Aviva Nuestros Corazones Podcast

— Reproducción de audio —

Yo soy la verdad

Annamarie Sauter: Con nosotras Nancy DeMoss Wolgemuth.

Nancy DeMoss de Wolgemuth: Escucha, cuando Dios quiso expresar Su amor y Su corazón por los pecadores caídos, ¿qué hizo? Él envió a Jesús, la verdad, para vivir entre nosotros, y para morir por nosotros, y para resucitar. Jesús fue la mejor y la forma más eficaz de decirle al mundo lo que era necesario decirle. La verdad importa.

Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss Wolgemuth, en la voz de Patricia de Saladín.

Nancy: La semana pasada afinaron mi piano en casa, y siempre me gusta cuando hacen eso.

Me pregunto si sabes cuándo darte cuenta de que un piano está afinado…¿cómo sabes si está afinado?

Bueno, no puedes confiar en tu oído a menos que seas una de esas raras personas que tienen un oído muy agudo, que desde luego yo no tengo.

Pero hay una norma objetiva …

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Colabora con nosotras

Tenemos el privilegio de proporcionar las transcripciones de estos mensajes vivificantes. Si el Señor ha usado Aviva Nuestros Corazones para bendecir tu vida, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expander el mensaje?

Donar $5

Sobre el anfitrión

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es contagioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias hasta sus programas de radio.

Ha escrito veintidós libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adornadas. Sus libros han vendido más de cuatro millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.

Únete a la conversación