El futuro no está tan lejos como piensas

En ocasiones me ha sucedido que alguien me pregunta mi edad y al responder que tengo 32 años se produce un cortocircuito en mi cerebro. No me malinterpretes, estoy feliz de tener esta edad (¡creo que es la mejor edad del mundo!), pero no puedo creer cómo llegué aquí tan rápido. Siempre pensé que cuando fuera una señora (como me llaman cuando estoy en el supermercado con los niños) existirían los carros voladores y el mundo se parecería a los Jetsons. Lo más probable es que nunca hayas visto esos dibujos animados porque eres muy joven, míralos aquí:

Nada se parece a que lo imaginé, creo que el problema estaba en que siempre veía el futuro como algo muy lejano. Pensaba que “ser grande” era algo que iba a suceder en siglos, como cuando miras el horizonte desde la playa, luce inalcanzable pero la realidad es que está ahí enfrente tuyo.

Y ahora me encuentro del otro lado del horizonte, en el mundo de la gente grande, mejor dicho “adulta”, porque en realidad no crecí mucho. Y la verdad es que agradezco cada uno de los pasos que tomé en mi adolescencia hacia la madurez, cada una de las decisiones que me empujaron a crecer. Hoy valoro la importancia de no adaptarse a un mundo que celebra todo lo infantil e inmaduro, que rechaza la seriedad y tilda de aburrido todo lo que no puede ser procesado en la mente de un niño.

Y algo que me llama mucho la atención en la Palabra de Dios es que de lo poco que se habla de la infancia de Jesús, se registra esto:

Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres. Lucas 2:52

A la edad de 12 años Jesús estaba sentado con maestros, charlando acerca de temas profundos, todos se sorprendían de la sabiduría y del entendimiento que tenía. Evidentemente Jesús no estaba haciendo chistes y pasándose por payaso, Él estaba asumiendo la postura de un adulto, él estaba avanzando hacia su madurez, progresando hacia la meta de convertirse en un hombre.  Y es una dosis de esa misma actitud lo que necesitan las jóvenes de hoy en día. Disposición de crecer, no solo en estatura, sino también en sabiduría y gracia delante de Dios y de quienes le rodean.

Eso es posible, ahí justo en la etapa en la que te encuentras. El el futuro es lo mas cercano que tienes, la adolescencia es una etapa muy corta y que por mas que lo intentes no podrás vivir en ella toda la vida. No te amoldes al estilo de vida de esta esta generación, disponte a madurar y crecer, no te conformes con la cultura infantil e inmadura que caracteriza estos tiempos, sino más bien sé intencional en crecer.

Aquí te dejo algunas recomendaciones para comenzar a hacerlo:

Estudia la Biblia seriamente

Escoge un libro de la Biblia y estúdialo a profundidad. Aquí te dejo algunos recursos que pueden ayudarte:

Lee biografías de cristianos

Hay muchísimo que aprender de hombres y mujeres que dieron sus vidas por la causa del Evangelio. Sumérgete en historias de gente de carne y hueso que con su fe pueden inspirarte a vivir para Cristo.

Si lees en inglés te recomiendo: 131 Christians Everyone Should Know

Aprende acerca del diseño de Dios para ti como mujer

Tendrás muchísima ventajas si aprendes desde ahora cuál fue el propósito de Dios al crearte mujer. Vivir sin saber esto es como comenzar a armar un mueble sin leer el manual de instrucciones, al final pondrás piezas donde no van y tendrás que desarmarlo todo para comenzar de nuevo. Un paso a la madurez es cultivar un corazón por la feminidad bíblica.

Estas guías de estudio te ayudarán muchísimo:

Puedes leerlo junto a nuestros clubes de lecturas:

¿Has leído el libro "Mujer Verdadera: El maravilloso diseño de Dios para tí"? ¡Ahí tuve la oportunidad de contribuir con un capítulo!

Desarrolla relaciones intergeneracionales

Aunque el título parezca sacado de la ONU, en realidad su significado es simple, sé intencional en establecer amistades con mujeres piadosas que sean mayores que tú. Este tipo de relaciones viene directo de la misma Palabra de Dios. Míralo en Tito 2:3-5 . Identifica a una mujer mayor que ame a Jesús, quizás una de las líderes de la iglesia e invítale a cenar contigo una hamburguesa o a tomar un helado, hazle preguntas de cómo fue su adolescencia, de los errores que cometió y pídele que te dé consejos. Estoy segura que esto será muy útil para ti.  Tómate un selfie con ella y publícala en tus redes lo ventajoso que es tener amistades maduras. (Te recomiendo que le informes a tu madre que vas a hacer esto, su consejo siempre es muy bienvenido) 

¿Ya viste que esta guía de cómo iniciar relaciones de Tito 2?

Cultiva una amistad con tu madre

Te confieso que ahora más de 15 años más tarde es cuando más disfruto de una conversación real y honesta con mi mamá. Cuando era adolescente sentía que todo el mundo conspiraba en mi contra, ¡qué equivocada estaba! Me perdí de momentos hermosos que pude haber disfrutado con ella. ¡No cometas el mismo error por favor!

¿Qué tal si haces una cita con ella? Te puedes alejar del bullicio y sentarte en un lugar tranquilo a hacerle preguntas acerca de cómo fue su infancia, cuáles fueron sus temores cuando era una adolescente… Reconozco que cuando escuche esas historias de los labios de mi mami pude entender muchas cosas que me hicieron ser más empática con ella y nuestros corazones se unieron. En otro momento quizás puedes pedirle perdón si has estado distante o cualquier pecado que Dios traiga a tu corazón. Mantenerte cerca de tu madre en tus años de adolescencia te protegerá de tomar muy malas de decisiones.

Ahora te toca a ti, compártenos otra recomendación en la sección de comentarios.

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión