La cura para la decepción

Ya estamos a finales de enero y si eres como yo, de seguro tienes tu lista de metas del año presionándote desde la agenda cerrada sobre tu escritorio... mirando cómo has fallado en conseguir esa vida plena que te has propuesto este año. Es posible que tengas varios días atrasados en tu plan de lectura bíblica, que ya hayas roto la dieta 10 veces en el mes (culpable 🙋), que todo lo que hayas organizado en tu habitación se haya vuelto a desorganizar o que hayas hecho esa cosa que te propusiste dejar de hacer.

Sea cual sea tu situación, es muy probable que sientas la decepción acechándote desde lo más profundo de tu corazón. Así que quiero aprovechar este momento para hablarle un poco de verdad a tu corazón (y al mío) y darte la receta para curar la decepción:

Debes predicarle a tu corazón:

  • Que no puedes esperar perfección de seres imperfectos: Aunque sabemos que no somos perfectas, a veces nos tratamos a nosotras mismas (y a los demás) como si lo fuéramos. Ponemos estándares que solo Dios puede llenar y nos llenamos de auto culpa o frustración cuando no podemos cumplir con ellos o cuando los demás no cumplen con ellos. ¡Vivimos en un mundo imperfecto y solo podemos esperar la perfección de Dios! Él es el único que siempre logra lo que se propone, que no falla y que nunca cambia a través del tiempo (Hebreos 13:8).
  • Que tu identidad está en Jesús (El que sí es perfecto): Si te enfocas en todo lo que no te gusta de ti o todo lo que no has podido lograr con tu vida a la edad que tienes, vivirás amargada. Pero la buena noticia es que no se trata de ti. La vida que te ha sido dada se trata de glorificar el nombre de Cristo, y Él te ha escogido a ti para seguirle y cumplir con esta tarea. Él ya ha definido el curso de tu vida y Él mismo te ayudará, santificará y te sostendrá a través de ese camino. Y sobre todo, ten en cuenta de que a pesar de tus fallas; cuando Dios te ve, Él ve las obras de Cristo con las que Él te ha vestido.
  • Que el césped del otro lado de la cerca no es más verde (o la realidad de la vida del otro detrás de su Instagram no es tan perfecta): A mí me gusta mucho decorar mi casa y a veces comparto algunas fotos de cómo luce; pero me da mucha risa que la gente me comenta que le encantaría vivir en mi casa porque siempre está muy organizada (mis paredes son todas blancas y mi decoración es minimalista). La verdad es que algunos días eso no puede ser más lejos de la realidad: puedo durar un día entero con los trastes en el fregadero o montañas de ropa lavada por doblar, porque tengo mucho trabajo por hacer o compromisos que atender. Pero al Instagram ser una plataforma donde uno comparte los momentos «Kodak» de la vida, puede dar una impresión falsa de perfección y belleza inalcanzables ¡No lo creas! Todos tenemos luchas y debilidades que no se ven a través de la pantalla de tu celular.
  • A olvidarse de los ¿y si...? y confiar en Dios : Me encanta cómo la Biblia describe a la Mujer Virtuosa en este versículo: «Fuerza y dignidad son su vestidura, y sonríe al futuro». - Proverbios 31:25. Este año decide olvidarte de todo lo que puede salir mal en tu vida y sonríele al futuro; no porque esté lleno de éxito (como las mentiras que se venden hoy en día de que si visualizas algo lo obtienes), sino porque a pesar de los problemas, enfermedades, frustraciones y «malas» decisiones que puedan venir -y vendrán porque vivimos en un mundo caído- Dios nos guía siempre a la santificación y a un mayor gozo en Él como resultado. Él es nuestro proveedor, nuestro sustentador y nuestro Salvador; no hay nada que pueda venir en lo que Él no sea poderoso para sostenernos y afirmarnos en su amor (Romanos 8:38-39).
  • Que se llene de la Palabra: Sonará cliché, pero la Palabra de Dios realmente es como lluvia al suelo sediento. Nuestros corazones se cansan de transitar por un mundo vacío y sin esperanza porque fuimos creadas para más. Cuando me enfoco en las cosas de mi alrededor que no son como debieran ser, mi corazón se entristece mucho, pero leer la Palabra de Dios le da un enfoque diferente a nuestro sufrimiento terrenal, moldea nuestro corazón a Su Imagen y nos da la fuerza para ser mujeres virtuosas. Cuando memorizas las Escrituras Dios las trae a tu mente en momentos de debilidad para mantenerte firme:«Dios está en medio de ella, no será sacudida». - Salmos 46:5 Si no sabes cómo empezar, trata de memorizar versículos que te ayuden con esas luchas que tienes constantemente.

  • Que lleve todo a Dios en oración: Cuando estoy ansiosa debo admitir que muchas veces mi primer reflejo no es orar porque pienso: «Dios ya sabe lo que siento y sabe mi futuro, ¿para qué orar?». Pero entonces recuerdo este himno: «Cuántas veces nos llenamos de ansiedad y de dolor, solo porque no llevamos todo a Dios en oración». La oración no es para que Dios sepa lo que siento -definitivamente Él ya lo sabe antes de que las palabras salgan de nuestras bocas (Salmos 139:4)- La oración es un acto de sumisión a Dios y reconocimiento de su soberanía, nos ayuda rendirnos a Él y soltar aquellas cosas que luchamos por controlar aunque sabemos que se escapan de nuestras manos (Filipenses 4:6). Así que si te sientes decepcionada o angustiada ¡ora! ¡ora! ¡ora!

¿Hay alguna otra cosa que añadirías a mi lista de cosas que debes predicarle a tu corazón cuando está ansioso o deprimido? ¡Cuéntame debajo en los comentarios!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nicole Tejera de García

Nicole Tejera de García

Nicole Tejera de García es diseñadora de Aviva Nuestros Corazones y Revive Our Hearts, su pasión es servir a Dios y llevar el Evangelio a otros mediante el arte. Sirve en el grupo de adoración de su iglesia. En su tiempo libre le gusta jugar con su perrita Lulú y hacer lettering. Está felizmente casada con Manuel García.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión