Frente a un espejo de mentiras Cristo me liberta

En el día de ayer un gran grupo de jóvenes estuvimos reunidas en la pre-conferencia con Dannah. Muchas fuimos a la expectativa de aquellas palabras que serían ministradas a nuestro corazón. Fue extraordinario desde el momento de las alabanzas, cada una de las plenarias y sus explicaciones sobre el significado de modestia. Definitivamente una noche cargada de muchas bendiciones.

Me impactó la manera en que Dannah explicaba que nosotras tendemos a describirnos con etiquetas que con el tiempo han llegado a convertirse en mentiras que nos hemos creído. Me identifique cuando Dannah con honestidad y acompañada de la Gracia de Dios confesaba como habían mentiras con las cuales ella había estado luchando recientemente tales como: Indigna, no apta, pecaminosa o no calificada para la tarea que tenía por delante. Yo me he sentido frecuentemente creyéndome esas mentiras, ¿y tú?

Podemos estar utilizando etiquetas que describan nuestras emociones, apariencia física o habilidades, concentrándonos tanto en nosotras mismas, que olvidamos que nuestro valor más precioso se encuentra en Cristo y no lo que miramos frente a ese espejo. No remplacemos una mentira con otra mentira. Tomemos esa etiqueta de pecado y pidámosle a Dios,  perdón y restauración. Luego, coloquémonos  la etiqueta de perdonada, contemplemos su amor y recordemos que somos escogidas por Cristo aun en nuestro quebrantamiento. Quita el sello de tus planes, no necesitas a nadie o nada más, solo a Cristo y echa tu alabastro en adoración a Cristo pues ahí es donde la verdadera libertad empieza.

Dios utiliza nuestras debilidades y quebrantos  mostrándonos su gran amor, dándonos etiquetas con significado y valor verdadero en Cristo tales como: bendecida, escogida, adoptada, redimida y rica en las riquezas de Cristo. El poder de Cristo en la cruz ha roto con aquellas mentiras que atan nuestro corazón y en El encontramos plena libertad y restauración.

“Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él.”

 

Y tú, ¿cuáles son las etiquetas con las que te describes? ¿A qué mentiras renunciarás hoy? Aférrate a la libertad en Cristo.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie esta casada con Jordano y juntos están comprometidos a vivir un matrimonio a la manera de Dios. Ella también ha decidido abrazar el diseño de Dios en su vida y le encanta compartir con otras mujeres sobre nuestro gran Dios, sus promesas y su plan perfecto para la vida. Esta decidida a no conformarse en este mundo sino a nadar contra la corriente para que el nombre de Cristo sea exaltado cada vez más.  Además es Psicóloga Clínica y se dedica al ejercicio de su carrera trabajando con niños con necesidades educativas especiales en el Colegio Cristiano Logos en Santo Domingo, República Dominicana.

Actualmente sirve junto a su esposo en Iglesia Bautista Internacional en el Ministerio de Jóvenes. También sigue equipándose intencionalmente en el diseño de Dios para las mujeres, comprometida con vivir el presente a la luz de la eternidad.

Artículos relacionados

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.