10 tips para un verano fructífero

Verano. ¡Qué palabra tan alegre! Se siente brillante y llena de gozo y tiene sabor a malvaviscos...¡Y café helado! Trae bonitos recuerdos, al igual que anticipación de lo que está por venir en estos hermosos meses: vacaciones familiares, juegos de fútbol, fogatas, días en el lago, piscinas, tardes calientes y tranquilas. ¡Demos tres aplausos al verano!

Pero el verano también trae una oportunidad que muy seguido se nos pasa. Es un tiempo para cultivar crecimiento personal. Sí, espero que te diviertas este verano, pero más que eso, quiero que tengas un verano fructífero. Un verano donde busques a Jesús y aprendas a amarlo a Él en formas más profundas. Un verano donde te pongas metas – y cumplas metas. Un verano donde aprendas cosas nuevas y presiones hacia adelante en crecimiento espiritual, emocional y físico.

No desperdicies estos meses de verano. ¡Saca ventaja de ellos y ten un verano fructífero! Aquí hay diez formas para que esto sea una realidad.

Sigue desarrollando tu dominio propio

Una vez que termina el ciclo escolar, finalmente puedes suspirar de alivio. Lo hiciste. Y ya no tienes que pensar en tareas o clases hasta el otoño. Así que te relajas y te programas en mentalidad de verano.

Pero ten cuidado –verano no quiere decir que puedes lanzar el dominio propio y la disciplina por la ventana. El dominio propio va más allá en tu vida que el ciclo escolar, y necesitamos mantener límites durante el verano. Sin dominio propio, somos vulnerables a peligros y pecado (Proverbios 25:28), y no vale la pena desperdiciar todo un verano al pecado y falta de disciplina. Di “sí” a lo que te beneficia; di “no” a lo que no te beneficia en tu caminar con Dios.

Prográmate a una mentalidad de verano – sol, césped verde, helados y nada de tarea – pero agárrate fuerte a la piedad y el dominio propio.

Cultiva una intimidad más profunda con tu salvador

El verano muchas veces trae la bendición de una agenda más relajada. Si te encuentras disfrutando mañanas no tan activas o tardes tranquilas, ¡reconoce esta maravillosa oportunidad para tener tiempo extendido con Dios en Su Palabra!

Haz que estos meses de verano cuenten para la eternidad cultivando un caminar con Cristo Jesús más profundo y fructífero. Descubre el gozo que se encuentra en conocer y amar Su Palabra.

Me he gozado en el camino de tus testimonios,

más que en todas las riquezas.

Meditaré en tus preceptos,

y consideraré tus caminos.

Me deleitaré en tus estatutos,

y no olvidaré tu palabra (Salmo 119:14-16).

No hay mejor forma de prosperar que en buscar una relación con tu Rey. Ora que Dios te de mayor deseo y hambre por Él, y observa cómo Él obra.

Oh Dios, tú eres mi Dios; te buscaré con afán.

Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela

cual tierra seca y árida donde no hay agua (Salmo 63:1).

Ama a las personas

Es tentador –y demasiado fácil- hacer que el verano sea sobre mí, yo misma, y yo. ¿Qué películas quiero ver? ¿A dónde quiero ir? ¿Qué quiero hacer? Pero un verano fructífero va a estar marcado por un amor hacia las personas que fluye de un amor por Jesús. Se trata de moldear la mentalidad de Cristo enfocada en los demás. Poniendo las necesidades de otros por encima de la mía, amando tus hermanos, honrando a tus padres, valorando tus amigos – ¡así es como Él quiere que amemos!

Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús (Fil. 2:3-5).

Amar a las personas primero que a ti misma va a ser diferente para cada una de ustedes, así que necesitas orar y pedir que Dios te muestre formas en la que puedas crecer en este tipo de amor desinteresado. Pero puedo decirte esto: Amar a las personas, siempre, vale la pena. Honra a Dios. Llenar a otros de bondad. Importa. Si vamos a ser fructíferas este verano, vamos a amar a las personas como Jesús lo hace.

Ponte en forma – o mantente en forma

Voy a ser honesta, cuando pienso en el verano, la actividad que más prefiero hacer es correr a algún café y comprar un café helado antes de estacionarme en el muelle del lago para una tarde en el sol. Ejercitarme por lo general no es mi taza de té. Pero la Palabra de Dios es clara en cuanto esto: Debemos honrarlo a Él con nuestros cuerpos y administrarlos bien.

¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios (1 Cor. 6:19–20).

Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios (1 Cor. 10:31).

Cuando el clima esta hermoso, debemos salir y activarnos. Ve a correr, sal en bicicleta, lleva a tus hermanos al parque y empújalos en los columpios, saca a tu perro a pasear, ve a la piscina, únete al equipo de fútbol de tu iglesia, sal a nadar, haz ruedas de coche en tu patio, atrapa luciérnagas, organiza una noche de juegos familiar, o hacer carreras de relevos con tus primos (ese es mi favorito).

¡Sé creativa, y sé activa!

Empápate en mañanas tranquilas

Otra confesión honesta: No me gusta levantarme temprano. Siempre uso el botón de “snooze” “repetir” en mi alarma. Pero en realidad quiero cambiar eso, porque me estoy dando cuenta que las mañanas pueden ser hermosas. Levantarse temprano en una tranquila mañana nos da una oportunidad de agradecer al Señor por Sus nuevas misericordias, disfrutar en glorioso amanecer y comenzar el día en oración.

Podemos llevar un diario, tararear música de adoración y respirar el aire fresco.

¿No suena eso mejor que salir de la cama a las 11 a.m. y quedarnos en nuestras pijamas hasta las 3 p.m.? Nuestro Dios nos ha dado tanto por lo cual vivir – un propósito divinamente orquestado y una misión evangelista que cumplir. Comenzar nuestros días con un tiempo de reflexión, gratitud y alabanza nos va a poner en el camino correcto para redimir el tiempo y glorificarlo a Él con cada uno de nuestros días.

Sácianos por la mañana con tu misericordia,

y cantaremos con gozo y nos alegraremos todos nuestros días (Salmo 90:14).

Pero yo cantaré de tu poder;

sí, gozoso cantaré por la mañana tu misericordia;

porque tú has sido mi baluarte,

y un refugio en el día de mi angustia (Salmo 59:16).

Que las misericordias del Señor jamás terminan,

pues nunca fallan sus bondades;

son nuevas cada mañana;

¡grande es tu fidelidad!

El Señor es mi porción —dice mi alma—

por eso en El espero (Lam. 3:22–24).

Conéctate a tu iglesia

Este verano, no comiences a faltar a los servicios de la iglesia; ¡conéctate! Somos creadas para crecer en una comunidad cristiana, y los servicios de la iglesia local sirven para ese propósito.

En lugar de pensar en cómo tu iglesia te puede servir a ti, comienza a pensar en cómo puedes servir a tu iglesia. Busca maneras para animar y bendecir a tus líderes de jóvenes, se líder de grupo durante las Escuelitas de Verano, ofrécete como voluntaria para dar una Clase Dominical, participa enérgicamente en los eventos de jóvenes, ofrécete para darle ride a los adolescentes de y hacia las actividades, o canta en el coro de la iglesia.

¡Imagina lo que pudiéramos lograr para el reino eterno de Dios si nos involucráramos de todo corazón en nuestras Iglesias locales!

Descansa intencionalmente

El descanso es bueno, es algo bueno. Muy seguido necesitamos descansar, volver a cargar las baterías y volver a llenarnos otra vez – pero necesitamos tener cuidado de hacer eso de forma benéfica. Teniendo el dominio propio en mente, debemos considerar qué tipo de descanso sería mejor para nosotras.

Algunos días, pudiera ser que lo único que necesites sea tomar una siesta, disfrutar el aire fresco al lado de un lago o río, o jugar un juego con tu familia.

Nuestros tiempos de descanso deben verdaderamente recargarnos en lugar de drenarnos. Más frecuentemente, los interminables momentos en las redes sociales, video juegos, maratones de películas nos dejan con menos energía en lugar de proveernos más.

Lee buenos libros

Toma la oportunidad para aprender más este verano. Lee la biografía de un misionero que haya impactado al mundo para Cristo, toma un buen libro de re tapizado de muebles que puedas hacer tu misma, abre un libro de cocina y comienza a preparar comida fabulosa. Las posibilidades son interminables.

¿Qué tiene de importante leer y aprender? Las jóvenes fructíferas son aquellas que aprenden y crecen. Cuando dejamos de aprender cosas nuevas, nos estancamos, y en última instancia, dejamos de prosperar.

¿No estás segura de dónde comenzar? Pues resulta que conozco un lugar donde puedes encontrar muchos buenos libros que te van a ayudar a crecer en tu caminar con Cristo – ¡la tienda en línea de Aviva Nuestros Corazones!

Cuidado con el Síndrome de Campamento de Verano

Decir simplemente “yo amaba los campamentos de verano” sería una declaración incompleta. Yo vivía para los campamentos de veranos. Te habría dicho que el campamento al que fui en las Montañas Blue Ridge en Carolina del Norte competía con Disney World para ser el “lugar más feliz de la tierra”. Era una campera dedicada, y ¡siempre crecía durante esos meses en el campamento!

El problema era que cuando llegaba a casa, no quería estar en casa para nada. Quería seguir aprendiendo y creciendo y experimentando un alta espiritual en el campamento. Eso es lo que llamo “Síndrome de campamento de verano”, lo que defino como amar los campamentos tanto que comienzas a creer que no puedes crecer espiritualmente a menos que estés en el campamento.

Pero aquí está la verdad: La vida cristiana no se supone que se viva solo en el campamento. Se supone que la vivas justo allí donde estás. ¡Verdaderamente puedes venir a casa del campamento, vivir las decisiones que tomaste y continuar prosperando! ¿Por qué? Porque tienes al Espíritu Santo dentro de ti. Sí, hay muchísimas más tentaciones en tu casa que en el campamento de verano, pero cuando dependemos en el poder de Dios para vivir una vida piadosa, ¡Él lo hace posible!

“Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad” (2 Pedro 1:3) no solo de campamento, sino todo el tiempo.

Deja espacio para soñar

Sea que todo el tiempo pienses de manera creativa o pienses que no tienes ni una sola fibra de creatividad, todas somos creadas con una capacidad para pensar creativamente, y reflejamos a nuestro Creador cuando soñamos, hacemos y creamos.

Desde acuarela y caligrafía hasta resolver problemas y decorar recamaras, todas tenemos todo tipo de habilidades creativas, dadas únicamente a nosotras de acuerdo a nuestras personalidades e intereses.

¿Qué mejor tiempo para inspirarse y crear que el verano?

Compón una canción, escribe un poema, toma fotos del amanecer, aprende a escribir a mano, haz flores de papel, planta un jardín – el cielo es el límite.

Prosperemos juntas en Cristo este verano. Busquemos a Jesús y Su voluntad y amemos a otros como Él lo haría. Descansemos y disfrutemos momentos tranquilos y usemos nuestros talentos creativos para avanzar Su reino.

Me encantaría escuchar de ti. ¿Qué vas a poner en práctica durante los meses de verano? ¿Algo que te gustaría añadir a la lista?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Samantha Nieves

Samantha Nieves

Samantha es una periodista que ama la gramática, los días de descanso en el lago, el té verde frío, y escribir sobre su Salvador. Amaba su vida en un pequeño pueblo en el norte de Indiana, pero ahora está encantada con sus nuevas aventuras en Carolina del Sur con su nuevo esposo. Su objetivo en la vida: ayudar a las mujeres a que prosperan en Cristo y la libertad que solo se encuentra en Él. (especialmente a las adolescentes!).

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión