13 maneras de pensar bíblicamente

Te imaginas que alguien toque a tu puerta y te diga “tómate este líquido y experimentarás diversión y entretenimiento”.  ¿Lo tomarías? No estoy muy segura de eso… te preguntarías qué contiene, averiguarías quién lo fabricó y cuál es la intención del hombre que te lo ofrece. No serías tan ingenua de poner en riesgo tu vida por la oferta de un extraño.

Sin embargo en ocasiones no actuamos de esa manera cuando nos sentamos frente a una pantalla, al escuchar una canción o al ojear una revista. Es como si pusiéramos nuestro cerebro en automático y dejáramos que todo entrara sin filtro a nuestra mente y corazón. Ese es uno de los peligros a los que se enfrenta esta generación juvenil y moderna, el dejar el cerebro en la puerta y entrar al mundo del entretenimiento sin la capacidad de discernir entre la verdad y la mentira.

¿No fue eso mismo lo que le sucedió a Eva? Esa es la raíz de todo pecado, darle la bienvenida a una mentira o en palabras más modernas a una experiencia, que te promete una mayor satisfacción que la realidad que estás viviendo. Nos sentimos atraídos por lo que parece real y la industria que está detrás lo sabe muy bien. Por esta razón en Romanos 12:2, Dios nos manda a no te adaptarnos a este mundo, sino a ser transformadas mediante la renovación de nuestras mentes, con el fin de comprobar cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.

Un ejemplo de esta tendencia es la increíble respuesta que ha obtenido la engañosa y destructiva serie “13 reasons why (Por trece razones)”. Este contenido torcido y plagado de mentiras está siendo consumido por muchas jóvenes y tiene el potencial de dañar a muchas vidas. Si no has visto esta serie te recomiendo que no lo hagas (escúchalo desde mi corazón: no te pierdes de nada). Pero si ya lo hiciste quiero ayudarte a procesar lo que has consumido de una manera bíblica para que aprendas a filtrar la mentira con la verdad de la Palabra de Dios.  Así que si crees que hay algo de Hannah Baker en ti, considera que:

1. Vivimos en un mundo roto.

Caminamos sobre un mundo totalmente quebrantado. El pecado arruinó la hermosa creación de Dios y la sometió a principios totalmente contrarios a los que Él había establecido. La injusticia, el dolor y la maldad llenaron cada rincón de la Tierra… pero lo más triste es que se originaron en el corazón humano.

Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. Romanos 8:22-23

2. El ser humano ha sido completamente dañado por el pecado.

El pecado ha afectado todas y cada una de nuestras capacidades. Somos pecadoras, pecamos contra otros y los demás pecan contra nosotras. Y aunque hayamos recibido nueva vida en Cristo, aún estamos sometidas a un cuerpo con emociones y deseos caídos.

Y el Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. Génesis 6:5

3. Responder al pecado con el pecado no mejorará las cosas.

A veces pensamos que el hecho de que otros hayan pecado contra nosotras nos da el derecho de pagarles con más pecado. ¡Esa fórmula no funcionará jamás! A pesar de que nuestra tendencia pecaminosa nos impulse a dañar cuando hemos sido dañadas, en Cristo tenemos el poder de hacer uso de la misma gracia que nos salvó y extenderla a otros.

No seas vencido por el mal, sino vence con el bien el mal. Romanos 12:21

4. La solución al daño que el pecado ha causado no se encuentra en otro pecador.

Nos equivocamos cuando ponemos nuestra esperanza para obtener satisfacción en un ser humano, en un pecador. Nuestro corazón no encontrará descanso a menos que ponga sus ojos en el único bueno, Jesús.

No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios; todos se han desviado, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Romanos 3:11-12
puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Hebreos 12:2

5. El Evangelio es la única solución.

En medio de tanta oscuridad podemos ver un rayo de esperanza, entre tanto dolor hay una buena noticia: ¡Hubo uno que venció! Venció el poder y el dominio del pecado que tenía a los corazones atados y sin esperanza. ¡Esa buena noticia es la que liberta al que cree! ¡Ese es el poder que te salvó!

Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego. Romanos 1:16

6. Solo tu Creador puede definir tu valor.

Lo que eres lo define aquel que te compró por precio de sangre. Tu identidad se encuentra en Cristo. No permitas que nadie ponga etiquetas sobre ti, déjate marcar solo por la Palabra de Dios.

Dios pagó un alto precio por ustedes, así que no se dejen esclavizar por el mundo. 1 Corintios 7:23 (NTV)
Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo por gracia habéis sido salvados,  y con Él nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús,  a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. 8 Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Efesios 2:4-9
Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable 1 Pedro 2:9

7. Hay una manera apropiada de dolerse por el pecado.

Dolerse por el pecado cometido, por el que otros cometen hacia otros o hacia nosotras es una reacción natural. No fuimos creadas para enfrentar este quebranto, por eso tenemos una necesidad urgente de salvación. Todo sufrimiento que no esté acompañado con una esperanza, te llevará a la destrucción. Ancla tu vida a las promesas seguras de nuestro Salvador.

¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez. ¡El es la salvación de mi ser, y mi Dios! Salmos 42:11 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

8. No eres el centro del universo, Dios lo es.

Los medios de comunicación se han asegurado en hacerte creer que eres dueña de tu vida, que el mundo gira alrededor de ti. Esa es la gran mentira que tiene a muchas chicas cautivas en la idolatría a ellas mismas. ¡Fuiste creada para vivir para alguien mucho mas grande y poderoso que tú!

Porque de Él, por Él y para Él son todas las cosas. A Él sea la gloria para siempre. Amén. Romanos 11:36

9. No fuiste creada para vivir aislada de todos.

El plan de Dios para ti es que vivas la fe en el contexto de la comunidad. Dios no te hizo para que vivas aislada, no has sido creada para funcionar así. Tus padres, líderes en la iglesia y consejeros son una muestra de la gracia de Dios para tu vida. Acércate a ellos y compárteles tu corazón.

y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca. Hebreos 10:24-25

10. La justicia es del Señor.

Vive de acuerdo a los principios de la nueva vida que tienes en Cristo. Sirve, ama, perdona y haz lo que esté a tu alcance para estar en paz con aquellos que te han dañado. Mientras tanto ocúpate en ayudar a los desvalidos y oprimidos. Y recuerda ningún acto de venganza humano podrá superar la justicia de Dios. Espera en Él, llegará un día en que el juzgará al mundo.

Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres. Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Pero si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber, porque haciendo esto, carbones encendidos amontonaras sobre su cabeza. Hebreos 12:18-20

11. Quien te lastima no es tu verdadero enemigo.

Necesitas protegerte de todo lo que ponga en peligro tu vida. Pero no pierdas de vista quién es el verdadero enemigo. Estás en guerra pero no con las personas de carne y hueso. Si quieres permanecer firme necesitas vestirte de la armadura de Dios.

Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Efesios 6:12

12. La confesión es una puerta para la sanidad.

Desenmascara los fantasmas que te persiguen confesando tus pecados o los pecados que se han cometido hacia ti. Saca a la luz los secretos que tienes escondidos en tu corazón y camina a la libertad que trae andar en la verdad.

Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día. Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí; mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano. (Selah) Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor; y tú perdonaste la culpa de mi pecado. Salmos 32:3-4 
Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho. Santiago 5:16

13. Un día las lágrimas terminarán. Él restaurará todas las cosas.

Porque alguien murió en tu lugar, llevó todo tu quebranto y venció la muerte ahora no tienes que acudir a la muerte como una solución. El mismo poder que levantó a Cristo, mora dentro de ti para capacitarte a vivir para Dios. La mejor parte de la historia es que un día ya no habrá más dolor porque Él mismo restaurará todas las cosas. ¡En ese día se encuentra toda nuestra esperanza!

El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado. Apocalipsis 21:4

¡Sigue la lista! Comparte otras maneras para pensar bíblicamente en la sección de comentarios.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión