Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 256 | Oseas 5 – 9

Día 256 – septiembre 13

Oseas 5 – 9

Continuamos en nuestra lectura recordando que el mensaje para el pueblo es un llamado a volverse a Jehová, sin embargo, esta es una sección triste donde se enumeran los pecados de Israel y el juicio que vendrá sobre ellos. Se condena a los sacerdotes y líderes de Israel que condujeron al pueblo a la idolatría mediante su mismo ejemplo. El pueblo de Dios caía de pecado en pecado y no se arrepentía, la infidelidad de Israel a su Dios era igual que la de una mujer adúltera, venida a prostitución, que se aleja de su esposo. 

Los pecados de Israel son denunciados y enumerados: apostasía, fornicación, soberbia e idolatría fueron algunos de ellos, pero ¿por qué pecaron así contra Dios? Fue su ignorancia, su falta de conocimiento de Dios y su arrogancia, lo que los llevó a alejarse de su Dios. 

El que Israel se alejara enojó a Dios, y ellos pagarían las consecuencias, Israel enfrentaría el juicio de Dios por haber cedido a la idolatría. Jehová es un Dios celoso y lo podemos constatar a través de diversos pasajes como Éxodo 20:5, 34:14, Deuteronomio 4:24, 32:16, Josué 24:19, entre otros, y todas estas ocasiones fue dicho al pueblo «Dios es un Dios celoso», pero ellos no le conocieron, no pudieron entender lo que esto significaba y así era fácil entregarse a sus ídolos y al deseo de tener algo que adorar, porque no le conocían a Él.

  • ¿Es mi conocimiento de Dios suficiente para aferrarme a Él? 
  • Señor, ¿te conozco de manera que pueda amarte y arrancar los ídolos de mi corazón?
  • Señor, ¿mi corazón realmente te anhela? 
  • ¿De verdad está mi alma sedienta como la del salmista (Salmo 42)?
  • ¿Mi corazón te anhela genuinamente? 

«Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis inquietudes». –Salmo 139:23

Este pueblo hacía sacrificios, ofrendas, pero no amaba a Dios, Así como lo dice Isaías 29:13; «este pueblo se acerca a Mí con sus palabras Y me honra con sus labios, Pero aleja de Mí su corazón, Y su veneración hacia Mí es sólo una tradición aprendida de memoria». 

Sus ofrendas al Señor, tenían únicamente el propósito de pedir su favor, no mostraban arrepentimiento genuino, sino superficial. Querían curación, salir de sus circunstancias («Nos curará, nos vendará las heridas». –Oseas 6:1), pero no deseaban ser purificados de pecado. Buscaban ser felices, bendecidos, ¡pero no santificados!, veían en Dios solamente un paliativo, un salvavidas, pero no presentaban un corazón quebrantado. 

Querían rapidez, «nos dará vida en dos días» (6:2), decían como aquellos falsos que ofrecen remedios rápidos, que quieren tratar un cáncer con pomada para rozaduras, sin saber que la verdadera solución es un proceso que requiere de tiempo. Este pueblo solo quería un «cajero automático», «donde yo te pido, tú me das, yo te ofrezco sacrificio y a cambio tú perdonas». Israel se olvidó de que el Señor les deseaba a ellos, les amaba, olvidaron que lo que Dios deseaba era una relación con Su pueblo, como la de un esposo con su amada.

El Señor se alejaría y esperaría a que ellos le buscaran de todo corazón, pero no lo hicieron. Aunque pareciera que Israel hacía una sincera declaración de volverse a Dios (6:1) no lo era, su aflicción continuaba sin tener en el fondo un sincero arrepentimiento.

El pueblo de Israel al verse perseguido, pidió ayuda al Señor, suplicaron diciendo: «Tú eres nuestro Dios»; pero era demasiado tarde, ellos habían rechazado lo bueno, habían nombrado reyes sin consentimiento de Dios, por su propia idolatría sufrirán la destrucción. Sus ídolos nada podían hacer por ellos. Por seguir esos ídolos habían olvidado al Creador y puesto su confianza en grandes palacios y ciudades fortificadas, las cuales Dios destruiría.

Así como este pueblo, nosotras podemos caer en idolatría, arrogancia e ignorancia. Quizá no idolatramos una figura de madera, pero si aquello que al oído o a la vista nos parece atractivo, y comenzamos cediendo nuestro tiempo, nuestra atención y nuestro corazón a ello, sin imaginar ni considerar que nos apartará de Dios. 

  • ¿Cuáles son esas cosas en las que hoy estás confiando, a las que le estás dando tu atención, tu tiempo y tu corazón?
  • ¿Cuáles son aquellas de las que estás esperando tu auxilio, en lugar de confiar y buscar a Dios?

Israel sufriría las consecuencias, serían llevados cautivos, y no pasaría, hasta que reconocieran su culpa y buscaran a Dios de todo corazón.

Al leer acerca del comportamiento de Israel quiero revisar mi propia condición preguntándome: ¿cómo es mi devoción a Dios?, ¿es genuina, profunda, seria, confiable? ¿Busco solamente mi satisfacción pasajera en Él? ¿Lo veo como mi porción o como el que puede proporcionarme alguna satisfacción solamente? ¿Es Él suficiente para mi?

Al igual que con Israel, Dios quiere ser tu Dios, desea que le conozcas a través de Cristo, que mantengas una relación íntima con Él, en la que llegues a conocerlo de tal manera que alegremente te rindas en todo a Él. ¡Reconoce a Dios como tu Salvador y Señor en todo! 

Dios no busca una adoración ciega o egoísta, Él desea y merece nuestra adoración por quien Él es. 

Mi oración hoy es:

  • Señor, déjame conocerte de tal modo que mi reverencia y amor a ti sean escudo ante cualquier ídolo que quiera levantarse en mi corazón, que en mi insatisfacción, recuerde que solo Tú puedes satisfacer mi alma. Mi Dios es suficiente.

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Myrna Ortiz

Myrna Ortiz

Myrna es de la Ciudad de México, donde también reside, y ha sido testigo de lo que el Señor hace en esa gran y concurrida ciudad. A través del servicio a las mujeres con este ministerio y su iglesia local, Myrna aprendió a amar a las mujeres a través de la enseñanza alentándolas a adoptar la condición de mujer en cualquier época de su vida... El mandato de Tito 2 ha impactado mucho su vida y ora para que cada vez más mujeres lo adopten, por lo que la Palabra de Dios continúa siendo el mejor legado para las mujeres de las siguientes generaciones. Su mayor deleite es enseñar y aprender más acerca de quién dice Dios que es Él y ver cuán grande es su amor mientras responde al deseo de las mujeres de todo el mundo de conocerlo profundamente. Ver un avivamiento y ser una mujer de oración es el deseo de su corazón y la oración que tú puedes estar haciendo por ella. Myrna es parte del equipo de Aviva Nuestros Corazones siendo la representante para Latinoamérica del ministerio.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación