Creando una hermandad de chicas mentoras de chicas

Me senté en la sesión de la conferencia con los ojos bien abiertos. Era uno de esos momentos en que cada palabra que se hablaba atravesaba directamente mi corazón. Cuando el orador compartió acerca de su pasión por la mentoría y el discipulado, supe que mi vida nunca sería la misma.

Después de esa conferencia, mi vida dio un giro drástico para bien. Pasé de tener un conocimiento básico sobre la importancia del discipulado a tener un corazón y pasión por Él. Me estaba convirtiendo en una chica que deseaba profundamente alcanzar y ministrar a las jóvenes en mi esfera de influencia. Era como si estuviera empezando a ver con nuevos ojos.

Hasta este punto, nunca había sido realmente intencional acerca de la mentoría uno a uno. La idea simplemente nunca había viajado desde mi cerebro hasta mi corazón y de allí a la acción. Yo sabía que el discipulado era bueno, pero no había captado la visión para ello. En respuesta a esa conferencia, decidí hacer algo loco: les pregunté a mis dos hermanas más jóvenes si yo podía mentorearlas.

Muy emocionadas, ellas estuvieron de acuerdo.

Eso fue hace dos años. ¿Mi único arrepentimiento? Ojalá haber comenzado a hacer esto antes. Miro hacia atrás y me pregunto en qué estaba pensando. Tenía hermanas más jóvenes justo debajo de mi nariz, y la idea de mentorearlas nunca se me ocurrió. Ni una sola vez. Simplemente pensé: «Soy una buena hermana y un buen ejemplo. Ellas entenderán esto de la vida».

Ahora me doy cuenta de que la mentoría es mucho más que ser una buena hermana.

  • Se trata de tomar el tiempo para dedicarme personal e intencionalmente a las mujeres jóvenes que me rodean.
  • Se trata de reservar tiempo cada semana para hablar sobre la vida y la Biblia.
  • Se trata de una rendición de cuentas intencional.
  • Es un momento para enfocarme en alcanzar y halar a otra chica cristiana en su relación con Dios.

Observar a mis hermanas crecer en su relación con Cristo y madurar como mujeres jóvenes ha sido muy inspirador. Ha sido asombroso ver a Dios usar mis pequeños esfuerzos para impactar tan profundamente las vidas de mis hermanas. No soy una mentora superhéroe. De seguro no soy una súper cristiana. Ni siquiera soy una consejera calificada o maestra. Sólo soy una chica que vio la necesidad de mentoras y decidió tomar medidas.

Estoy segura de que todas y cada una de ustedes podrían hacer lo mismo.

Muy a menudo pensamos que el discipulado y la mentoría son sólo para «mujeres mayores y maduras». Esa idea simplemente no es verdadera. Las mujeres mayores sin duda tienen toneladas que ofrecer, pero nosotras como mujeres más jóvenes tenemos toneladas para ofrecer también.

En lugar de esperar hasta creer que hemos «llegado», optemos por hacer un impacto para la eternidad ahora mismo, justo donde Dios nos tiene. Creemos una hermandad de chicas mentoras de chicas, una comunidad de mujeres jóvenes que voluntaria e intencionalmente invierten en las jóvenes que les rodean con entusiasmo.

¡Imagina el impacto que podríamos tener! Imagina si cada una de nosotras alcanzara a una chica y comenzara a mentorearla. Entonces imagínate si esa chica alcanza y comienza a mentorear a alguien también. El efecto de expansión sería inmensurable.

Aquí están cinco mitos sobre la mentoría que es hora de desenmascarar.

Mito: Las mentoras perfectas son personas perfectas.

Verdad: A menudo pensamos que tenemos que ser "perfectas" para ministrar. Eso simplemente no es cierto. Piensa en los discípulos de Jesús. Ellos estaban lejos de ser perfectos, y Jesús los usó en maneras poderosas. No necesitamos ser perfectas para alcanzar y mentorear; Sólo necesitamos estar dispuestas. Necesitamos tener el deseo de honrar a Dios y la voluntad de atraer a alguien a lo largo del viaje con nosotras.

Mito: Las mentoras son siempre «mujeres mayores».

Verdad: No hay requisito de edad.

Solía pensar que realmente no podía ser utilizada por Dios hasta que tuviera cierta edad. Pensé que el verdadero trabajo estaba reservado para las más viejas y sabias de todas nosotras. Entonces me di cuenta de que Dios puede y usa a las jóvenes para impactar Su reino. Mi hermana menor, Suzanna, comenzó a mentorear a otra chica cuando ella tenía solamente doce años. Ella tenía una pequeña amiga a la que ella «cuidaba» durante un estudio bíblico semanal que mi mamá llevaba en nuestra casa. En lugar de simplemente jugar, mi hermana menor decidió hablar intencionalmente de Jesús con esta niña. Memorizaban versos, leían un devocional, y crecían en su comprensión de quién es Dios. La próxima vez que pienses que eres demasiado joven para tener un impacto, recuerda a mi pequeña hermana.

Mito: Tengo que ir a la universidad de la Biblia para ser mentora.

Verdad: Tienes los recursos que necesitas para ser mentora.

No necesitamos tener el más alto nivel de educación y conocimiento bíblico para tener un impacto. Tenemos la Palabra de Dios que es viva y activa y más cortante que cualquier espada de dos filos. (Puedes encontrar esa promesa en Hebreos 4:12). Si no sabes qué hacer o si no te sientes equipada, simplemente lee un libro de la Biblia y discútelo a medida que avanza. No tienes que ser una superhéroe de la Biblia para leer la Palabra de Dios. Sólo tienes que abrirla y empezar a leer.

Mito: Necesito un plan de cinco años.

Verdad: No se requiere una planificación elaborada.

A lo largo de mis años de mentoría, me he dado cuenta de que puede ser tan formal o informal como yo quiera. A veces solo he leído un libro con una chica. No tengo un gran plan de cinco años o metas en mente. Sólo estoy leyendo y estudiando con ellas. Hay otras chicas, como mis hermanas, que planeo mentorearlas durante todo el tiempo que pueda. Pero incluso entonces no tengo un plan elaborado a largo plazo. Sólo sé que quiero alcanzarlas e invertir en sus vidas durante el tiempo que pueda.

Mito: Tengo que esperar a que una chica me lo pida.

Verdad: No tienes que esperar a que alguien te lo pida.

Esta es, por mucho, la cosa más grande que he aprendido acerca de la mentoría en los últimos años. Solía ​​pensar que las mujeres jóvenes tendrían que acercarse a mí y pedirme que las mentoreara. Ese fue un mal plan. A menudo las chicas jóvenes están demasiado asustadas e intimidadas para pedirle a una niña mayor que las guíe. En lugar de esperar a que vengan a mí, voy a ellas. Yo oro, miro a mi alrededor, oro un poco más y luego voy a preguntar. Te estoy animando a hacer lo mismo. No esperes a que las chicas vengan a ti; Da el primer paso y ve a ellas.

¡Tu turno!

Me encantaría escuchar tus pensamientos sobre la mentoría

  • ¿Alguna vez has sido mentora?
  • ¿Qué tipo de impacto ha tenido la mentoría en tu vida?
  • ¿Qué te impide acercarte y mentorear a una joven cerca de ti?

PD: ¿Quisieras sumergirte en este tema de la mentoría? Te invitamos a conectarte a la transmisión en vivo de la conferencia Revive '17. Será como zambullirte en un refrescante océano de conocimiento práctico acerca de este maravilloso tema. 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Bethany Beal

Bethany Beal

Después de una breve experiencia en la industria del modelaje, los ojos de Bethany se abrieron a cómo su generación esta perdiéndose. Ella y su hermana mayor se inspiraron para comenzar un blog (www.GirlDefined.com) y están … leer más …

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación