¿Cómo lo ve tu corazón?

En las últimas semana las redes estuvieron saturadas con el fenómeno del “vestido misterioso”, todo inició cuando un usuario de Tumblr compartió una foto preguntando “Ayúdenme, ¿este vestido es blanco con dorado o azul con negro? Estoy asustada”.

Al igual que ella miles y miles de personas también lo estaban, al darse cuenta de que no todo el mundo veía la imagen del vestido del mismo color. Pasados unos días todo el misterio se resolvió. Para llegar a una resolución del verdadero color del vestido, editores de fotografía analizaron la imagen con Photoshop, y determinaron que los valores cromáticos del vestido de la foto son ¡azul y marrón!

Pero nuestros ojos al tratar de interpretar la intensa luz que hay en el fondo de la foto hacen que el cerebro no pueda concentrarse en el vestido y todo se reduce a un simple problema de percepción. 1

La curiosidad creció porque la gente no podía creer que sus ojos podían percibir colores distintos a la realidad y se sentían "engañados" por esta imagen, esto me llevó a pensar que no sólo nuestros ojos pueden distorsionar la verdad, también nuestro corazón puede hacerlo.

¿Sabías que hay un misterio más profundo que el de este vestido?

Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?
Jeremías 17:9

Este sí que es un gran enigma, nuestro corazón puede hacernos ver la vida desde un lente completamente diferente al de la realidad. Por eso quiero que reflexionemos juntas algunos conceptos que te ayudarán a identificar la verdad del error.

Tu percepción (lo que piensas de algo) no es la realidad.

Es imposible ver la verdad con ojos naturales, cómo fruto del pecado el ser humano está totalmente incapacitado de verla, su visión ha sido manchada por lo tanto ve una realidad distorsionada, no del vestido, sino de Dios, de sí mismo y de la vida.

… el dios de este mundo (Satanás) ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.
2 Corintios 4:4 (énfasis añadido)

 

Pregúntate: ¿Tus ideas de Dios están basadas en lo que tú piensas? ¿Te relacionas con tus padres a tu manera? ¿No aceptas consejos en cómo debes vivir tú vida?

Tu corazón puede tenderte una trampa.

¿Sabías que por ti misma no puedrás entender y ni conocer a plenitud las intenciones de tu corazón? Tu corazón puede engañarte haciéndote creer que lo que haces o piensas es correcto, porque es una factoría de toda clase de pecados.

Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo e insensatez. Marcos 7:21-22

Pregúntate: ¿Es tu vida gobernada por sentimientos de culpabilidad y vergüenza? ¿Justificas tu pecado haciéndote creer que es culpa de otro o de cómo te criaron? ¿Tu relación con Dios se basa en cómo te sientes o que tan cerca lo percibes?

La cura para el corazón es Cristo.

Si respondiste que sí a alguna de las preguntas anteriores o estas verdades te describen, quiero decirte que hay esperanza para ti. Dios en su amor no dejó la historia en una oscura calle sin salida. El puede convertir tu corazón de piedra en uno de carne y darle nueva vida si te arrepientes de tus pecados y miras a Cristo como tu única esperanza de Salvación.

Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne. Ezequiel 11:19

Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que aún siendo pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

 

 

Atesora Su Verdad en tu corazón.

Si has puesto tu mirada en Cristo para Salvación, deposita en tu corazón la Verdad de Su Palabra.

¡Atesórala, guárdala, permite que ella sea la que gobierne tus sentidos y tus emociones. ¡Que Cristo se convierta en tu única realidad!

En mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti. Salmos 119:11

 

“Lo que tu creas o piensas no importa,
lo que realmente importa es lo que
enseña la Escritura” Paul Washer

1. La explicación científica sobre el misterioso color del vestido

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.