.

El enemigo puede estar abriéndose paso en nuestros corazones por medio del engaño, por estos medios sutiles, estos lugares de acceso que permitimos. La computadora, el internet, el correo electrónico, Facebook, Instagram, Twitter, todo esto se convierte en lugares de acceso potenciales hacia nuestras mentes y corazones. Los grupos pequeños y las amigas; toda la revolución feminista en los años 50 fue fomentada por estos pequeños grupos de mujeres que levantaron la conciencia y se reunieron para quejarse, hablar de sus preocupaciones, de sus quejas contra los hombres. Ese virus se adhirió, penetró, se replicó y se propagó por toda la cultura.

La meta de estos falsos maestros, el objetivo del enemigo con el engaño, es obtener el control de nuestras mentes, obtener el control de nuestros corazones. Es capturar mujeres débiles o de voluntad débil, como dice 2 Pedro 2, prometen libertad, pero al final las conducen a esclavitud (v. 19, parafraseado).

En la próxima sesión continuaremos en este pasaje y hablaremos sobre cinco características del tipo de mujeres a las que se dirigen, para que podamos estar alertas y convertirnos en el tipo de mujeres que son capaces de detectar y resistir las infecciones virales en nuestras mentes y nuestros corazones.

Annamarie: Nancy DeMoss Wolgemuth regresará para orar con nosotras. Así como Eva fue engañada en el jardín del Edén, nosotras somos engañadas hoy. Y así como existieron falsos maestros en el primer siglo, existen el día de hoy.

Nancy nos ha recordado que es en la Biblia donde encontramos la verdad de Dios—la verdad acerca de quién realmente es Jesús, qué es el evangelio y quiénes somos nosotras ante Dios. Y tú, ¿has creído que porque algo suena bien no contiene ningún error doctrinal que pueda hacerte desviar del Camino? ¿Has minimizado el valor del conocimiento verdadero de Dios conforme Él se revela en Su Palabra?

Aunque otras cosas te prometan bienestar y satisfacción, solo la verdad te hará verdaderamente libre. Y es esa verdad la que debemos compartir con más personas. En una ocasión escuchamos de una mujer que fue liberada del temor para servir y hablar verdad a otras mujeres a su alrededor. Escucha lo que ella nos dijo:

Silvia: Mi esposo y yo empezamos una misión en Juarez N.L. Fue una misión pequeña que fue de Dios porque era un tiempo que había necesidad, hubo una inundación y empezaron a construir. Reubicaron a esas personas y estuvimos ayudándoles. Empezó una cosa pequeña pero con el tiempo se hizo una iglesia. Ahora somos como 80 miembros. 

Mi esposo ha estudiado ministerio, siempre le ha gustado predicar la Palabra. Entonces a mí me decían, «pastora», y yo les decía, «yo no soy pastora, dime Silvia». Nunca me animé a enseñar porque yo no sentía de parte de Dios que yo estuviera liderando a las mujeres. Y como hay muchas que ya estuvieron en otras iglesias que dicen, «es que no te pareces a la que era mi pastora», y entonces yo tenía temor.

Fui a Querétaro y lo más hermoso ahí fue que el Señor me marcó, me abrió el entendimiento y me dijo, «Tito 2»; y yo, pues sí. Así que soy la mayor de todas las señoras que están ahí. Dios ahí me abrió el panorama y me dijo que la Palabra es la que te abre el entendimiento, te hace libre de lo que el enemigo te viene a decir: «Tú no puedes, no hables, no digas…»

Pude abrir el grupo de mujeres ya con más seguridad diciéndoles, yo soy mayor que ustedes y Tito dice que las mayores enseñen a las menores, así que de esa manera se fue haciendo el grupo de mujeres donde podemos comentar y yo les pregunto qué les ayudó, y otros comentarios. 

Aparte, también el deseo de trabajar con las adolescentes y las niñas, y entonces abrimos el grupo de jóvenes y pusimos Joven Verdadera e involucramos a las jóvenes y las adolescentes a ese Whatsapp y ha sido una bendición.

Annamarie:Es nuestra oración que muchas más mujeres como esta abracen la verdad y la pasen a la próxima generación. Cada una de nosotras que ha conocido la verdad y ha sido liberada, es un instrumento en las manos de Dios para llevar Su luz a nuestros hogares, iglesias o lugares de trabajo.

Pero, ¿cómo sé si estoy viviendo en la verdad o si estoy siendo engañada? En el próximo programa, Nancy nos llevará a 1 Timoteo para mostrarnos cinco características de las mujeres que caen en el engaño. ¡No te pierdas este próximo programa!

Nancy regresa para cerrar nuestro tiempo juntas en oración.

Nancy: Oh, Señor, te pido que nos des comprensión, que nos permitas entender todas las cosas, que guardes nuestros corazones, protejas nuestras mentes y protejas nuestros hogares. Ayúdanos a asegurar esos puntos de acceso y a asegurarnos de que lo que está entrando a través de ellos es lo que es verdadero, lo puro, lo amable, lo justo, lo que es consistente con Tu Palabra.

Sabemos que es la verdad la que nos hace libres, y queremos que nuestras mentes y nuestros corazones sean capturados por la visión de Cristo y por la belleza de Tu Palabra y de Tu verdad, para que podamos infectar nuestra cultura con la verdad y no ser portadoras de cualquier cosa que sea engañosa o falsa. Ruego por el amor de Jesús y en Su nombre, amén.

Annamarie: Conociendo la verdad que nos hace libres juntas, Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth es un ministerio de alcance de Life Action Ministries.

Todas las Escrituras son tomadas de la Biblia de Las Américas, a menos que se indique lo contrario.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio.

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la conversación