Cuando es más que un dolor de cabeza

Haley ha sufrido fuertes dolores de cabeza durante cuatro años. Ella ha visitado muchos médicos, pero ninguno de ellos puede encontrar nada malo.

Courtney siempre se siente ansiosa. Ella quiere sentirse normal pero no sabe cómo.

Jessica está cansada todo el tiempo. No importa cuánto duerma o cuánto café beba, siempre se siente como si estuviera en una niebla.

Estas son chicas reales con problemas reales. Son chicas que conozco y amo. Tienen algo más en común: se sienten mal, y no pueden entender por qué. No soy médico, pero mientras paso tiempo con estas chicas, no puedo dejar de preguntarme si hay algo más que está sucediendo debajo de la superficie.

Mientras buscaba respuestas, me encontré con este programa que se emitió en Revive Our Hearts. Nancy DeMoss Wolgemuth (co-autora de Las Mentiras que las Jóvenes Creen) entrevistó a una mujer llamada Kathy que usó antidepresivos para ayudarla a sobrellevar la depresión y la ansiedad severa. El enfoque de la transmisión fue la decisión de Kathy de abandonar la medicación y pedir la ayuda de Dios para controlar las emociones de miedo, ansiedad y tristeza.

Kathy dijo que el dolor que sentía durante una tumultuosa infancia finalmente la llevó a dolores de cabeza crónicos. En otras palabras, sus emociones la estaban enfermando.

Escuchemos por un momento esta conversación reveladora entre Kathy, su amiga Holly y la autora Elyse Fitzpatrick.

Kathy: Estuve lidiando mucho con el abuso sexual de mi pasado durante varios años, y fue en ese punto, después de tratar con muchos problemas, que empecé con dolores de cabeza y simplemente no quería levantarme de la cama. Me quedé en la cama por varios días. . .

Fui de doctor en doctor, y uno de ellos me recetó un antidepresivo porque ninguno de los otros medicamentos que intentaban ayudaba con mis dolores de cabeza.

Elyse: Es una historia muy típica, Kathy. No puedo decirte cuántas veces he escuchado esa misma historia de recetar antidepresivos incluso cuando alguien no está deprimido, por los dolores de cabeza. Porque muchas veces los médicos dicen: "Sabes, no podemos encontrar nada malo, no hay nada realmente mal fisiológico, pero esta persona parece estar en apuros, así que queremos ayudar a la persona". Así pues, prescriben antidepresivos para eso.

Holly: Yo también pienso, Elyse, lo que estás diciendo es que, si no tenemos cuidado, sólo trataremos lo que vemos en la parte superior del árbol y nunca llegaremos a la raíz del problema. Creo que eso es lo que estaba pasando en la vida de Kathy. Había pasado años tratando de arreglar los síntomas externos de un dolor muy profundo que nunca había sido tratado. Así que mientras trataba cada vez más de arreglar los síntomas externos, empeoraba cada vez más porque la raíz profunda de su herida nunca había sido tratada.

Elyse: Creo que es realmente importante en este momento señalar un par de cosas. En primer lugar, no creo que estemos diciendo que cualquier dolor es por problemas de ira o amargura. Eso no es lo que estamos diciendo. Hay enfermedades reales que la gente tiene que causan dolor que básicamente no tienen nada que ver con la ira o la amargura.

Sin embargo, mucho de lo que sentimos físicamente está influenciado por lo que nos está pasando emocionalmente. Y Kathy, de la misma manera que ese doctor te dio drogas que básicamente adormecían tus emociones sin realmente lidiar con la circunstancia, así es como ahora muchas mujeres están atravesando la vida con sus emociones adormecidas, pero nunca cambiando la circunstancia ni siquiera teniendo la energía para retroceder y decir: "Me parece que tengo ira y amargura en mi corazón por lo que alguien me ha hecho". En lugar de manejar eso de una manera piadosa, usamos estos fármacos para aplastar básicamente nuestras emociones para que ya no sintamos esas cosas. (Para más información sobre esto, consulte el post de mañana sobre los antidepresivos.)

Kathy continuó describiendo cómo encontró la libertad de su dolor físico y emocional a través de aprender a confiar en Dios y Sus promesas. Era un proceso, no una solución rápida, pero el resultado final era una salud duradera.

Kathy: El beneficio de llegar a la raíz del problema es que lo sacas de la tierra, y ya no está más allí. Tu puedes vivir una vida de libertad y no tener que volver a ese tema de nuevo.

Arrancando la raíz

¿Alguna vez has considerado que tu dolor crónico o dolores de cabeza o agotamiento son sólo las hojas y que hay una raíz que necesita la ayuda de Dios para arrancarse? ¿O es posible que la raíz sea una mentira que has creído que es contraria a la verdad de Dios, y que el fruto que esta mentira está produciendo en tu vida parece una enfermedad o agotamiento crónico? Tal vez tu cuerpo está enviándote señales de advertencia que Dios ha diseñado para llamar tu atención y que la dirijas hacia Él.

Si has levantado cada roca en busca de causas físicas de tu situación, puede ser que hayas creído una o más mentiras que se han encajado profundamente en tu pensamiento y te han colocado en esclavitud (Mentiras que las Mujeres Jóvenes Creen, página 29).

Es cierto que no todo el dolor físico se puede remontar a una raíz emocional o espiritual. Pero hay una conexión entre lo que creemos y cómo nos sentimos. Si te sientes de mal humor todo el tiempo en estos días, quiero que consideres que tu cuerpo puede estar diciéndote que algo está mal debajo de la superficie.

Aquí hay una oración que me gustaría animarte a orar:

Señor, dame sabiduría para entender lo que está sucediendo en mi cuerpo. Si mis emociones me están enfermando, dame la fuerza para tratar la causa de la raíz de una manera piadosa. Ayúdame a depender de ti. Si he creído una mentira que me ha esclavizado, muéstramela para que pueda ser libre para perseguir tu verdad.

Si la raíz es santa, también lo son las ramas (Romanos 11:16).

Asegúrese de revisar la publicación de mañana: ¿Deberían los cristianos tomar antidepresivos? Mientras tanto, me encantaría saber de ti:

  • ¿Has experimentado dolor crónico o agotamiento?
  • ¿Por qué crees que tantas mujeres luchan en estas áreas?
  • ¿Cómo crees que la historia de Kathy habría resultado si no se hubiera vuelto a la verdad de Dios?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión