La ciencia del bikini

Sí, he estado en las tiendas esta temporada y sé que encontrar un traje que sea adecuado para el cuerpo y económico es realmente difícil. Añádele a eso el deseo de Dios para nosotras usar trajes de baño modestamente, y las aguas de la moda de trajes de baño pueden volverse muy turbias rápidamente.

Vamos a debatir el tema de los trajes de baño por los próximos días porque yo sé que es un asunto muy candente ahora y requiere que nosotras revisitemos la Palabra de Dios muy a menudo. ¡Estoy interesada en despertar sus cerebros!

Una nueva investigación fascinante nos ayuda a contestar la vieja pregunta acerca de si las cristianas deberíamos usar bikinis. Un reciente estudio de la Universidad de Princeton investigó la reacción de un grupo de hombres a imágenes de personas en varios estados de vestimenta. Le fueron mostradas imágenes de hombres y mujeres vestidos modestamente e imágenes de mujeres con poca ropa (es decir, mujeres en bikini). Las cabezas de las personas en las fotografías fueron cortadas para que los que estaban sujetos a la prueba no se enfocaran en las caras, el cabello, las expresiones, etc., sólo sobre los cuerpos y la vestimenta.

Aquí está lo que los investigadores encontraron:

Hallazgo #1: Bikinis = mentalidad de objeto

Las tomografías cerebrales revelaron que cuando a los hombres se les muestra imágenes de mujeres con poca ropa, la región del cerebro asociada con herramientas (como los destornilladores, martillos, etc.) se enciende. Reportando este resultado específico, los analistas de National Geographic concluyeron que los bikinis realmente inspiran al hombre a ver las mujeres como objetos, como algo para ser usado en vez de alguien con quien querer conectarse. Una buena pregunta para considerar mientras piensas en este hallazgo es: cuando se trata de tu relación con chicos, ¿quieres ser usada o quieres que te conozcan? Por supuesto que escogiste la opción B… así que mejor es que sigas leyendo.

Hallazgo #2: Bikini ≠ Empatía

Algunos de los hombres mostraron cero actividades cerebrales en la corteza prefrontal medial, que es aquella parte del cerebro que se enciende cuando una persona considera los pensamientos, intenciones y sentimientos de otra persona. Los investigadores llamaron a este particular hallazgo “chocante” porque ellos casi nunca ven esa sección específica del cerebro apagada de ese modo.

Esto significa que esos hombres ven a las mujeres “como una invitación sexual pero no están pensando en sus mentes”, dijo Susan Fiske una psicóloga de la Universidad de Princeton. “La falta de activación en esta área de cognición social es realmente impar, porque eso casi nunca pasa”.

En otras palabras, ver una mujer vestida inmodestamente crea una reacción muy poco frecuente en el cerebro del hombre por el hecho de realmente apagar una parte de este. Pero es la parte del cerebro que queremos ver en funcionamiento, esa parte que permite que el hombre alrededor de nosotras pensar en nuestros pensamientos y sentimientos. ¡Es la parte exacta del cerebro que hace que un chico quiera conocernos!

Hallazgo #3: Un bikini cambia quien está en control

En un estudio separado de Princeton, cuando los hombres vieron imágenes de mujeres en bikinis ellos a menudo se asocian con verbos de acción en primera persona como “yo empujo, yo agarro”. Pero cuando ven imágenes de mujeres vestidas modestamente, ellos las asociaron con verbos de acción en tercera persona como “ella empuja, ella agarra”.

En otras palabras, los hombres desearon control sobre las mujeres en bikinis. Cuando las mujeres estaban modestamente vestidas, el hombre asociaron a la mujer como las que están en control.

Hallazgo #4: Los bikinis son memorables

De todas las imágenes que fueron mostradas, las mujeres en bikini fueron las más memorables para los individuos que estaban a prueba. La mayoría de los hombres en el estudio recordaron las fotografías de las mujeres en bikini más claramente incluso aunque ellos las habían visto por sólo dos diezmos de segundo (eso es menos tiempo de lo que te toma leer este paréntesis).

Eso puede parecer como un curso intensivo en investigación cerebral, pero hay algunas aplicaciones significantes que pueden hacerse sobre la manera en cómo nos vestimos.

Hay muchísimo más para desempaquetar aquí, y lo abordaremos juntas en los próximos días.

Al leer estos hallazgos...¿a qué tipo de conclusión o aplicación llegas? ¡Nos encantaría que nos dijeras tu opinión en la sección de comentarios! ¡Únete a la conversación!

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión