Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 63 l Josué 1 – 4

Día 63 – marzo 4

Josué 1 – 4 

La muerte de Moisés sucede en un momento no muy apropiado a nuestros ojos, justo cuando van a entrar a la tierra prometida y necesitarían de toda la sabiduría y la experiencia de este hombre de Dios. Pero, Dios ha designado a Josué, como sucesor de Moisés y quien continuará guiando al pueblo de Israel.

La obra es de Dios, y no de ningún hombre, por más grande que éste sea, Él la completará hasta ese gran día cuando todo haya terminado y Él reine para siempre. ¡Gloria a Dios que el plan y los propósitos de Dios se llevarán a cabo porque no dependen de nosotros! 

Finalmente el pueblo de Israel va a recibir el cumplimiento de la promesa de entrar a la tierra donde morarían y hallarían descanso de su peregrinar por el desierto todos esos años. Josué tiene una gran tarea por delante. 

El llamado de Dios a cada uno no es a tener éxito sino a ser fiel.

Tú y yo no hemos sido llamadas a conquistar la tierra prometida o a enfrentar a los heteos, cananeos, amorreos, ferezeos, etc… pero 

  • ¿Cuál es la gran tarea que tienes por delante? 
  • ¿Cuál es el terreno que tienes que conquistar? 
  • ¿Los enemigos que tienes que enfrentar? ¿Es a luchar por tu matrimonio que Dios te ha llamado? O ¿A conquistar el corazón de tus hijos? O ¿Enfrentar con gozo la soledad? 

«El Señor cumplirá su propósito en mi». –Salmos 138:8

Dios le dice a Josué: «Solamente sé fuerte y muy valiente»

Pablo nos dice en 2 Timoteo: «Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio».

La promesa que le dio a Josué es la misma para nosotros. «El Señor, tu Dios estará contigo donde quiera que vayas». El Señor Jesucristo antes de partir de esta tierra nos prometió: «He aquí yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo».

Habrá dificultades, buenos tiempos, conquistas fáciles y difíciles. Pero nos ha dejado Su Espíritu morando dentro de nosotros y un arma para la batalla que por igual está a nuestro alcance: 

«Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino meditaras en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y tendrás éxito».

Hay algo más que podemos notar en esta sección y es que cuando los espías van a inspeccionar la tierra, el reporte es muy diferente del que dieron los doce espías 40 años antes. En esta ocasión sólo van dos hombres y el reporte no es acerca en lo inexpugnable de la muralla de Jericó o lo poderoso de los enemigos sino uno de confianza en Dios: «Ciertamente, el Señor ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y además todos los habitantes de la tierra se han acobardado ante nosotros».

Nuestro Dios es hacedor de prodigios y maravillas , y una vez más el pueblo es testigo: las aguas del Jordán se dividieron para que todo Israel pasara por tierra seca hacia la conquista de la tierra prometida. El Señor les dice que levanten un monumento, ¿para qué? ¿Por qué? 

Porque somos olvidadizas y tendemos a olvidar las cosas que el Señor hace por nosotros. El Señor quiere que recordemos. 

«Una generación alabará tus obras a otra generación y anunciará tus hechos poderosos». –Salmos 145:4

Para que cuando sus hijos les preguntaran ¿qué significan esas piedras? Ellos pudieran contar de las grandes obras de Dios a favor de Su pueblo.

Tú y yo hemos visto a Dios obrar en nuestras vidas, hemos visto Su fidelidad, Su misericordia… Dios quiere que hagamos memoria, y contemos a la siguiente generación de Su poder y Sus grandes obras.

Escribe y registra las misericordias de Dios en tu vida. ¡Anímate, recuerda y cuenta! ¡Exalta y da gloria a Dios al hablar de sus poderosas obras!

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Patricia Acebal de Saladín

Patricia Acebal de Saladín

Patricia vive en Santo Domingo, República Dominicana. Está casada con Eduardo Saladín, pastor de Iglesia Bíblica del Sola Gracia en Santo Domingo. Le apasiona llevar el mensaje de la feminidad bíblica a las mujeres de habla hispana. Su anhelo es verlas conocer y abrazar la Verdad que las hace libres en Cristo. Sirve en el ministerio de Aviva Nuestros Corazones como la voz de Nancy Leigh DeMoss. Tiene tres hijos adultos, Rosalía (casada con Daniel), Sarah (casada con Nazario) y Eduardo Alfredo (casado con Leticia). Además, Dios le ha regalado seis nietos: Patricia, Daniel, Samuel, Nazario, Said y Noor.

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación