Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 242 | Ezequiel 27 – 29

Día 242 – agosto 30

Ezequiel 27 – 29

Ayer vimos como Dios castigaría a las naciones que había usado para disciplinar a Su pueblo, y hoy vemos la destrucción de tres de ellas: Tiro, Sidón y Egipto.

1. Dios humilla al que se exalta.

Esto lo vemos claramente en la narrativa de la historia de estas naciones, sobre todo con la historia de Tiro. Esta ciudad se había regocijado de la caída de Jerusalén, ya que esta última controlaba las rutas comerciales por tierra y su caída beneficiaría a Tiro. Según los historiadores, el asedio de Tiro duró aproximadamente 13 años, y aquella hermosa, importante, imponente y arrogante ciudad fue reducida a un montón de escombros. Tiro fue una ciudad de renombre debido a su comercio, su sabiduría, y su gran fortaleza económica y militar. Desde la perspectiva humana, las probabilidades que esta ciudad dejará de existir serían casi nulas. Supongo que sería como pensar que una potencia como los Estados Unidos fuera borrada de la tierra… 

Tiro había descansado en su fortaleza y había llegado a pensar que su esplendor tenía que ver con sus méritos, sin saber que Dios es el Dios de toda la tierra, que las naciones son como paja o como polvo en Sus manos poderosas, y que Él orquesta y dirige la historia. 

Igual pasó con Egipto. Jerusalén se había apoyado en esta nación y esta no fue un apoyo seguro ni confiable. A causa del orgullo de Faraón (¡reclamó derecho de autor/propiedad del río Nilo!), esta nación quedaría desolada. Esto se cumplió en la guerra civil y la invasión de Babilonia. Esa nación nunca  ha vuelto a disfrutar de su antigua gloria.

  • Al leer esta narrativa, ¿qué aprendes acerca de la opinión de Dios sobre la sabiduría, la altivez y el orgullo humano?
  • ¿Y tú? ¿Estás de alguna manera orgullosa de tu sabiduría, dones o fortaleza? ¿Cómo te redarguye este relato?
  • ¿Dónde te apoyas? ¡Recuerda que el único apoyo seguro es el Señor!

2. La sabiduría diabólica o terrenal y la sabiduría celestial (vv. 28:11-19)

Aunque pareciera estarse refiriendo a la figura histórica del príncipe de Tiro, Ezequiel describe a una figura angelical que no parece ser una persona. La enseñanza está dirigida al Rey, pero Dios a través de Ezequiel describe el inicio, la caída, y la condenación eterna de Satanás para mostrar a este rey cuál sería su final. Este querubín:

  • Es un ser creado (v. 13).
  • Dios es su autoridad (v. 14).
  • Tenía acceso directo a Dios; le servía de cerca. (v. 14).
  • Era poderoso, intachable y hermoso en gran manera.
  • Debido a su hermosura, fue cegado por orgullo y fue destituido de su gloria y de su lugar en el cielo (vv. 17-19).

Igual sería el fin del rey de Tiro, ya que él personificaba la altivez misma, siendo consumido por sus ansias de poder y codicia.

  • El orgullo se puede convertir en un obstáculo para ser usados por Dios, si no nos arrepentimos. A causa del orgullo Satanás perdió sus privilegios.
  • Recuerda: Toda sabiduría, fortaleza y vanagloria es fútil fuera de Jesucristo. ¿De qué te aprovechará ganar el mundo entero si pierdes tu alma?
  • ¿Hay orgullo en tu corazón? Habla con Dios y ponte a cuentas con Él. Si el orgullo pudo destruir un querubín glorioso, ¿qué no hará con nosotros que somos polvo?

Cuidémonos de albergar soberbia y altivez en el corazón. No nos dejemos engañar por el orgullo. Si estás en una posición de autoridad o importante ante los ojos humanos, asegúrate de tener personas que hablen verdad a tu vida, no sea que sin darte cuenta seas presa del orgullo. 

«La sabiduría que proviene del cielo es, ante todo, pura y también ama la paz; siempre es amable y dispuesta a ceder ante los demás. Está llena de compasión y del fruto de buenas acciones». –Santiago 3:17 (NTV)

«Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin de los siglos. Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga». –1 Corintios 10:11-12

3. Todos somos instrumentos en las manos de Dios.

Esta verdad ya la hemos visto a través de la lectura y una vez más lo vemos aquí. De manera asombrosa Dios recompensa a Nabucodonosor por tomar la ciudad de Tiro, por ser un instrumento dispuesto para ejecutar Su ira (vv. 29:18-20).

¡Puff! ¡Se me explota el cerebro si intento explicar esto con mi limitada sabiduría humana!

«¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios e inescrutables Sus caminos! Pues, ¿quién ha conocido la mente del Señor? ¿O quién llegó a ser Su consejero? ¿O quién le ha dado a Él primero para que se le tenga que recompensar?Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén». –Romanos 11:33-35

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación