Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 241 | Ezequiel 24 – 26

Día 241 – agosto 29

Ezequiel 24 – 26

El Señor sigue hablando al pueblo a través de Ezequiel. Es asombroso como estando en Babilonia, tan lejos de Jerusalén, Dios le mostró exactamente lo que acontece allí. 

Algunos conceptos que podemos espigar de la lectura de hoy:

1. Todos los eventos de la historia están en el calendario del Señor. 

«Y vino a mí la palabra del Señor en el año noveno, el mes décimo, a los diez días del mes…». –v. 24:1

«El 15 de enero, durante el noveno año de cautividad del rey Joaquín, recibí este mensaje del Señor…». (NTV)

Dios conoce el futuro con exactitud. No solamente lo conoce, Él lo orquesta. Una y otra vez vemos en las profecías como Dios daba fechas exactas de cuándo ocurrirían los acontecimientos en la historia de estas naciones. 

  • ¿Cómo alienta tu fe el saber que Dios tiene tu futuro en Sus manos y que todos los detalles y acontecimientos de tu vida están ya determinados?

2. Lo que el Señor se propone, eso hace. Nada detiene Sus propósitos.

Todo lo que el Señor había determinado, lo llevó a cabo al detalle. Todas las profecías de las naciones ocurrieron tal cual. Muchos de los poderes de aquella época fueron borrados de la faz de la tierra.

  • ¿Alguna vez sientes temor de que alguna promesa de Dios deje de cumplirse en tu vida? No temas. ¡Sus promesas son Sí, y Amén! Medita en el siguiente verso: 

«Yo sé que Tú puedes hacer todas las cosas, y que ninguno de Tus propósitos puede ser frustrado». –Job 42:2

3. Dios usa nuestras vidas como Él quiere.

Dentro de las múltiples ilustraciones que Dios ordenó a Ezequiel a llevar a cabo para mostrar al pueblo lo que le esperaba, una incluía la muerte repentina del «encanto de sus ojos» (v. 24:16). Ezequiel debió haber estado muy dolido con la muerte de su esposa. Humanamente pensaríamos que Dios estaba siendo injusto o castigando a Ezequiel, quitándole a este siervo fiel la persona más querida. 

Sin embargo, él fue fiel en obedecer en lo que Dios le pidió. Confió en que todo lo que Dios hace tiene  un propósito mucho más allá de nuestra pequeña historia, y que él era un simple instrumento en las manos de Dios, y que solamente jugaba una pequeña parte en Sus planes grandiosos en la historia.

Muchas veces Dios llama a sus siervos al sacrificio o al sufrimiento. En ocasiones será como consecuencia de sus propias elecciones, o consecuencias de vivir en un mundo caído, o simplemente porque como en el caso de Ezequiel, de manera incomprensible para nosotros de este lado del cielo,  Él quiere desplegar Su gloria ante los que observan nuestro testimonio. A veces el ser sostenidos por Dios y permanecer gozosos en medio del sufrimiento es el mejor sermón que podríamos predicar.

Oremos que Dios nos ayude a confiar totalmente en la bondad de Dios en todo tiempo, y en toda circunstancia, recordando que «para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito». –Romanos 8:28

4. Dios no se agrada cuando nos alegramos de las desgracias de nuestros enemigos.

Los actos de Dios siempre revelan Sus pensamientos; revelan Su carácter, por esto debemos poner atención a cómo Él obra.

Como ya vimos, Él es soberano y es dueño de todo el universo, por tanto, Él hace lo que le place. Dios castigó a Su pueblo usando las naciones gentiles alrededor. Él les disciplinó por sus pecados, pero eran Su pueblo y Él los amaba. 

Estas naciones (Amón, Moab, Edom, Filistea, Tiro, Sidón y Egipto) fueron juzgadas por el mismo Dios, quien tomó en cuenta su arrogancia y orgullo, la forma como se burlaron de Israel, por no ayudar a Su pueblo, y por alegrarse de su destrucción y su caída.

  • Dios lleva a cabo sus propósitos a través (y a pesar) del pecado de los hombres, pero cada uno dará cuenta a Él. 

Todos sabremos que Él es Dios.

Cuando otros creyentes con los que no estás de acuerdo experimentan la disciplina de Dios, ¿cuál es tu actitud hacia ellos? ¿Los animas y oras por ellos?

«No te alegres en el día de tu hermano, En el día de su exterminio. No te alegres de los hijos de Judá en el día de su destrucción. Si, no te jactes en el día de su angustia». –Abdías 1:12

«No te regocijes cuando caiga tu enemigo, y no se alegre tu corazón cuando tropiece; no sea que el Señor lo vea y le desagrade». Proverbios 24:17-18a

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación