Mujer Verdadera 365 Podcast

— Reproducción de audio —

Día 75 | Jueces 16 – 18

Día 75 – marzo 16

Jueces 16 – 18

Hoy terminamos de leer la historia de Sansón, un hombre que Dios había llamado pero que, debido a sus debilidades y pasiones, murió en el intento de cumplir la encomienda que Dios le había dado, siendo aplastado junto con los filisteos, víctima de su propia fortaleza (vv. 16:28-30). Seguimos viendo el declive moral y religioso del pueblo elegido de Dios.

1. De nuevo lo vemos cayendo en la trampa de una mujer engañosa. Su debilidad por las mujeres lo hizo vulnerable ante sus artimañas. 

  • Lee Proverbios 7 a la luz de la conducta de Dalila. ¿Qué similitudes ves?

Astutamente, dos veces Dalila convenció a Sansón de hablar acerca de su debilidad… ¿Cómo seguía cayendo en la trampa si cada vez que confesaba su debilidad venían los filisteos a atacar? A la tercera vez «su alma fue reducida a mortal angustia» y él le «descubrió su corazón» (vv.16:15-17). ¡Cuán débil era Sansón!

«Lo que mil filisteos no pudieron hacer, fue logrado por la influencia tramposa de una mujer». –C.H. Mackintosh

«No codicies su hermosura en tu corazón, ni dejes que te cautive con sus párpados. Porque por causa de una ramera uno [el hombre] es reducido a un pedazo de pan…». –Proverbios 6:25-27

  • Y tú, ¿cómo usas tu influencia como mujer? ¿La usas para derribar o para edificar?

2. Todos los seres humanos, hasta los más fuertes, tienen una debilidad; un punto de quiebre. Satanás conoce cuales son esas debilidades y estas nos hacen vulnerables ante sus ataques. Cuando no somos intencionales en obedecer a Dios en lugar de alimentar nuestras pasiones, terminamos destruidas.

Sansón aún confiaba en su fortaleza. En su ceguera y testarudez ni siquiera se había dado cuenta de que el Señor se había apartado de él (v. 16:20). Él vivió para perseguir sus pasiones en lugar de rendir su vida a los propósitos de Dios.

  • ¿Has conocido a alguien que confía tanto en sí mismo, en sus habilidades, que vive tan enfrascado en sí mismo al punto de perder de vista a Dios? ¿Te ha sucedido a ti?
  • ¿Has rendido tu vida a Cristo o aún sigues alimentando las pasiones de la carne? ¿Cómo te advierte este relato?

«En aquellos días no había rey en Israel. Cada uno hacía lo que le parecía bien ante sus propios ojos». –Jueces 17:6

Ese es el problema central de esta época en la historia del pueblo de Israel. Se va dando una decadencia espiritual y moral cada vez más marcada y profunda. Cuando no tenemos a Dios, no tenemos norte, y cada cual vive su propia verdad y hace como bien le parezca. 

Aquí vemos una familia idólatra, donde una mamá decide «dedicar un dinero a Jehová» haciendo una imagen de talla para su hijo, Micaía, quien le había robado. El Señor había hablado claramente acerca de hacer ídolos, y ella quería hacer uno «para dedicarlo a Jehová» (vv. 17:1-4). Parece algo absurdo y hasta cómico, pero ¿cuántas veces nosotras decimos que queremos hacer algo para el Señor cuando en realidad es algo que sabemos que Dios no aprueba? 

¿Cuántas veces carecemos de discernimiento y damos cabida a la superstición más que a la verdad revelada de Dios?

Luego vemos a Micaía tener en su casa dioses, terafines, consagrar a uno de sus hijos como sacerdote (sin ser de la tribu de Levi) y luego contratar a su propio levita personal como sacerdote, quien lejos de confrontar a Micaía con su corrupción religiosa acepta sus beneficios... Resulta obvio que tanto Micaía como el levita desconocían al Señor y sus caminos. Una gran confusión. 

«Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte». –Proverbios 14:12

3. Lee la reacción de Micaía ante el hurto de los hijos de Dan en los versículos 18:23-24. ¿Dónde tenía Micaía su confianza?

  • ¿Y tú? ¿En qué dioses has puesto tu confianza? ¿En el Dios verdadero o en dioses de tu propia fabricación?

4. Lee con detenimiento los versículos 18:30-31. 

  • ¿De quién es nieto Jonatan, el que fue sacerdote de la tribu de Dan y que contribuyó a levantar la imagen tallada robada de Micaía? 

No importa cuan piadosos sean los padres, la fe no se transmite de una generación a otra de manera natural. 

  • Lee el Salmo 78:1-8. ¿Qué responsabilidad tenemos con la siguiente generación?
  • ¿Estás cumpliendo con esa encomienda?

*Ofertas disponibles solo durante la emisión de la temporada de podcast.

Compartir el Amor

Nuestro equipo ama hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si el podcast y devocional de hoy te ha ayudado o motivado, ¿considerarías donar hoy para ayudar a cubrir los costos y expandir el mensaje?

Donar $5

Sobre el maestro

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Illinios, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Regístrate para recibir recordatorios por correo electrónico

Únete a la conversación