La vida (no tan) perfecta de Mayra

Como vicepresidente de una empresa que gestiona varios Clubs de de Salud en Santo Domingo, Mayra de Ortiz sentía como si tuviera una vida de ensueño. Pero en realidad, todo estaba lejos de ser perfecto. Cuando Mayra descubrió las crecientes deudas de su marido, ella le dijo que sería mejor si estuviera muerto. Dado que Federico no podía enfrentarse a ella y se consideraba una rata, tomó veneno para ratas. Escucha cómo Dios usó esto y una Conferencia Mujer de Verdadera, para finalmente llevar Mayra entregar el control de su vida a Dios.

Temas: Feminidad, Gracia | Amor

Colecciones: Testimonios