Autoridad no es una mala palabra

¡Déjame adivinar! Te mueres porque tus padres dejen de opinar e intervenir en tus cosas. Me sentía de la misma forma cuando tenia tu edad.

Sin embargo, no me daba cuenta de que esto de la autoridad nunca termina:

  • Vas a la universidad, tienes a los profesores como figuras de autoridad
  • Obtienes un empleo, tu jefe te dice lo que tienes que hacer
  • Te casas, tu esposo te lidera (Ef. 5:23-24)
  • Hay reglas de tráfico y consecuencias si no se obedecen.

«Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden recibirán castigo.» Rom. 13:1-2

¿Alguna otra persona que se sienta poco contenta con todo esto de la autoridad? ¡Claro que sí! Desde aquel día, siglos atrás, cuando Adán y Eva decidieron que Dios no podía decirles que hacer, todos hemos estado evadiendo a las autoridades. Me incluyo en ese grupo también.

Hace varios meses fui invitada a dar una charla a la Semana de la Pureza en una escuela cristiana en Brasil. Le envié mi invitación a mis supervisores en el trabajo y esperé y esperé y esperé… Cuando finalmente recibí una respuesta, no estaba satisfecha. Estaban muy emocionados por la oportunidad, pero no querían dejarme viajar sola; (¡como si no fuera lo suficientemente grande para hacerlo, gracias!)

Intenté cambiar esa decisión, explicando que los anfitriones me recogerían en el aeropuerto, pero mis empleadores seguían negados a dejarme ir. Pareciera como si me fuese a ser imposible viajar a Brasil. Mis anfitriones me informaron que pagarían por otro boleto aéreo, solamente si me comprometía a llevar a otro charlista.

Hice todo lo posible, y no pude encontrar a nadie, hasta que un día pensé en la persona ideal, oré, y esta persona accedió a viajar conmigo.

Desde ese momento, todo tuvo sentido. Dios trabajó a través de mis figuras de autoridad para enviarme a Brasil, no solamente a mí, sino también a otro charlista lleno del Espíritu. Como resultado, el trabajo para Su reino fue duplicado.

Durante el proceso, me fue recordada una lección importante: La autoridad no es algo por lo cual incomodarse, no es una mala palabra. Con Dios por encima de todo, la autoridad es otra forma de manifestar Su providencia y protección. De hecho, Él lleva a cabo todos sus propósitos utilizando las autoridades.

¿Y tú? Te incomodas por las autoridades, o confías en Dios lo suficiente como para someterte a las autoridades que Él ha puesto en tu vida hasta este momento? ¿Cómo puedes activamente someterte a tus autoridades hoy?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Paula Hendricks Marsteller

Paula Hendricks Marsteller

Paula se graduó del Instituto Bíblico Moody en 2005 con una licenciatura en Comunicación Impresa. Dos semanas más tarde, ella comenzó a trabajar en Aviva Nuestros Corazones, donde actualmente se desempeña como Directora de Redacción y Editorial. Su primer libro, "Confessions of a Boy-Crazy Girl", está programado para ser lanzado septiembre de 2013. Cuando no está blogueando, la encontrarás su andar con gente que satisface su insaciable deseo de hacer preguntas.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión